casco insumissia fusil roto

Acción antimilitarista en Bilbao. Tras 20 años de insumisión, seguimos desobedeciendo.

¡Abajo los muros de los Cuarteles! (Bilbao, 14-2-2009)

¡Abajo los muros de los Cuarteles! (Bilbao, 14-2-2009)

El Movimiento de Objeción de Conciencia realizado hoy en el Gobierno militar de Bilbao una acción directa noviolenta para pedir la abolición del ejército, con motivo del 20 aniversario de la primera presentación pública de insumisos, el cual se cumplirá el próximo 20 de febrero. Se ha vuelto a realizar la ya clásica acción que tuvo lugar el 20 de febrero de 1995, en plena campaña de la insumisión. Hoy, 5 antimilitaristas ataviados con buzos de trabajo y provistos de picos y mazos, han golpeado los muros del edificio del Gobierno Militar de Bilbao con la sana intención de derribarlo, como paso hacia la definitiva abolición del ejército. Mientras, al lado, varias docenas de antimilitaristas pedían la abolición del ejército y proclamaban en voz alta su reivindicación, mientras otros, al lado de los obreros, portaban una pancarta que decía “Abajo los muros de los cuarteles, 20 urte desobeditzen”. Agentes de la policía autonómica han identificado a los antimilitaristas y les han requisado las herramientas de demolición.

Aquí podéis ver la noticia de la acción que ha sacado la ETB:

HOY IGUAL QUE HACE 20 AÑOS: ¡ABAJO LOS MUROS DE LOS CUARTELES!

El próximo día 20 de febrero se cumplen 20 años de la primera presentación pública de insumisos. A lo largo de estos años se calcula que ha habido unos 50.000 insumisos en todo el Estado, de los que cerca de 2.000 han cumplido penas de cárcel. La insumisión ha constituido una lucha que ha mostrado a la sociedad que es posible luchar contra lo establecido mediante la desobediencia civil, poniendo de manifiesto la fuerza de nuestras “armas”: la noviolencia, y el sentido común.

ABOLICIÓN DE LOS EJÉRCITOS

El Servicio Militar Obligatorio, una de las lacras más odiosas del militarismo, desapareció. Pero las reivindicaciones del movimiento antimilitarista siguen vigentes, hoy igual que hace veinte años. Los ejércitos, de forma cada vez más descarnada, siguen siendo el garante de los intereses de los más poderosos. Los distintos gobiernos siguen preparando la guerra, fabricando y vendiendo armas y maquinaria para matar, se fomenta la cultura del miedo al enemigo, y los acuartelamientos y bases militares constituyen una amenaza permanente para la paz. Las guerras no son inevitables: son decisiones políticas en el tablero de ajedrez de los amos del mundo.

NINGÚN EJÉRCITO DEFIENDE LA PAZ

Por eso hoy, al igual que hace veinte años, al igual que se hizo y haremos siempre, hemos salido a la calle a pedir públicamente, mediante la acción directa noviolenta, la abolición de los ejércitos. ¡Abajo los muros de los cuarteles! Exigimos nuevamente que los recursos que acapara el ejército se destinen a cubrir las auténticas necesidades sociales. Sabemos que, aunque nos tilden de utópicos por pedir esto, lo que es realmente quimérico e imposible es que un ejército defienda la paz. Apelamos al sentido común.

La utopía de un mundo sin guerras, la utopía de un mundo sin la preparación de guerras se hace cercana. Luchamos contra el militarismo y todo lo que significa: la fabricación de armas; la cultura del miedo; la resolución de los conflictos por la violencia; la guerra; la injusticia; la miseria; la opresión... Si quieres la paz prepara la paz.

Parafraseando a Eduardo Galeano: Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar.

ACABAR CON LA MILI FUE DIVERTIDO…
¡ACABAR CON LOS EJÉRCITOS SERÁ UN FIESTÓN!

NOTA: Copyright: esto ha sido un revival de la acción “abajo los muros de los cuarteles” del 20 de febrero de 1995. En dicha acción antimilitaristas del MOC golpeamos con picos y mazos la pared del Gobierno Militar de Bilbao bajo la misma reivindicación de hoy: “Abajo los muros de los cuarteles”.

¡Así quedó el muro!

Alternativa Antimilitarista - moc
Administración