En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Insumisión. Una forma de vida: 9ª parte; "Las cárceles civiles, centros de exterminio"

La madre de un insumiso escribe la crónica de lo que fueron aquellos años

Sección:Campañas
Domingo 8 de febrero de 2009 1 comentario(s) 2896 visita(s)

Publicamos en diez entregas esta crónica de la Insumisión en el estado español escrita desde la clave de Rosario Domínguez, la madre de un insumiso, a quien damos las gracias por poner por escrito sus vivencias y esta hermosa historia. Insumissia.

Volver al índice



LAS CÁRCELES CIVILES. CENTROS DE EXTERMINIO.

Dos años cuatro meses y un día de cárcel, después de tanta lucha fue un duro golpe. No es lo mismo la prisión preventiva en cárceles militares que 2 años, 4 meses y 1 día en las prisiones del estado con condena firme. Tienen mecanismos para machacarte y quitarte la vida si es preciso sin que nadie responda. Esto pudimos comprobarlo en múltiples ocasiones, no solo con los insumisos sino también con los jóvenes drogadictos, que se revelaban de alguna manera, contra el trato que recibían en la prisión y eran aislados en celdas de castigo, haciendo con ellos lo que los carceleros de turno querían para doblegarlos. Así que las personas presas más sanas cuyo único delito es ser conscientes de que estaban siendo mal tratados y revelarse por ello, al final son los presos más conflictivos y a los que hay que machacar porque todo está orientado al cumplimiento de las normas. Así se da el caso de que los violadores y pederasta, son presos modelo y terminan redimiendo pena y saliendo a la calle, mientras que aquellas personas que todavía conservan un mínimo de dignidad y se revelan para poder seguir siendo ellos mismos son acallados y silenciados y pasan muchos años en prisión, hasta que al final terminan institucionalizados, por decirlo de alguna manera. La Institución carcelaria que según la ley debe estar orientada a la reinserción en realidad sirve para sacar peores personas.
Recordamos a la madre de un preso común que entre lágrimas nos contaba, durante la acampada que protagonizamos en el Paseo del Prado, junto a las Madres Unidas Contra la Droga, que su hijo estaba siendo reprimido violentamente y aislado en celda de castigo por el solo hecho de protestar. Había pasado por ello muchos años en prisión, aislado de los demás presos al ser considerado preso de Especial Seguimiento (F.I.E.S.), que pasan muchos años solos en celdas de castigo sin apenas salir al patio como es preceptivo.

Toribio que fue el primer insumiso que entró en Carabanchel, por no realizar la P.S.S. se negó en ocasiones a obedecer órdenes injustas y rápidamente fue trasladado a Navalcarnero. Cuando salió en tercer grado y nos contaba sus experiencias carcelarias , su cabeza y sus labios contaban una cosa pero sus ojos expresaban otra. Cuando entró por la puerta de la cárcel sus ojos brillaban, ahora estaban apagados y sin luz. En un libro de cuentos que le dedicó su amigo J. Barcia Magaz “RELATOS PARA UN PRESO INSUMISO. Ed. Madre Tierra. Nos dice desde la cárcel: “ Cuando el aislamiento, la violencia, la soledad y el tiempo acechan esperando un atisbo de flaqueza, las cartas y los cuentos, es decir, el calor humano impreso en hojas de papel, se convierten en olas de abrazos y recuerdos que forman una muralla inquebrantable. Rompen el aislamiento abriendo espacios de luz que convierten el aire malsano en una brisa fresca y revitalizante.

Mi hijo Enrique no hablaba mucho de estos años pasados en prisión. El, como yo nos guardamos nuestra tristeza, mezclada con una enorme rabia e impotencia. Salió en tercer grado penitenciario al cabo de unos meses, porque tuvieron que reconocerle el tiempo de prisión preventiva , teniendo que pasar más de un año en la prisión de Victoria Kent a dormir todas las noches. No es mejor el tercer grado que la trena, porque de igual manera te sientes preso y llevas el día entero la cárcel en tu cabeza.

