En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La guerra española «humanitaria» contra Afganistan

Matando a destajo, tropas Otan, tropas españolas, refuerzos colombianos... para que aumente el tráfico de drogas...

Sección:Afganistán
Martes 8 de septiembre de 2009 0 comentario(s) 1367 visita(s)

csca | Para Kaos en la Red

La guerra de las «misiones humanitarias» en Afganistán

AGNESE MARRA

En un solo día un ataque de la OTAN ha acabado con la vida de un centenar de civiles afganos.

En los últimos seis meses el asesinato de civiles ha aumentado en un 24% y las estrategias de combate se han trasladado a los centros de ciudades y pueblos. La ministra de Defensa, Carme Chacón, no descarta ampliar el número de efectivos españoles en la zona. La ‘misión humanitaria’ ya no puede ser la excusa.


Seis horas de combate entre las tropas españoles y los talibanes

NUEVATRIBUNA.ES - 04.09.2009

La lucha contra el terrorismo emprendida por Estados Unidos cada día acaba con la vida de cientos de civiles. Esta mañana alrededor de una centena de afganos inocentes han sido asesinados debido a un bombardeo de la OTAN. Acabar con Al Qaeda es la excusa que permite que los ataques a civiles en zonas de conflicto como Afganistán estén a la orden del día.

En el mes de julio un informe de la Unidad de Derechos Humanos de la Misión de Ayuda de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA, por sus siglas en inglés) reconocía que en el primer semestre de 2009 morían un 24% más de civiles afganos que el año anterior. En este mes la cifra de fallecidos alcanzaba los 1.013 civiles, de los cuales el 59% de las muertes eran atribuidas a los talibanes, mientras que el 41% a las fuerzas armadas internacionales. Dos meses después ya son 1.200.

Las recomendaciones de ONG como Amnistía Internacional o de la propia UNAMA solicitando a Estados Unidos un mayor rigor en los ataques contra los talibanes para evitar los “daños colaterales” han caído en saco roto.

Lejos de conseguir una mayor seguridad y control en la zona, el conflicto afgano se recrudece cada año. UNAMA señalaba: «Como el conflicto se ha ampliado y profundizado a lo largo de 2007, 2008 y lo que llevamos de 2009, casi una tercera parte del país está ahora directamente afectada, en diferente grado, por actividades de la insurgencia. El conflicto armado es especialmente intenso en las regiones del Sur, Sureste, Este, Centro y Oeste. También se está extendiendo a zonas antes relativamente tranquilas, como el Norte y el Noroeste».

Las estrategias también se han modificado. Atrás quedan los tiempos en los que los aviones estadounidenses centraban su batalla en la cadena montañosa de la región. El 30 de julio, Los Angeles Times informaba que el general estadounidense McCrystal había dado instrucciones de que los aviones Predator, anteriormente utilizados para cazar a los dirigentes de Al Qaeda en las zonas montañosas, se centraran en operaciones contra «bastiones importantes de los insurgentes en grandes áreas con población civil».

LAS MUERTES QUE NO SE CONTABILIZAN

Las cifras que ofrece UNAMA no siempre coinciden con los datos de la población local. Según esta unidad de la ONU el ataque aéreo perpetrado el pasado 4 de mayo contra el pueblo de Bala Baluk acabó con la muerte de 63 civiles, mientras que ONG de la zona aseguran que la cifra ascendió a 144 muertos.

Las cifras de ataques aéreos tampoco recogen los cientos de hombres, mujeres y niños que han muerto este año asesinados por los ataques con misiles lanzados desde aviones teledirigidos Predator sobre la frontera en las zonas tribales de Pakistán.

Amnistía Internacional también denuncia las muertes de civiles que el Gobierno estadounidense presenta como si fueran talibanes. Éstas se producen durante los ataques regulares dirigidos por unidades de fuerzas especiales contra los hogares de sospechosos de ser dirigentes o combatientes, o financieros, de la insurgencia.

El informe de la ONU señala: «La puesta en marcha de operaciones de búsqueda y captura (incluyendo los ataques nocturnos) son también preocupantes, ya que hay datos sobre operaciones conjuntas de las fuerzas militares internacionales y afganas en las que el uso excesivo de la fuerza ha provocado, al parecer, muertes civiles». La propia UNAMA reconoce que no tiene capacidad para verificar de forma independiente quién y cuántos mueren en ese tipo de acciones.

¿MISIONES HUMANITARIAS?

