En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

¡Que vuelva la mili!

Información + opinión sobre quien va a tener que fregar los váteres en el ejército español a partir de ahora.

Sección:Instituciones militares
Jueves 24 de junio de 2010 0 comentario(s) 1394 visita(s)

Que vuelva la «mili», por José Antonio VERA

Pensar que podíamos mantener un Ejército exquisito, en el que los soldados se dedicaran sólo a hacer maniobras y ejercicios de tiro, no ha sido sino una parte más de la quimera de nuevo rico en la que hemos vivido en los últimos tiempos. Desde siempre las FAS funcionaron como un todo en el que la tropa asumía las más diferentes tareas, en orden a su elemental supervivencia. Cuando se va a la guerra no puede andar uno pendiente de si llega el catering a tiempo o si la señora de la limpieza te hizo la cama como es debido.

Toda la vida hubo soldados que se ocuparon de la peluquería y la cocina, la jardinería y las letrinas. Y nunca pasó nada. El camino insostenible de la contratación externa nos llevó al absurdo de pagar a empresas de seguridad privadas por hacer el trabajo de patrulla en las academias militares. Bien es verdad que tal capricho, propio del Ejército de Gila, se inició en los tiempos pasados del Partido Popular y ahora la señora Chacón se ve ante el dilema de dar de baja a patrulleros o acabar con el dispendio que supone encargarle la limpieza y el catering a empresas externas. Como es lógico habría que optar por mantener lo primero prescindiendo de lo segundo, recuperando el espíritu cooperativo de la «mili», tan denostado otrora y tan necesario ahora.


El Ministerio estudia suprimir los contratos externos de limpieza en los cuarteles para ahorrar

Defensa vuelve a la «mili»: quiere que los soldados limpien su cuartel

Diego Mazón

La externalización se centra en la seguridad, en la limpieza y en la alimentación en los establecimientos.

MADRID- Las dificultades económicas por las que atraviesa el Ministerio de Defensa le están llevando a buscar cualquier resquicio por el que ahorrar unos euros que le permitan seguir adelante con las partidas más necesarias, como las de las misiones o determinadas renovaciones de material. Más allá del ahorro que van a suponer la bajada de sueldos de los militares y las medidas de ahorro energéticas, el departamento de Carme Chacón ha decidido sondear las posibilidades de recortar los servicios que están externalizados en los acuartelamientos, es decir, aquellos que prestan empresas privadas ajenas a las Fuerzas Armadas.

Actualmente, en manos de empresas privadas se encuentran los servicios de limpieza, el cátering y la seguridad de muchos cuarteles. En principio, según señalaron fuentes militares a este periódico, el único de los tres servicios que se ha planteado eliminar es el de limpieza de los acuartelamientos. Precisamente la externalización de todos estos servicios fue uno de los avances logrados con la llegada del Ejército profesional tras la supresión del servicio militar obligatorio, la «mili». El objetivo era que los militares se dedicaran exclusivamente a las tareas propias de su profesión y dejaran aquellas otras que no formaran parte de su trabajo como profesionales de las Fuerzas Armadas.

Pero la realidad económica aprieta y hay que buscar soluciones. A finales de 2009, la Subsecretaría de Estado de Defensa anunció la adjudicación de un contrato de servicio de limpieza en la estructura periférica del Ministerio de Defensa para los años 2010 y 2011 que en total sumaba un coste de 3.028.528 euros. Y eso sólo para la estructura periférica del Ministerio. En lo que va de año, los anuncios publicados en el Boletín Oficial del Estado respecto a los servicios de limpieza en diversos acuartelamientos e instalaciones dependientes del departamento que dirige Carme Chacón superan los 13.250.000 euros. En algunos de ellos se incluyen también los servicios de jardinería, pero no es una cifra nada desdeñable si tenemos en cuenta los recortes a los que está teniendo que hacer frente el Ministerio.

El presupuesto de este departamento se redujo de 2009 a 2010 en un 6,2 por ciento, lo que supone 480 millones de euros. Esto ha llevado por ejemplo a la Armada a dar de baja patrulleros porque el coste de su mantenimiento hacía que fuera menos rentable mantenerlos que prescindir de ellos; el recorte obligó al Ejército de Tierra a tener parado más de la mitad de su parque móvil; al Ejército del Aire a minimizar los vuelos para ahorrar combustible; a las Fuerzas Armadas en general a reducir el número de ejercicios de entrenamiento y maniobras para recortar costes de personal; incluso la Secretaría de Estado ha tenido que renunciar a firmar ahora el contrato para el vehículo 8x8 que tenía previsto porque el presupuesto se dedica principalmente a personal y misiones en el exterior.

El sondeo de Defensa no tiene fácil ejecución, puesto que hay contratos ya firmados para este año y el que viene, por lo que, según las fuentes consultadas, sería prescindir de nuevos contratos de limpieza de los acuartelamientos. De otra manera tendría que romper los contratos que tiene ya firmados y debería pagar la indemnización correspondiente.

Cuarto jefe de prensa para la ministra

- La ministra de Defensa, Carme Chacón, estrena un nuevo jefe de comunicación para su Departamento, después de que el 30 de abril Georgina Higueras abandonara la Dirección General de Comunicación de dicha cartera, tras su supresión por el Gobierno dentro del plan de austeridad.

- Desde entonces, la dirección de comunicación quedó vacante, hasta la semana pasada, cuando fue presentado como nuevo jefe de prensa Gregorio Martínez González, el cuarto jefe de prensa de Chacón, si bien no tiene oficialmente el rango de director general, sino de subdirector, tal y como publicó ayer el BOE.

- Desde que Chacón llegara hace dos años al Ministerio, se han producido varios cambios al frente de la Dirección de Comunicación. Primero estuvo varios meses al frente Germán Rodríguez, que pasó a ser su asesor parlamentario; le siguió Sergio Sánchez y, por último, Georgina Higueras. Con anterioridad a este cambio, ejercía como subdirector general de la comunicación Miguel Ángel Rodríguez, a quien no conocían ni siquiera los propios periodistas.

- Actualmente el equipo de prensa de la ministra, después del reajuste, estaba formado por Lula Gómez, que ejerce como «número dos» desde que llegara a Defensa en septiembre de 2009, y por Juan Carlos Morales, así como por personal civil y militar.

Diario La Razón

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.