En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Génova 2001, la verdad contraataca

Diagonal Aragón(Chabier Nogueras/Redacción)

Sección:Informativa
Jueves 20 de mayo de 2010 7 comentario(s) 2488 visita(s)

Enlace original:

http://www.diagonalperiodico.net/aragon/Genova-2001-la-verdad-contraataca.html

Tras 11 horas de deliberación a puerta cerrada, 9 años después del asalto a la escuela Díaz en Génova durante la cumbre del G8 en 2001, el Tribunal de Apelaciones italiano ha impuesto 85 años de prisión a un total de 21 oficiales y cuatro agentes de policía, incluyendo la prohibición de ejercer cargos públicos por cinco años. La verdad y la alegría llenaron la sala de la Corte.

Veinte y cinco oficiales de policía italianos han sido finalmente condenados por falsificación en segundo grado y lesiones graves al ser declarados culpables por el asalto a la escuela Díaz, en Génova durante el G8 en 2001, el día después de la muerte de Carlo Giuliani, asesinado por los carabineros italianos. La escuela había sido ofrecida entonces por el ayuntamiento de Génova al Foro Social de Génova, organizador de la protesta, como residencia para quienes viajaron desde todas partes de Europa para participar en la movilización. Después de la irrupción violenta de un centenar de policías pertenecientes a la unidad móvil de Roma, dirigida por Vincenzo Cantantes, más de sesenta activistas de diferentes edades resultaron heridos, algunos de ellos de gravedad con fracturas cráneo encefálicas, lesiones y contusiones múltiples, hemorragias, perforación de pulmón y trauma craneal o rotura de dientes.

El fiscal general Pío Maquiavelo había solicitado al juez sanciones por más de 110 años de cárcel para los 27 acusados, sin la concesión de circunstancias atenuantes. La sección tercera de la Corte Penal de Apelaciones impuso la mayor pena a Vincenzo Cantantes, ex jefe de la unidad móvil, mientras que los ex jefes asistentes en Roma Miguel Ángel Fournier (el oficial de policía que en su día habló «de» carnicería mexicana ", arrepentido de lo que había sucedido) y Luis Fazio fueron absueltos gracias a la prescripción de sus delitos después de nueve años de proceso. Los delitos de difamación, detención ilegal y lesiones menores han prescrito.

Un siglo de penas para la policía

El jefe de policía dell’anticrimine Francesco Gratteri ha sido condenado a cuatro años, el ex comandante de la primera unidad móvil de Roma Vincenzo Cantantes a cinco años, el ex director adjunto John dell’Ucigos Luperi (actualmente en la Agencia de Información y Seguridad interna) a cuatro años, el ex jefe de la Digos de Génova Espartaco Mortola (vicario jefe, ahora asistente de Turín) a tres años y ocho meses, el ex diputado de la OCS Caldarozzi Gilberto a tres años y ocho meses. Dos agentes de policía, Pietro Troiani y Burgio Michael, acusados de introducir bombas molotov en la escuela para materializar la farsa por la que se acusó en un primer momento a las personas agredidas, fueron condenados a tres años y nueve meses. Todas las penas de los 13 policías condenados en Primera Instancia han sido endurecidas. En general, la suma de las penas alcanza el siglo.

La Corte revocó la sentencia anterior de Primera Instancia, por la que sólo 13 policías fueron condenados como autores de la masacre, con un total de 35 años y 7 meses, mientras que otros 16, la cúspide de la cadena de mando, fueron absueltos. Los fiscales Enrico Zucca y Francesco Albini Cardona había pedido en Primera Instancia a los 29 policías condenas por un total de 109 años y nueve meses de prisión pero fueron absueltos entonces los principales responsables de la cadena de mando: Francesco Gratteri, para quien se pidió una pena de 4 años y 10 meses; John Luperi al que se le pedía 4 años y 10 meses, Gilberto Caldarozzi con 4 años y seis meses de petición y Espartaco Mortola también con 4 años y seis meses de petición fiscal.