Que se lo cuenten a Carmen que todas las noches, cuando su hijo Manolo hacia el petate para irse a dormir se la llevaban los demonios . A mi los demonios se me llevaron durante todo el tiempo que Enrique pasó en la cárcel, primero en Carabanchel y luego en tercer grado donde como en tantas ocasiones les visitamos con el megáfono hablando con ellos desde la calle. En esta ocasión tuve la oportunidad de entrar a las visitas carcelarias como madre comprobando como éramos tratadas como pura basura por el personal. Viendo la suciedad, las rejas, el hablar malamente a través del cristal, y la sordidez de la cárcel de Carabanchel que en esa época estaba en funcionamiento y que ahora van a tirar para hacer un buen negocio con el terreno sin preocuparles lo más mínimo las Asociaciones vecinales que están solicitando que se conserve la memoria de lo que significó esta prisión. Como siempre los ciudadanos no pintamos nada, no somos nadie, y menos cuando hay dinero de por medio.

En este tiempo de cárcel estuvimos más en contacto con las Asociaciones en defensa de las personas presas a través de la Parroquia de San Carlos Borromeo de Entrevías , de Enrique de Castro y las Madres Unidas contra la Droga, asistiendo a muchas Asambleas, donde pudimos comprobar los estragos de las prisiones en algunos presos y las historias de muchos de ellos que nos dejaban con el alma rota. Después de saber lo que ocurre pensamos en ocasiones que al fin y al cabo nosotras éramos dentro de ese mundo unas privilegiadas. Nuestros hijos contaban con el apoyo de gran parte de la sociedad y eso cuenta mucho a la hora de entrar en prisión, que se rige por sus propias normas y establece sus códigos. Es otro mundo cerrado, donde las personas sobreviven lo mejor que pueden.

Conocimos en estas Asambleas a Jesús Valverde Molina , Catedrático de Psicología de la Universidad Complutense, conocedor de lo que ocurría dentro de las prisiones. Escribió un libro sobre ellas muy interesante: “LA CÁRCEL Y SUS CONSECUENCIAS” La intervención sobre la conducta desadaptada . Editorial Popular “ . Prologado por Manuela Carmena Jueza de Vigilancia Penitenciaria. En el prólogo dice: “Que la cárcel no sirve, que la cárcel no rehabilita, es algo que asumimos todos, y que lo asume también la sociedad desde sus más diversos sectores. Jesús Valverde también lo dice en su libro. Sin embargo, no quisiera yo que esta idea tan mayoritariamente aceptada negativizara aun más la conducta de los jueces.”

Jesús Valverde, con su presencia comprometida en las cárceles, protagonizando “un programa de intervención en el centro de preventivos de Carabanchel “., llevado a cabo por la Universidad, relata la vida en la prisión y las consecuencias somáticas y psicosociales del internamiento junto a la función de la droga en la cárcel.

Hablando de la propia estructura arquitectónica de la cárcel afirma:” que no está concebida en función de una intervención recuperadora sino en función de la seguridad, de la evitación de la fuga, así como para dominar al preso y obligarle a la sumisión. Eso conduce a que toda la configuración del espacio se estructure con esa finalidad.”En cuanto a la cantidad de espacio, las celdas, el “chabolo” es casi siempre demasiado pequeño, el espacio personal es fundamental para mantener la cordura. Dado el hacinamiento de las cárceles el recluso ha de compartir su celda con otros presos.” Esta configuración del ambiente favorece el surgimiento de problemas de higiene que inciden en la mayor probabilidad de contraer enfermedades infecciosas…”.
“La cárcel no consiste solamente en su estructura física sino en todo aquello que supone “el estar encarcelado”.

