casco insumissia fusil roto
x
casco insumissia fusil roto

Para ponerse en contacto con nosotr@s envíanos un email a noticias @ antimilitaristas.org.

El 68% de los votantes suizos rechazó el domingo la prohibición de exportar armamento

Valoraciones del Grupo para una Suiza Sin Ejército sobre el resultado del referéndum

Valoraciones del Grupo para una Suiza Sin Ejército sobre el resultado del referéndum

Domingo, 29 de noviembre de 2009

Un voto de desconfianza respecto al Consejo Federal

El Grupo para una Suiza sin Ejército (GSsA) considera que el porcentaje importante de SÍ en favor de la iniciativa “para la prohibición de exportar material de guerra” constituye una expresión clara de desconfianza respecto a la política del Consejo Federal en relación al comercio de armas. Parece que la iniciativa incluso se haya acercado o haya superado la mayoría entre los jóvenes y las mujeres. En comparación con la última votación sobre una iniciativa similar que obtuvo un 22,5% de Sí en 1997, la votación de hoy ha obtenido claramente más adhesiones, a pesar de la situación de crisis económica y el chantaje sobre el empleo de los medios económicos. El GSsA considera que la campaña para la iniciativa tuvo el mérito de llevar luz sobre la política hipócrita de Suiza en cuanto a las exportaciones de armas.

Se mantiene la presión sobre el Consejo Federal

El resultado de la votación de hoy mantiene la presión sobre el Consejo Federal para que adopte una práctica más restrictiva en cuanto a las autorizaciones de ventas de armas, en particular, hacia países que violan los derechos humanos, y también hacia los países implicados en guerras y conflictos armados. Cerca de un tercio de los votantes no aceptan que Suiza abastezca de armas a las guerras y los conflictos en el mundo, con el menosprecio más total del derecho internacional humanitario y las poblaciones civiles.

Movilización inesperada en los jóvenes

El GSsA extrae un balance muy positivo de la campaña para esta iniciativa: se debatió de sobra la problemática de las exportaciones suizas de material de guerra. La iniciativa también fue apoyada por una amplia coalición que contaba con alrededor de 70 organizaciones. A lo largo de la campaña muchas personas, en particular, entre los jóvenes, se comprometieron políticamente por primera vez, con relativamente nuevos medios de sensibilización política en Suiza como los flashmobs y clips musicales.

Miedo a la pérdida de empleo fomentado a golpe de millones

La campaña de los opositores se desarrolló con medios financieros desproporcionado con relación a los que apoyaban la iniciativa. El presupuesto del GSsA a nivel suizo asciende a 200.000 francos, un importe que una única empresa - el Ruag, propiedad de la Confederación - reconoció haber gastado sólo para el no a la iniciativa. Puesto que los adversarios no consideran la transparencia como una de las condiciones del buen funcionamiento de la democracia, no se sabrá quién pagó cuánto para esta campaña centrada sobre el miedo a la pérdida de empleos. Estimaciones creíbles llegan no obstante a un total de 3 millones de francos.

Se levanta el velo de la hipocresía suiza

Uno de los principales méritos de la campaña es haber levantado, además de revelar una larga serie de entregas escandalosas de material de guerra hacia Pakistán, la India, Arabia Saudí, una cuestión que Suiza oficial quiso de dejar de lado: la participación de Suiza en los conflictos armados en el mundo mediante sus entregas de armamento. El problema es grave y real: 70 profesores de Derecho no habrían firmado sino una carta solamente por algunos "abusos" o "torpezas".

El GSsA mantendrá su compromiso para que Suiza no solamente mantenga su "mejor legislación del mundo" sobre las exportaciones de armas, sino para que también la lleve a la práctica. Para eso deben detenerse las entregas de material de guerra y Pilatus a países implicados en conflictos armados y que violan los derechos humanos.

Más información:

- Información sobre la iniciativa

- Web de la iniciativa


Tribune de Genève

Suiza seguirá exportando armas

Los ciudadanos envían contra las cuerdas la iniciativa

Alivio de los medios industriales.

Los promotores expresan a pesar de todo su “satisfacción”.

PATRICK CHUARD | 30.11.2009 | 00:02

Un resultado sin dudas. un 68,2% de los votantes rechazaron ayer la iniciativa para prohibir la exportación de material de guerra. Todos los cantones dicen no. Pero el Grupo para una Suiza sin ejército (GSsA) se niega sin embargo a ver una neta derrota. "¡Es un excelente resultado incluso!" , sostiene Tobia Schnebli, secretario del GSsA en Ginebra. "Lo hicimos mejor claramente que en 1997 (nota: un 22,5% de sí) al mismo tiempo que la crisis da miedo a los ciudadanos y que el electorado conservador se movilizó en masa contra los alminares.” Otro punto que “consola” al GSsA: el electorado urbano les siguió. Es el caso en Lausana (52,97% de sí) y en Ginebra (52,7% de sí).

Pero los verdaderos ganadores de este domingo son los medios económicos. Giovanni Giunta expresa “una inmensa satisfacción”. El pueblo “evitó un gasto económico poniendo en peligro 10.000 empleos”, se felicita al secretario de la Agrupación Francésa para el Material de Defensa y Seguridad (GRPM). Lo que está en juego no sólo era lo económico, según Bernard Rüeger, dueño de la empresa del mismo nombre y Presidente de la Cámara Valdense de Comercio e Industria: “Es coherente. El pueblo eligió defenderse con un ejército, y en un país que no fabrica armas, no sería posible. El discurso moralizante de los promotores era penoso. Por supuesto que un 99% de los Suizos están contra la guerra, pero no renuncian sin embargo a defenderse.” Varios dueños e industriales emitieron un “uf” de alivio ayer por la noche. “Si la iniciativa hubiera ganado, habrían debido suprimir 30 de cada 100 puestos”, según Markus Niederhauser, dueño de Systems Assembling, en Boudry (NE), que proporciona cables a la industria de armamento.

De la parte de la política, donde los campos estaban bien definidos, socialistas y Verdes se manifiestan “decepcionados”, mientras que los partidos burgueses expresan su “satisfacción”. Los sindicatos se expresan de manera discordante. La Unión Sindical Suiza (US) dejaba la libertad de voto. “Dos culturas sindicales se enfrentaron durante esta campaña, muchos obreros rechazaban los flyers del GSsA”, manifestó Cédric Raemy, secretario regional del sindicato Syna (sector secundario) en Gruyere.

La pelota en el campo del Parlamento

El resultado de este domingo da alas a los opositores a un endurecimiento de la Ley sobre el Control de los Bienes (LCB). Al Consejo Federal le gustaría, con una cláusula suplementaria, proporcionar la posibilidad de parar algunas exportaciones. Expresando su satisfacción sobre el voto, Doris Leuthard, jefa de la Economía, abogó ayer por la noche por que el Parlamento le conceda este “margen de maniobra”. El Consejo de los Estados se niega. “Y espero que el Nacional dirá no", dice Sylvie Perrinjaquet (PLR/NE). "Esta cláusula inútil debilitaría la competitividad de la industria suiza.”
Diferente visión para el Verde DO Lang: “Un tercio de los ciudadanos ha dicho sí este domingo, a pesar de los temores económicos. Es bastante fuerte para obligar a los cargos electos a endurecer la ley.”

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración