En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Informativa
  Movimiento 15M
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Brown: «invadir Irak fue genial»

Insurgente

Sección:Iraq
Sábado 6 de marzo de 2010 0 comentario(s) 1273 visita(s)

Se prevé que para finales de 2010 o principios del próximo año se publique el resultado de las investigaciones que actualmente se llevan a cabo con el objetivo de evaluar la preparación, justificación, conflicto y consecuencias de la invasión a Iraq por parte de Estados Unidos y sus aliados. «Querría que Tony Blair me mirara a los ojos y me dijera: ’Lo siento’. Pero no tiene agallas», afirmó Theresea Evans, cuyo hijo Llywelyn falleció en Irak en 2003, en el primer día de conflicto. El primer ministro británico, cachorro imperial, Gordon Brown, dijo que la decisión de invadir a Iraq fue «la correcta» y afirmó que se tardó siete años para lograr una supuesta paz en esta nación, la cual vive actualmente bajo una ola de violencia que no para de agudizarse desde la invasión de la coalición liderada por Estados Unidos en 2003. Liderados por el entonces primer ministro Tony Blair se hicieron los preparativos de invasión británica con el pretexto de una supuesta existencia de armas de destrucción masiva en territorio iraquí, que nunca se encontraron.

«Irak violaba gravemente la legalidad internacional» por ese motivo «las razones fueron las adecuadas (...)»Ganamos la batalla en siete días, pero nos llevó siete años lograr la paz«, señaló Brown, durante la Comisión Independiente instalada en Londres que investiga la guerra de Iraq, la cual no está encargada de juzgar sino de dar recomendaciones para evitar»errores" en conflictos futuros.

Brown afirmó que «catorce resoluciones fueron aprobadas en la Organización de Naciones Unidas (ONU) y al final fue imposible convencerle (a Iraq) de que tenía que acatar la ley internacional».

Según el primer ministro británico el ex presidente de Iraq Saddam Huseein, ejecutado el 30 de diciembre de 2006, como sentencia de un juicio en su contra por crímenes de lesa humanidad, «se hizo oídos sordos durante años a los llamamientos internacionales para que respetara el derecho internacional y las obligaciones internacionales que había aceptado».

Los preparativos de invasión de Gran Bretaña liderados por el entonces primer ministro Tony Blair se hicieron con el pretexto de una supuesta existencia de armas de destrucción masiva en territorio iraquí, que nunca se encontraron.

La autoridad británica sostuvo que «no puede haber una comunidad internacional que funcione con Estados agresores que rechazan obedecer a las leyes de la comunidad internacional».

Para el ex jefe de comunicaciones de Blair, Alastair Campbell, Brown fue uno de los «ministros clave» a los que el jefe de gobierno consultaba durante la recta final de la invasión. Sin embargo, en su comparecencia Brown trató de minimizar el papel que jugó en los preparativos de ataque contra Iraq.

El primer ministro afirmó que en junio de 2002 tuvo conversaciones con el entonces ministro de Defensa, Geoff Hoon, para hablar sobre los preparativos de una posible intervención militar.

Reconoció que «inmediatamente, le comuniqué al primer ministro que no habría restricciones económicas para el Ejército (...) Le dije desde muy al comienzo que no descartaría una estrategia militar por motivos de coste (Â…) unas opciones militares» eran «más caras que otras».

Los responsables de la comisión inicialmente decidieron que Brown testificara pasados los próximos comicios generales, que se celebrarán a más tardar el próximo 3 de junio, con la idea de no interferir en el desarrollo de la campaña, pero las presiones de la sociedad británica hicieron que el propio primer ministro pidiera comparecer antes de esa fecha.

La sociedad británica se opuso de manera abrumadora al conflicto de Iraq. Londres mantuvo desplegados en el territorio iraquí más de siete mil hombres, 160 de los militares murieron y cientos resultaron heridos.

La investigación que se lleva sobre la guerra en territorio iraquí evaluará la preparación de la invasión, la información de inteligencia usada para su justificación, el propio conflicto y la posguerra. El informe final de la pesquisa será publicado a finales de 2010 o principios de 2011.

FAMILIARES DE SOLDADOS BRITANICOS EXPRESARON SU IRA CONTRA TONY BLAIR

Los familiares de los soldados británicos muertos en Irak expresaron su ira contra el ex primer ministro Tony Blair, cuando comparecía ante la comisión que investiga la participación del Reino Unido en esa guerra.

«Querría que Tony Blair me mirara a los ojos y me dijera: ’Lo siento’. Pero no tiene agallas», afirmó Theresea Evans, cuyo hijo Llywelyn falleció en Irak en 2003, en el primer día de conflicto.

Esta madre recorrió 400 kilómetros, desde Llandudno, en el norte del país de Gales, para escuchar la declaración del ex primer ministro, pero reconoció que no esperaba respuestas sobre la muerte de su hijo.

Blair «no tiene sentimientos hacia nadie» y «no quiere venir a la misma habitación para enfrentarse a las familias», lamentó.

Las asociaciones que representan a las familias de los 179 soldados británicos muertos en Irak explicaron que Blair rechazó su solicitud para reunirse con ellos en el transcurso del día.

Las familias pueden seguir la audiencia a través de una conexión de vídeo en una sala anexa del centro de conferencias del corazón de Londres donde se llevan a cabo las audiencias.

Karen Thornton, de 47 años, que perdió a su hijo Lee en Irak en 2006, se declaró «muy enfadada» de ver de nuevo a Tony Blair en público, cuando había mantenido un perfil bajo desde que abandonó el poder en 2007.

Esta investigación «busca cubrir el caso», estimó mientras se fumaba un cigarillo durante una pausa de la audiencia.

«El 11 de septiembre no tiene nada que ver con nosotros», subrayó cuando Tony Blair comenzó a declarar. Blair aseguró que los atentados de Al Qaida contra Estados Unidos reforzaron su determinación de eliminar el riesgo que representaba el régimen de Saddam Hussein.

«Tiene este aire suficiente. Pero lo que quieren las familias al final es la verdad», destacó Karen Thornton.

Fuente: Telesur/InSurGente

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.