En cuanto “LA VIDA EN LA PRISIÓN” , y la utilización del tiempo y el espacio, nos cuenta”: en la cárcel casi nunca hay nada que hacer, pero el recluso tampoco puede planificar su tiempo. Precisamente el énfasis en la seguridad, en la evitación de la fuga y el control exhaustivo del preso, así como el desinterés institucional en la intervención, hacen que las actividades en la prisión además de precarias, carezcan de interés para el preso, al que por otra parte, no se intenta motivar a que participe en las escasas actividades que se realizan. Por diferentes motivos: Apenas existe personal capacitado, el enorme hacinamiento, la escasez de espacios dedicados a actividades y que la mayoría de las actividades que se realizan son llevadas a cabo por personas ajenas a la prisión (instituciones religiosas, ciudadanas etc). Sin embargo, cuando la situación penitenciaria es especialmente precaria y anormalizadora y cuando esos profesionales denuncian y critican la situación de las cárceles, la institución penitenciaria reacciona cerrando sus puertas en un infantil y absurdo intento de evitar críticas ocultando la situación.

EL PROCESO EDUCATIVO EN LAS CÁRCELES , precisa de los siguientes elementos:

Una estructura física que posibilite la actividad educativa y unos medios materiales mínimamente suficientes…

Un personal docente capacitado pedagógicamente y motivado laboralmente.

Un programa de intervención educativa diseñado específicamente para la población a que va dirigido..

Ninguno de estos tres elementos se suele cumplir en los centros penitenciarios.

EL TRABAJO EN LA CÁRCEL: se pueden encontrar dos tipos de actividades más o menos laborales: el que realizan los llamados” destinos” (ayudantes de cocina, fontaneros, auxiliares etc) que no suelen cobrar nada, pero evita estar todo el día en el patio, lo que constituye un privilegio y los” talleres” formativos y productivos” .
Así en la mayoría de las prisiones son muchos los presos que pasan la mayor parte del tiempo en el patio sin hacer nada.

“ El patio de las prisiones suele ser un lugar inhóspito, donde se encuentran juntas una multitud de personas hacinadas en un espacio invariablemente demasiado pequeño y demasiado sucio, sin apenas equipamiento que permita matar el tiempo con alguna ocupación.
Todo este entorno produce en el preso consecuencias somáticas ( perdida de visión de audición de lenguaje, tensión muscular) y consecuencias psicosociales ( Estado permanente de ansiedad, ausencia de expectativas de futuro ausencia de responsabilización, perdida de vinculaciones, alteraciones de la afectividad).
Y finalmente para no extendernos más se hace un análisis de lo que supone la droga en la cárcel que es algo habitual y el problema del S.I.D.A.

Todos los jóvenes insumisos antes de entrar en prisión se hacían un análisis de VIH y lo repetían a la salida. La droga y el S.I.D.A está presente en todas las prisiones. Mi hijo Enrique también se hizo los análisis como era preceptivo.

Y así dice Jesús Valverde en su libro: “ que la institución judicial sepa que además de condenar a una persona a la privación de libertad, se le coloca en una situación de riesgo que le puede costar la vida.

Carlos M.Beristain en 1992 publica un libro, LA INSUMISIÓN ENCARCELADA en la Editorial Virus de Barcelona, donde recoge los testimonios de los insumisos encarcelados y la de sus familias y grupos de apoyo, creando una obra colectiva.

Comienza con las declaraciones de Enrique Martínez de Juan y de Fernando Egido presos en cárceles militares .Recogemos solamente algunas manifestaciones:

“Aprendí que la libertad no está en los muros, sino dentro de nosotros mismos. Mientras sigamos desobedeciendo la libertad es nuestra. Realmente uno empieza a perder su libertad no cuando está en prisión sino cuando empieza a aceptar que está en prisión.”
“Tratan de imponer su autoridad, de hacernos ver que estamos bajo su control. Y nosotros tratamos de demostrarles que no. Constantemente dan órdenes absurdas, que no vienen a cuento”

“Antes de ir allá, la cárcel era algo irreal. La conocía a través de las experiencias de la gente que estuvo antes que yo en Alcalá, pero sobre todo me planteaba la película desde el punto de vista más político o de lo que yo estaba acostumbrado a entender por político: la acción directa, el trabajo del grupo etc. Ahora lo político y lo humano viven juntos de otra manera es otra dimensión.

De las cárceles civiles hablan Francisco Rojas, Clemente García, Antonio Oriol, Josefa Lazkano.

“Yo vine por mi propio pie hasta las puertas de la cárcel y esto me ayudó mucho a asimilar mi situación . Lo había elegido yo, y ya tan sólo me quedaba adaptarme lo mejor posible para que no fuera tan duro.”

Una vez dentro, mi propio temperamento tranquilo me ayudó mucho a superar los primeros momentos. Más tarde llega la reflexión, el encontrarse con uno mismo, el rellenar el tiempo, la valoración de tu vida. Es un tiempo para pensar, puesto que lo único que no tienes limitado es el pensamiento”.

“ Y tienes que asumir que, por mucha comunicación que tengas con el exterior y por mucho que pretendas salir de la cárcel con la imaginación, tu única realidad está limitada y esto, aunque se puede relativizar, es traumático”

“Quiero cambiar las cosas, y para cambiarlas desobedezco. Pero antes hay que pasar la frontera del miedo, que paraliza los anhelos y limita los horizontes.

La frontera del miedo es el límite que ahora se hace presente, pero que todos conocemos. El miedo a la cárcel te lleva a la mili. En el ejército, el miedo te hace pasar y tragar humillaciones. Pero sobre todo el miedo es la frontera que marca lo que se puede y no hacer para cambiar esta sociedad.

Y esa frontera no la pone sólo la ley sino nuestra obediencia.”

“Pedazo de cárcel”

“Llegamos a la cárcel. Es un pedazo de edificio viejo y cutre. De repente la idea de la cárcel tiene imagen y esta habla bastante de lo que es. Me cuestan mucho estos cambios continuos, la comisaría, la conducción , ahora esto. Aquí uno empieza a saber lo que es sentirse solo.
Llega un funcionario y me dice: te van a poner con un drogata, ándate con cuidado. Tengo miedo de las relaciones conflictivas o difíciles con otros presos, y claro estoy nervioso. Pasamos juntos el primer día, nos vamos conociendo. El miedo se espanta, de repente me parece una tontería: es otra persona como yo.”


Pedazo de cárcel II

Mi pedazo de cárcel es una celda en la que estoy con otro compañero. La celda tiene una puerta de hierro que aquí llamamos cangrejo. El cerrojo mete un ruido que te hace sentir como nada la idea de encierro.
Pongo algunas pegatinas en la pared. Tengo mis libros, mi ropa. Las cosas que siempre fueron mías son más parte de mí. He leído en un libro que el exilio es cuando todo tu país está en una habitación, y me he sentido un poco exiliado.

“Hoy estaban algunos presos hablando en la galería
- Es por sus ideas – decía uno.

Y a mi hay algo que me recorre por dentro. Los presos me tienen en palmitas. Hay una relación mutua de respeto y apoyo.”

Hay tres cosas en las que me he sentido probado por los presos. Una es si pillas o no pillas droga. Yo tengo claro que paso. Otra ha sido la cosa del chivateo. Lo que te dice uno de otro y la presión de algunos funcionarios. También tengo claro que ahí no entro. La tercera, más banal pero también molesta , por mi pelo largo. También paso pero me he puesto una coleta.

“Tensión en el ambiente".

Hoy, como algunos otros días, hay tensión en el ambiente, un clima enrarecido. Estamos en el patio, la gente se mira, habla en grupitos, todos somos conscientes de que no va a pasar nada, pero a la vez también vivimos esta tensión contenida: la heroína ha entrado en mal estado y algunos presos están que se caen.

Esta mañana vino a despedirse mi compañero de celda:

Me mandan de cunda para Córdoba.

¡Que mierda”

Ya ves

Y los dos nos quedamos en silencio. No sé lo que habría en su silencio, pero en el mío pasaban a cámara rápida, el día en que me invitó a su celda y nuestras charlas a las noches.

¿Me das la paloma? Yo había dicho , desde que entré, que esa paloma que me intentaron quitar al principio no se la daría a nadie, pero ella se fue con él.

Hay veces que uno piensa que está aquí solo. Luego piensas en la gente cercana y te das cuenta de que no.. Hoy una mujer me ha escrito diciendo: soy la madre de un chico que se está pensando eso de la insumisión. Ayer recibí otra carta: soy una chica de trece años que te escribo para darte ánimos.. Y yo me hablando y me reafirmo.