El fallo de la Corte de Apelación de Génova es definitivo. En la noche del 13 de Noviembre de 2008 cuando tuvo lugar el veredicto en Primera Instancia, la acusación civil recibió la decisión, al grito de «vergüenza, vergüenza». Esta pasada noche del 18 de Mayo de 2010, sin embargo, los abrazos y las lágrimas de alegría de numerosas personas llenaron la sala.

Un grito de satisfacción se levantó en la salón de juicios mientras los jueces leían la sentencia. Eran los gritos de muchas personas, particularmente británicas y alemanas que habían sobrevivido al ataque policial en la escuela. El periodista británico Mark Covell manifestó: «Esta mañana no me esperaba nada; es una decisión dramática que da fuerza y valor a muchos italianos y extranjeros que durante la cumbre del G8 sufrimos injusticias y fuimos golpeados, torturados y encarcelados.» Heidi Giuliani, madre de Carlo Giuliani, comentó que «la sonrisa de Zulkhe fue la mejor respuesta a la sentencia y que una decisión así de la justicia es siempre bienvenida en este país». Zulkhe es la activista alemana fotografiada en una camilla a la salida de la Díaz después de la paliza y cuya imagen fue portada en todo el mundo. Enrica Bartesaghi, presidenta de la Comisión «Verdad y Justicia» y madre de otra joven activista golpeada dijo: «Es increíble, no esperábamos esta sentencia, se vuelve a abrir un resquicio de confianza en el país; es un día único para los fiscales que intervenían; se reconoció la culpabilidad de la cadena de mando, de todos los que fueron responsables. El abogado Stephen Bigliazzi expresó su satisfacción por todos los abogados y abogadas de las personas asaltadas en la Díaz que ejercían como acusación civil y dijo:»Se confirma nuestra tesis de que los altos mandos policiales son los auténticos responsables de la operación".

Para el presidente de la PDL Partido de la Libertad, Fabrizio Cicchitto, esta sentencia «criminaliza a todo y a todos, y apoya la opinión anti-globalización más extrema que está totalmente en contra de las fuerzas del orden y que trajo como consecuencia un gran daño, moral y material, a la ciudad de Génova».

La policía detuvo en 2001 a 93 personas (de quienes 9 formaban parte del Movimiento de Resistencia Global de Zaragoza), todas ellas absueltas posteriormente de la acusación de asociación delincuente con fines de devastación y saqueo, resistencia agravada y tenencia de armas. Dos cócteles molotov fueron encontrados en su interior y presentados por las autoridades como parte de un arsenal de las personas detenidas (esta última acusación era fundamental ya que es el único caso que la legislación italiana prevé para una detención masiva sin orden judicial), sin embargo los jueces han resuelto finalmente que se introdujeron en la escuela por la policía para justificar su operación sangrienta y los arrestos posteriores.

El Foro Social de Génova denunció que durante el registro a uno de los dos edificios asaltados, que albergaba la sede de los medios de comunicación independientes y la de la oficina de asistencia legal, desaparecieron varios discos duros y ordenadores portátiles de los periodistas con las imágenes sobre las manifestaciones y los enfrentamientos, destinadas a la denuncia que el GSF iba a poner a las fuerzas del orden, lo que hacía sospechar que la acción estaba destinada a borrar pruebas. La asociación nacional de periodistas se posicionó como parte civil en la denuncia contra la irrupción a la escuela.

Las imágenes de cuerpos sangrantes, golpeados salvajemente dieron la vuelta al mundo aquel verano de 2001. Según la mayoría de analistas y protagonistas de aquellos trágicos sucesos, la violencia policial desatada, producto de la impotencia, pretendía hacer frente a un movimiento que no dejaba de crecer.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Génova 2001, la verdad contraataca

    24 de mayo de 2010, por Pablo

    Como ser humano me alegro de que la verdad de lo que pasó conste a todos los efectos y que las canalladas cometidas no queden ignoradas bajo capas de impunidad y olvido.