A la noticia de esta mañana sobre la muerte de un centenar de civiles se une el combate que se produjo ayer entre las tropas españolas y los insurgentes durante seis horas. A pesar de que no hubo ninguna baja entre los soldados españoles, la ministra de Defensa, Carme Chacón, reconoció que “fue uno de los ataques más graves que han sufrido nuestras tropas”.

Desde 2001 existen tropas españolas en Afganistán. La ayuda humanitaria ha sido el objetivo de su misión, y aún hoy es la excusa que se ofrece para defender que continúen en la zona. En la página web del ministerio de Defensa español se asegura que se adscriben a la Conferencia de Londres sobre Afganistán en la que los tres objetivos en el país son la seguridad, conseguir gobernabilidad y respeto por los derechos humanos y desarrollo económico y social en la región.

Las actividades específicas del contingente español, según informa la web, van dirigidas a facilitar las actividades de reconstrucción en la provincia y proporcionar los apoyos de seguridad. Los objetivos de la Conferencia de Londres rozan el humor negro y en lo que respecta a los específicos de las tropas españolas, la misión humanitaria parece cada vez más lejana, mientras los combates se recrudecen sin posibilidad de no entrar en combate.

Esta mañana, la ministra de Defensa, Carme Chacón, reconocía en una entrevista a Antena 3 que era “muy consciente” tanto ella como las tropas, de que estaban “trabajando en alerta máxima” y que era “la misión más compleja y arriesgada” que España estaba llevando a cabo”. Sin embargo, cuando la excusa de ‘misión humanitaria’ ya es insostenible, Chacón anuncia que estudiará las condiciones de seguridad de la región para analizar la necesidad de un posible aumento de efectivos. Mientras, la población civil de Afganistán se hunde en la miseria de perder a sus familias en un país que ya no es el suyo.


Desolación a orillas de un río afgano tras el ataque de la OTAN

Por Ameen Salarzai (AFP)

ANGOR BAGH, Afganistán — «Había manos, piernas y restos humanos esparcidos por todas partes», relata Mohamad Daud, uno de los supervivientes del ataque de la OTAN que este viernes mató al menos a 90 personas en el norte de Afganistán, según las autoridades locales.

Los bombardeos tenían como objetivo un camión cisterna de carburante del que los talibanes se apropiaron el jueves en la provincia de Kunduz y que se había quedado atascado en el lecho del río epónimo, según la policía.

«Ningún cuerpo quedó entero (...). Las personas que estaban más alejadas del camión resultaron gravemente heridas», relató a la AFP Mohamad Daud, de 32 años.

Según los testigos y las primeras declaraciones de policías y de responsables de las autoridades locales, cientos de lugareños, entre ellos algunos niños, se habían amontonado junto al camión para recoger carburante, invitados por los talibanes que no lograban hacerlo avanzar.

«Los aldeanos se precipitaron con todos los bidones y botellas que podían llevar», afirmó Daud. Incluso algunos agricultores llevaron su tractor al lugar para llenar su depósito, añadió.

«Había entre 10 y 15 habitantes en el techo del cisterna y en el momento en el que bombardearon, todos los que se encontraban murieron», aseguró Daud.

Zapatos, ropa y relojes calcinados salieron disparados contra las orillas del río Kunduz donde yace también el cadáver de un burro, con la silla de montar todavía puesta.

Una ceremonia funeraria tuvo lugar en presencia de los aldeanos y de niños junto a unos cadáveres que un tractor cubría de tierra.

En el hospital de Kunduz, la capital provincial, el corresponsal de la AFP vio ocho cuerpos calcinados. Los heridos eran trasladados en camillas mientras que seguían llegando supervivientes con quemaduras atroces.

Los balances del bombardeo siguen siendo imprecisos y contradictorios.

El ejército alemán —que opera en esa zona— aseguró que no murió ningún civil, pero el portavoz del ministerio de Salud en Kabul, Farid Rahil, señaló la presencia de numerosos civiles entre las víctimas.

«Por desgracia, un gran número de civiles murieron o resultaron heridos», dijo a la AFP. Según él, entre 200 y 250 aldeanos se encontraban junto al camión en el momento del ataque.

El portavoz de las autoridades provinciales aseguró, por su parte, que la «mayoría» de los aproximadamente 90 muertos eran talibanes.

Las fuerzas internacionales, compuestas en su mayoría por tropas estadounidenses, están acusadas cada vez con más frecuencia de bombardear de forma indiscriminada y de matar a numerosos civiles en Afganistán, donde unos 100.000 soldados extranjeros luchan contra la insurrección de los talibanes.

COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON LA CAUSA ÁRABE

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.