Nocturnidad..

A las diez de la noche me visitan los funcionarios: te vas de traslado .He dejado mi volkman a otro preso. Antes tengo que ir a recogerlo, por que sino me quedo sin él- les dije yo-. Te vas ahora mismo , fue su respuesta. Es la celda de al lado, no les cuesta nada, yo no me voy sin mi volkman. Su respuesta fue a la fuerza y entre cuatro.

JOSEBA. IRUÑA 1992.

Es muy impresionante la sensación de hacinamiento, y el haber tanta gente en un espacio tan limitado y reducido, provoca en uno cierta exasperación. La búsqueda de la soledad como forma de descompresión y reafirmación en uno mismo ha sido esencial para mí. Los momentos en los que estoy solo son los que más disfruto, aunque a veces necesite también a los demás, por supuesto.

La asistencia psicológica, social sanitaria y educacional brilla por su ineficacia e ineptitud, al menos en esta cárcel. La verdad es que aprender a convivir con una violencia tan estructurada y patente cuesta mucho y plantea un gran desasosiego: observar enfermos terminales de S.I.D.A., pudrirse literalmente en la cárcel, a la espera de la libertad para poder morir mientras elementos confidentes son favorecidos sin ningún temor de que vayan a reincidir en su delito; saber de malos tratos por parte de funcionarios; ver regueros de sangre por la escaleras , de gente que se corta las venas como forma de protesta; conocer la acción de asistentes sociales para anular la pensión de invalidez en vez de preocuparse por buscar medios de subsistencia para el que no los tiene; sanciones de aislamiento claramente desmesuradas, etc.

Los padres de Antonio García Quesada,(condenado a 2 años 4 meses y 1 día por no realizar la P.S.S.), Aurelia Quesada y Miguel García, de la Asociación de Cartagena en una larga entrevista recogida en este libro afirman; “En todo este tiempo, y mirando ahora un poco hacia atrás, la insumisión ha pasado de ser algo de otros a ser algo nuestro, algo de lo que podemos hablar, que forma parte de nuestras convicciones y de nuestra propia historia. Entonces es verdad que nos ha cambiado la vida.”

Necesitaríamos escribir tantos libros como historias de cada uno de los jóvenes insumisos y de sus familias, de sus experiencias, vivencias y de los años vividos y compartidos, pero me he propuesto unos límites: Aquellos que vivimos más de cerca. Pero en estos escritos pueden verse reflejados muchas experiencias y hechos parecidos a los que relato. Sólo hace falta ponerles nombre.

En diciembre de 1994 los insumisos presos iniciaron “una campaña de desobediencia al tercer grado penitenciario”, negándose a ir a dormir a la cárcel, haciendo público un manifiesto en el que decían entre otras cosas: NOS NEGAMOS A ACEPTAR LAS CONDICIONES IMPUESTAS POR EL RÉGIMEN CARCELARIO DE TERCER GRADO PARA NUEVAMENTE PEDIR UNA SOLUCIÓN POSITIVA DEL CONFLICTO QUE DESENMASCARA LA INSUMISIÓN AL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO Y A LA PSS QUE PRETENDE SOSTENERLO. OTRA VEZ TOMAMOS LA INICIATIVA PARA QUE NUESTRA DESOBEDIENCIA SEÑALE HACIA LA RAIZ DEL PROBLEMA:
NO QUEREMOS UNA RESPUESTA JUDICIAL PERSONALIZADA QUE PROGRESIVAMENTE ABLANDE LA REPRESIÓN DE LA INSUMISIÓN, SINO UNA SOLUCIÓN POLÍTICA QUE RECONOZCA EL CARÁCTER COLECTIVO DEL MOVIMIENTO DE OBJECIÓN E INSUMISIÓN, Y QUE RECOJA LAS DEMANDAS DE DESMILITARIZACIÓN Y EL RECHAZO DEL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO FORMULADOS REITERADAMENTE Y MAYORITARIAMENTE POR LA SOCIEDAD.

