En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El jefe de la OTAN en Afganistán pide a los talibanes integrarse en el gobierno de la nación

¿Pero no habían invadido el país para luchar contra ellos?

Sección:Afganistán
Martes 26 de enero de 2010 0 comentario(s) 1049 visita(s)

El jefe de la OTAN en Afganistán apoya la inclusión de los talibanes en futuros gobiernos

Stanley McChrystal afirma que el incremento de tropas puede debilitar a los milicanos y obligarles a aceptar un acuerdo de paz.- Naciones Unidas sacará de su lista de terroristas los nombres de líderes talibanes

AGENCIAS / ELPAÍS.com - Londres / Madrid

El comandante de la Fuerza Internacional (ISAF) de la OTAN en Afganistán, el general Stanley McChrystal, ha planteado la posibilidad de que los talibanes puedan, eventualmente, ser parte del Gobierno, una vez alcanzado un acuerdo de paz.

En una entrevista al diario Financial Times McChrystal ha asegurado que «todos los afganos pueden desempeñar un papel (en un futuro) gobierno si miran al futuro y no al pasado».

La situación en Afganistán ha puesto en jaque a las fuerzas de seguridad occidentales. La ocupación dura ya casi nueve años en los que han fallecido 1.600 sodados de la coalición, lo que ha obligado a proponer un cambio urgente en la estrategia de la comunidad internacional para la estabilidad de la región.

Quizá por ese motivo el general McChrystal ha recibido como un importante progreso la llegada de 30.000 militares norteamericanos y otros 7.000 de los aliados de la OTAN. Su objetivo es abrir un paraguas de seguridad que cubra a un 85% de la población en las provincias de Kandahar y Helmand, lo que permitirá el desarrollo del comercio y al gobierno afgano extender hasta allí su radio de acción. De esta forma, se debilitaría hasta tal punto a los talibanes que sus líderes se ven obligados a aceptar algún tipo de acuerdo con el gobierno afgano. McChrystal ve en la conferencia sobre Afganistán que se celebra este jueves en Londres una oportunidad para que los aliados apoyen su ambiciosa estrategia contra la insurrección de los talibanes pese al incremento del 70% en el número de bajas de las fuerzas aliadas durante el año pasado y las dudas sobre la credibilidad del actual gobierno afgano.

Fuera de la ’lista negra

Por su parte, Naciones Unidas retirará los nombres de algunos lideres talibanes de su lista negra para desbloquear las negociaciones con los insurgentes. Es una de las medidas que se discutirán este jueves en la cumbre de Londres sobre Afganistán.

La lista de la ONU considera como terroristas a, al menos, 144 líderes talibanes, a quienes ha asociado con otros 257 hombres de Al Qaeda en el país. Eliminar alguno de esos nombres se ha convertido en un paso fundamental para hacer posibles las negociaciones cara a cara entre el movimiento y el gobierno del presidente Hamid Karzai, según ha explicado el representante de la ONU en la región, Kai Eide, en una entrevista a The New York Times. «Esto permitirá a los talibanes aparecer en público», ha dicho. Muchos de ellos se esconden en Pakistán por miedo a ser detenidos si son identificados.

Pero para que los talibanes abandonen las armas, como exige el Gobierno de Karzai, hay más exigencias. Eide ya ha solicitado al Gobierno estadounidense que revise los casos de los 750 detenidos en varias cárceles militares en territorio afgano, de los que se niega a dar los nombres. El ejército estadounidense ya ha publicado las identidades de 645 prisioneros en Kabul.

A la espera de que las tropas de la OTAN abandonen el país -la principal reivindicación de los insurgentes-, la organización militar, junto a las autoridades de EE UU y Afganistán, pondrán en marcha un millonario plan de intercambio -lucha armada por educación y trabajo, un proyecto que se probó en Irak- que deberá discutirse y aprobarse en Londres. Se trata de un proyecto orientado a dinamitar las bases del movimiento, dirigido a los militantes rasos, generalmente pobres y analfabetos. «La reintegración por sí misma no es suficiente», ha expresado Eide. «No creo que sea tan fácil como decirle eso a los desempleados y, si le encontramos trabajo, nos sigan», ha dicho.

Cinco años más

Lejos de atisbar la retirada de las tropas aliadas en Afganistán -y de la predicción del presidente de EE UU, Barack Obama, de abandonar el país en 2011-, el borrador de las conclusiones de la conferencia de Londres propone otros cinco años más de presencia militar hasta que el Gobierno afgano pueda hacerse cargo de la seguridad, y no prevé ceder el liderazgo de las operaciones en las zonas más conflictivas -al sur del país- hasta 2013, según publica hoy el diario británico The Times.

Diario El País

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.