    Pero como libertario convencido no me alegro de que tenga que ser el aparato judicial del Sistema quien dictamine eso llevándonos así a «la alegría».

    Y como noviolento me alegro menos de que las personas culpables sean condenadas a años de cárcel. No creo en la cárcel como herramienta ni como solución de nada.

    El activismo practicado entonces en Génova pretendia -creo yo- criticar un determinado orden social y proponer otro. No caigamos en aprovechar -justificando así- determinados funcionamientos del Sistema cuando sus vientos soplan momentaneamente en nuestro favor.

    Saludos.



    • Génova 2001, la verdad contraataca

      26 de mayo de 2010, por Flydende By

      No estoy de acuerdo con este comentario. Yo creo que el objetivo de llevar todo esto a un juicio no es conseguir una condena de cárcel de los culpables (que seguramente ni siquiera cumplirán). Las luchas políticas dependen de la comunicación, de llegar a la gente. Y, en este caso, que se juzguen los atropellos cometidos es una forma de sacar a la luz lo ocurrido.

      Tampoco coincido con la visión de que la condena es fruto de que por alguna razón el Sistema momentáneamente nos haya favorecido. El sistema no es un ser arbitrario y todopoderoso, sino que está compuesto por personas capaces de decidir; y en este caso se ha conseguido que determinadas personas del aparato judicial consideren que se ha comentido una injusticia y se debe condenar a los culpables, lo cual también es algo a celebrar.


      • Génova 2001, la verdad contraataca

        27 de mayo de 2010, por Pablo

        Agradezco la opinión, y es bien cierto que tenemos puntos de vista diferentes y no coincidimos en las conclusiones. En esta otra opinión diferente a la mía, que respeto, no encuentro demasiados argumentos que se opongan o refuten a los que he expuesto más arriba. Si el objetivo no es meter a nadie en la cárcel no entiendo la necesidad llevar adelante un proceso judicial con peticiones de penas de cárcel. Si el objetivo es solo aprovechar el proceso (sin pretender encarcelar a nadie) para darle difusión a lo sucedido, pues entonces me parece una forma poco congruente, no demasiado limpia y contradictoria de darle difusión.

        Sobre la parte de si el Sistema puede ser en parte “no corrupto” porque está formado por personas, y puede tener funcionamientos “correctos” como se sugiere para este caso, vuelvo a repetir lo dicho. Depende de cual sea nuestra ideología. Si nuestra ideología es “reformista”, es decir, da por bueno el Sistema, el ordenamiento vigente, el cual sólo necesita de ciertas “mejoras”, lo que afirma Flydende tiene lógica. Pero si nuestra ideología es libertaria o revolucionaria, sin negar que pueda haber personas concretas buenas y honradas hasta en el infierno, conceder a ese Sistema que tratamos de superar la capacidad y la legitimidad para dictar lo que es justo e injusto, lo que está bien o mal, es enormemente contradictorio, y de hecho lo refuerza.

        Saludos


        • Génova 2001, la verdad contraataca

          29 de mayo de 2010, por Flydende By

          Lo que dices tiene sentido, y considero muy enriquecedor este tipo de debate, pero pienso que cuando entramos en las dicotomías de revolución/reformismo debemos hacerlo con cuidado.

          Aunque tu pensamiento sea revolucionario, tienes todo el derecho a exigir reformas concretas, no porque des por bueno al sistema, sino porque existan situaciones que consideres que por su inmoralidad deban cambiar inmediatamente. Igual de legítimo es exigir al Estado que retire sus tropas invasoras que exigirle que retire de las fuerzas de seguridad a criminales como los que actuaron en Génova.