La presentación del manifiesto fue acompañada en todo el Estado por ruedas de prensa, , encierros públicos en universidades, iglesias , asociaciones de vecinos , adhiriéndose un gran número de grupos de apoyo, que se autoinculparon con los insumisos.

Los días 12 y 13 de diciembre de 1994, 40 insumisos en tercer grado dejaron de ir a dormir a la cárcel . El día 14 eran detenidos, 33 insumisos navarros en la puerta de la iglesia donde estaban encerrados ,. Luego detuvieron a 4 insumisos de Bilbao en la Universidad de manera brutal. El día 17 fue detenido Juan Ángel de Valladolid, cuando estaba encadenado. El 18 , en Albacete fue detenido Fernando; tuvieron que llevarle al Hospital ; los 15 policías que le detuvieron le produjeron una lesión en un tobillo. Juan Montenegro fue detenido el día 29 sin orden judicial .En Asturias , los tres insumisos encarcelados son pasados a tercer grado el día 20 y el 21 son detenidos de nuevo. Un insumiso de Burgos también desobedeció y fue detenido.

El 20 de febrero 13 insumisos navarros se suman a la desobediencia y son detenidos en la Universidad, donde estaban encerrados el mismo día 22. A la mañana siguiente los alumnos y alumnas de la Universidad Pública de Navarra realizan una manifestación de apoyo. Por la tarde otra manifestación se dirigió a la prisión en apoyo a los insumisos que estaban de nuevo en segundo grado.

La represión no se hizo esperar. Hasta seis fines de semana de aislamiento. Dificultades para tener visitas , incluso de familiares. Se les retiraron materiales y libros que tuvieran que ver con el antimilitarismo y la insumisión. Todos se enfrentan a un segundo juicio por quebrantamiento de condena . Incluso se han abierto diligencias a los autoinculpados y autoinculpadas.

La desobediencia en las prisiones continua , en estos momentos 1994 hay 175 insumisos presos en las cárceles españolas.

Los insumisos encarcelados de Navarra elaboraron un dossier colectivo que se presentó ante la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Navarro denunciando la situación de las cárceles. Las denuncias reiteradas de los insumisos encarcelados comenzaba a resultar peligroso para Instituciones Penitenciarias que tanto quieren ocultar lo que sucede dentro.

Nuestra Asociación junto con la Asociación de Madres Unidas contra la droga presentamos un escrito ante todas las Instituciones en Abril de 1996 :

CARCELES CENTROS DE EXTERMINIO

Desde la asociación de Madres Unidas contra la droga y la Asociación de Madres y Padres de Objetores de Conciencia Insumisos, queremos denunciar, uniéndonos a las denuncias de nuestros hijos presos, todos los delitos que se cometen diariamente en las cárceles de todo el Estado, sin que las Instituciones Penitenciarias quiera darse por enterada, sin que el Juez de Vigilancia Penitenciaria haga nada para poner remedio a esta situación y sin que las denuncias presentadas ante el juzgado lleguen a esclarecer los hechos, porque se archivan en la mayoría de los casos. Es decir, que existe una complicidad entre todas las Instituciones, ayudadas por los medios de comunicación, para silenciar sistemáticamente los crímenes que diariamente se cometen en las cárceles. Cómplice es también una sociedad que ante esta situación enmudece, o pide más cárcel.

En España hay 84 Centros Penitenciarios; con un total de 46.150 presos en enero de 1996( La tasa más alta de la Unión Europea). En el mismo mes del año 1984, había 14.050 presos.

El 87% de la población reclusa son varones.

El 13% son mujeres.

El 41,5% tiene entre 22 y 28 años.

La gran mayoría de los presos tienen muy bajo nivel económico y socio-laboral( Las plazas de las cárceles están destinadas para los más pobres). Sin embargo, cada persona presa cueste 700.000 ptas. ( unos 8,5 millones al año).

El 17% de la población reclusa, es analfabeta absoluta.

