En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Déficit público y armas: el caso de los misiles Taurus

Miquel Gonzalez (Centre Delàs)

Sección:Comercio y producción de armas
Jueves 3 de septiembre de 2009 0 comentario(s) 1427 visita(s)

El déficit público español, según las previsiones, llegará este año a cotas bastante altas. Concretamente se espera que se llegue al 6% a finales de año, el doble de lo permitido por la Unión Europea.

Este incremento del déficit ha ocurrido por dos razones fundamentalmente: las medidas anti-crisis llevadas a cabo por el gobierno y por el desequilibrio de las cuentas de la Seguridad Social causadas por el aumento del paro.

Los déficits públicos en tiempos de crisis económica son totalmente justificables e incluso recomendables. Su objetivo principal en este contexto es frenar el aumento del paro y crear las condiciones idóneas porque una vez acabada la crisis, se salga reforzado.

Esto que es tan sencillo de entender, en la práctica, nuestro gobierno, a pesar de la infinidad de asesores que posee, parece no acabarlo de asimilar. Y sólo hace falta echar un vistazo a lo que hace el Ministerio de Defensa por poner en evidencia este hecho.

En 2005 el Ministerio de Defensa compró 43 mísiles Taurus a Alemania por valor de 59,2 millones de euros. Con este pedido, pues, España pasaba a formar parte del exclusivo club de países que posee mísiles de crucero. Este misil, uno de los más caros de las fuerzas armadas, es lanzado en pleno vuelo por un avión F-18 o un EF-2000 sin que pueda ser interceptado. Y es que el Taurus vuela a 1.000 kilómetros por hora, a 30 metros de altura, y puede llegar a hacer impacto sobre un objetivo situado a 350 kilómetros de distancia. No es de extrañar, pues, que se haya convertido en un “orgullo” para el ejército español.

Además, este año, en plena crisis se ha decidido ir a hacer unas sesiones de entrenamiento con el susodicho misil. Y como en Europa no hay un campo lo suficientemente grande como por hacer las pruebas pertinentes, el ejército se ha desplazado hasta un campo de tiro situado en Sur África. Han hecho falta, además de cuatro aviones de guerra encargados de lanzar los mísiles, aviones de aprovisionamiento en vuelo, de transporte y de búsqueda y salvamento. En total se han gastado 6.599.846 euros en la operación.

Ni comprar mísiles Taurus ni mucho menos ir a hacer pruebas con ellos nos ayudan a frenar el paro ni a crear las condiciones óptimas para salir de la crisis. En cambio, sí representan un coste que sale de las arcas públicas que, teóricamente, tendría que ir dirigido a satisfacer las necesidades de la población. Entonces nos deberíamos preguntar: qué necesidad colectiva satisface un misil capaz de perforar blindajes y escudos como si fueran mantequilla? La ciudadanía, especialmente la que se encuentra en situación precaria, quiere tener sus necesidades básicas garantizadas y en este sentido el gasto militar no ayuda a cubrirlas. El déficit público no es ni bueno ni malo per se, todo depende del tipo de proyectos en los cuales se haya invertido este dinero.

Centre d’Estudis per la Pau J. M. Delàs

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.