          En este caso la forma de hacerlo ha sido utilizar las herramientas que ofrece el sistema. Sin embargo, no encuentro ninguna razón por la que ser revolucionario implique que debas renunciar a hacer uso de derechos civiles que se han obtenido tras cientos de años de lucha. Por lo menos mientras no tengamos fuerza para conseguir algo así mediante estrategias que mantengan su «pureza» libertaria.


          • Génova 2001, la verdad contraataca

            2 de junio de 2010, por Pablo

            Bueno, al final cada cual y en cada momento vamos realizando opciones guiados/as por nuestros principios y también por lo que entra dentro de nuestras humanas capacidades. No creo que haya caminos únicos y yo solo ofrecía mi punto de vista, que puede ser tan válido como el que propones tú.

            Lo que sí abundaría es en una cosa. Si de lo que se trata es de aprovechar puntualmente esas «herramientas que nos ofrece el mismo sistema», saber que tal cosa tiene un precio y un riesgo. No se trata de ser «puristas», que es la piedra con la que siempre se responde a quienes acusan de «reformistas», pero por un lado evitar dejarnos arrastrar a contradicciones de bulto que deslegitiman el resto de lo que hacemos (a mí ir de la mano de un abogado a un juicio a reclamar que alguien sea llevado a prisión me lo parece), y por otro lado evitar retroalimentar ese sistema bendiciendo sus mecanismos aunque «nos permitan ejercer derechos» por muy duramente - y supuestamente- conquistados que éstos hayan sido, dotándolo de legitimidad -como decía en el comentario anterior- para dictar el bien y el mal y además castigar ejemplarmente al «malo» (en este caso doblemente malo, ya que lo es tanto para nosotros/as como para el sistema).

            Disculpas por lo farragoso y lo repetido.






  • Génova 2001, la verdad contraataca

    22 de junio de 2010

    El mismo medio digital publicó el Domingo que el Tribunal de Apelaciones de Génova ha condenado a un año y cuatro meses de cárcel al ex jefe de la policía italiana, Gianni De Gennaro, como parte del proceso por la represión política de numerosos activistas del movimiento contra la globalización capitalista. El proceso por la violencia policial durante la cumbre del G8 de 2001 en Génova sigue dando sorpresas. Es una sentencia distinta a la ya comentada en este artículo. En la noticia se vuelve a destacar la brutal actuación de la policía en la Escuela Díaz, aquellos días.

    Actuación que por otra parte fue extensible a todo lo ocurrido en Génova con motivo de la Cumbre del G-8. Un joven fue asesinado por la policía en una de las manifestaciones, actuación que, quedó impune para los que la ejecutaron.

    La noticia también recuerda el valor del trabajo realizado por las entidades y abogados que han llevado el seguimiento de los procesos jurídicos.

    http://www.diagonalperiodico.net/aragon/Genova-2001-la-verdad-contraataca.html

    El valor de estas sentencias puede ser escaso. Es fácil suponer que haya indultos o nuevos recursos o mil maneras legales de eludir la prisión. Creo que si que tienen un valor político importante al traer a la actualidad unas movilizaciones que, por su envergadura, sus contenidos y su metodología, suponen una referencia importante para los movimientos sociales.



  • Cuatro policías condenados por arresto ilegal de dos zaragozanos

    14 de julio de 2010

    Cuatro policías condenados por arresto ilegal de dos zaragozanos

    Miércoles 14 de julio de 2010.

    Los policías italianos acusados de arresto ilegal de dos activistas zaragozanos en la plaza Manin de Génova tras la violenta represión política durante la cumbre del G8 de 2001, que habían sido absueltos en Primera Instancia, han sido condenados por la Corte Genova en recurso de apelación a cuatro años de pena de cárcel. Casi nueve años después de procesos se gana uno de los casos más singulares de los relacionados con el G8 de Génova por lo evidente de la mentira y el abuso policial.

    http://www.diagonalperiodico.net/aragon/Cuatro-policias-condenados-por.html



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.