El 31% es analfabeta funcional

Una gran mayoría son” delincuentes forzados”, que por circunstancias socio económicas, han tenido que sobrevivir al margen de la ley.
El 25% son seropositivos, 4.000 en situación Terminal.
Han muerto más de 400 presos enfermos de sida, solos en la celda. Hasta el punto de que algunos piden que se les aplique una muerte legal.

El artículo 60 del Reglamento Penitenciario determina que los sentenciados mayores de 70 años y enfermos graves, con padecimientos incurables, se les pueda conceder la libertad condicional. Medida que no se aplica en la mayoría de los casos.
Existen malos tratos en todas las prisiones contra los presos a manos de funcionarios. Se conocen diligencias abiertas en juzgados de Almería, Sevilla, Valladolid Jaén, Picassent (Valencia), Jerez. Sentencias condenatorias por malos tratos o torturas de funcionarios a presos con resultado de muerte , como en Jaén o Picassent.

Los presos están indefensos en manos de funcionarios que les aplican sistemáticamente torturas físicas y psicológicas, basadas en el aislamiento permanente. Amenazas y humillaciones, partes de indisciplina inventados y toda clase de vejaciones. Ante esto la palabra de los presos no cuenta.

Apelamos a los jueces, fiscales y a la conciencia individual y colectiva de esta sociedad, para que se ponga fin a este crimen perpetrado desde las Instituciones, que está matando a nuestros hijos jóvenes en las cárceles de todo el Estado.

Madrid, abril de 1996

El problema lejos de solucionarse ha empeorado. El número de presos ha aumentado considerablemente. El hacinamiento es aún mayor. La reinserción sigue siendo una asignatura pendiente. La violencia tanto en la sociedad como en las cárceles es mucho mayor a todos los niveles. Entonces cabe preguntarse el por qué no se han tomado medidas como las propuestas por las Asociaciones que están en contacto con los presos, visto que las prisiones no nos valen para erradicar la llamada delincuencia sino más bien para hacerla más violenta.?

Si la intervención hacía los niños y jóvenes no se limitara a encerrarlos en los reformatorios y más tarde en las prisiones sino que las Instituciones se preocuparan de atajar la raíz del problema, con medidas sociales integradoras: educación, vivienda digna, trabajo, salud el número de presos se reduciría considerablemente, y también muchos problemas. Nos preguntamos el ¿por qué no se hace , si resultaría menos costoso.

Pedro Casaldáliga, misionero Claretiano y obispo de Säo Félix do Araguaia (Matto Groso, Brasil), en su libro”CUANDO LOS DÍAS DAN QUE PENSAR, Memoria ideario , compromiso .Editorial P.P.C. Dice de las cárceles” Lo cierto es – como tantas veces ha ponderado nuestro pueblo- que en la cárcel solo hay pobres. Los ricos criminales , usurpadores, explotadores, andan sueltos y protegidos por no sé qué ley.

Mientras, la sociedad muestra una insensibilidad y desconocimiento de lo que ocurre dentro de las cárceles pidiendo más prisión y los medios de comunicación silencian sistemáticamente, lo que pasa dentro. Es un tema prohibido. Esto que llaman democracia no será tal, hasta que todos los ciudadanos tengan conocimiento de lo que ocurre con los presos y salgan las cárceles a la calle, y se conozca lo que sucede o entre la sociedad dentro de ellas. Lo que no se puede es vivir de espaldas a la realidad.

El Defensor del Pueblo Joaquín Ruiz Jiménez, publicó un informe sobre las prisiones con todas las quejas que entran en esta Institución y fue cesado por ello. Las denuncias siguen entrando pero el Defensor actualmente no las hace públicas.

La actitud de denuncia de los insumisos presos y de sus familias comenzaba a resultar peligroso para Instituciones Penitenciarias, que en su afán de querer silenciar los crímenes que se cometen dentro de las cárceles, ordenó la dispersión de los presos, a otras prisiones, aplicándoles la máxima pena por su desobediencia y para dividir el movimiento de insumisión. Adjuntamos las cartas escritas por un preso insumiso en noviembre de 1994 : Pedro Oliver desde Herrera de la Mancha donde fue dispersado y el calvario que supuso para el , la conducción hasta la cárcel, algo que sucede habitualmente Entonces la prensa de vez en cuando si sacaba noticias sobre los jóvenes insumisos encarcelados. Salieron publicadas en Diario 16 un jueves 3 de noviembre y en El Diario el Mundo un viernes once de noviembre de 1994.

