En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Campaña contra el fuego: El ejército pirómano

Utopía Contagiosa

Sección:Intervencionismo humanitario y misiones de paz
Miércoles 2 de septiembre de 2009 0 comentario(s) 939 visita(s)

Fuente: El País.

Tradicionalmente el ejército aprovecha las épocas estivales para su particular campaña de marketing, difundiendo su apoyo a la protección civil en la extinción de incendios veraniegos y otras graves catástrofes, mediante el préstamo de hidroaviones y otro material sofisticado en su poder apto para estos menesteres.

Llama la atención la escasez de recursos de bomberos y protección civil para estos menesteres y la incomparable abundancia de medios del ejército para los mismos, a pesar de tratarse ésto de los incendios y catástrofes naturales algo que tenemos que sufrir, por desgracia, todos los años. ¿Y si este material en vez de ir a parar al ejército estuviera en manos de la sociedad civil?

Pero este año ha sido algo distinto. Este año, y en la base militar de San Gregorio (Zaragoza) el ejército ha provocado (no se sabe cómo, dado lo opaco de esta estructura) un incendio que se ha extendido a más de 6500 hectáreas y en el que han intervenido ingentes efectivos y medios desproporcionados , lo que da muestra de la arrogancia, de la negligencia y de la ineficacia de los medios militares, tanto en la provocación del incendio como en su extinción.

Y decimos medios desproporcionados porque en la “extinción” están participando 4 aviones amfibios, 13 helocópteros de extinción de fuegos, 18 autobombas, 14 cuadrillas y 300 efectivos, un contingente y un material muy superior al que se está usando en el incendio de las cercanías de Atenas, con un frente mucho mayor.

Todo un ejemplo del quehacer militar.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.