Los presos de las cárceles de Iruña y Martutene protagonizaron un ayuno los días 7 y 8 de cada mes hasta que todos los presos fueran trasladados a su lugar de origen.

Ante esta situación de desobediencia continuada (los plantes al tercer grado se van sucediendo a lo largo de los años), se le plantea un problema al Gobierno que trata de aplicar el nuevo Código Penal a los objetores que juzgan en este año de 1996. Así al primer insumiso asturiano a la mili , juzgado tras la aplicación del nuevo Código Penal le piden 10 años de inhabilitación.

Un insumiso de Valencia le retrasan el juicio para poder aplicarle el N.C.P. El fiscal solicita una pena superior a seis años de inhabilitación . La competencia pasa a la Audiencia Provincial, donde es juzgado el día 18 de julio convirtiéndose en el primer insumiso valenciano victima del N.C.P. El fiscal pide 8 años de inhabilitación y multa de 12 meses.
En Gasteiz un insumiso se negó a elegir Código Penal, fue castigado con una multa de 75.000 pts. Y pasaron el caso a la Audiencia , aplicándole el N.C.P.

El insumiso valenciano Jesús Cisneros fue requerido por la jueza para ofrecerle la conmutación de su pena (Cumplía condena en Picassent), por la del N.C.P.

Se hace patente la intención del Gobierno de querer sacar a los insumisos de las prisiones, aplicándoles una pena mayor como es la muerte civil al dejarles sin trabajo, durante tantos años, y en su afán de dividir el movimiento de insumisión.

En el informe mensual que sacaba el M.O.C de Cantabria MOCTICIERO, con noticias sobre insumisión, antimilitarismo , acciones dentro de la campaña de insumisión y de los presos, y toda clase de noticias , nos da a 5 de enero de 1996 un total de 304 encarcelados en las prisiones de todo el Estado: El mayor número en la cárcel de Navarra con un total de 127, 67 en Vizcaya , 34 en Zaragoza . En Madrid 10.etc. De los cuales un total de 167 desobedecieron el tercer grado penitenciario. 98 en Navarra, 29 en Bilbao ,14 en Zaragoza etc.

En agosto de 1996, el Movimiento de Objeción de Conciencia y el Grupo Antimilitarista de Iruñea hace un estudio de la situación en la que se encuentra la larga campaña de insumisión, tras la aplicación del Nuevo Código Penal, y el proyecto de profesionalización del ejército que se proyecta como un hecho consumado, que pretende dar la imagen de una institución democrática , al servicio del poder político y por tanto al servicio del pueblo. Se trata de presentar al ejército como una institución que defiende los intereses de los más débiles, en misiones humanitarias, evitando los medios de comunicación sacar imágenes de la guerra que nos presentan incruenta , como un simple juego de ordenador.

Ante esta nueva situación se propone una nueva estrategia del Movimiento de Objeción de Conciencia: (ver próximo capítulo).

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Insumisión. Una forma de vida: 9ª parte; "Las cárceles civiles, centros de exterminio"

    15 de febrero de 2009, por Asun Val.

    Quizá nos conozcamos, por las reuniones en Zaragza. Tu nombre me resulta familiar.
    Enhorabuena por tu trabajo, por el tiempo invertido y recordarnos a tod@ aquellos tiempos de incertidumbre por la suerte que iban a correr nuestros hijos. Estuvimos pendientes de ellos, aún sin conocerlos, a través de cartas, que pedían y les demostraban que no estaban solos. Fueron tiempos duros, pero nos llenaron de orgullo la postura de ellos, que aguantaron carros y carretas con la cabeza muy alta y nosotras tambié. Un beso muy fuerte. ASUN VAL.



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.