En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Los afganos vivirán tan bien como los iraquíes

Isaac Rosa, Público

Sección:Afganistán
Domingo 4 de julio de 2010 0 comentario(s) 1179 visita(s)

“El terreno humano es decisivo: hay que hacer todo lo posible para proteger a la población y reducir la pérdida de civiles al mínimo absoluto.” -David Petraeus, Comandante en Jefe de la OTAN en Afganistán-

¿Podemos seguir llamando guerra a lo de Afganistán? Tras casi nueve años se ha convertido ya en la más larga en la historia norteamericana, superando a la de Vietnam. Continúan los combates, los muertos (propios y sobre todo ajenos) y el pozo sin fondo donde se han fundido miles de millones de dólares. Las perspectivas no sólo excluyen una victoria a corto plazo, sino que contemplan un empeoramiento, como acaba de advertir el general Petraeus al hacerse con el mando. De hecho, el pasado junio ha sido el mes con más muertos para la OTAN desde 2001, y para este año pronostican un 25% más de bajas.

Por eso insisto en la pregunta: ¿sigue siendo una guerra? Que no es una operación de reconstrucción o de defensa de la democracia, como pretende el gobierno español cada vez que envía nuevas tropas, es evidente. Pero tampoco es ya una guerra como tal, sino más bien una ocupación militar indefinida que se justifica por la continuación de la guerra. Lo importante no es tanto ganar la guerra (lo que implicaría la vuelta a casa en algún momento), sino seguir allí, aunque sea en combate permanente, hostigados por la insurgencia, y lanzando operaciones espectaculares que tal como recuperan terreno lo pierden, de victoria en victoria hasta la derrota final.

Ahora ha llegado un nuevo responsable militar, el celebrado David Petraeus, y su primera promesa ha sido la de proteger a la población. Exactamente lo mismo que prometió su predecesor, McChrystal, hace un año, y que si bien ha reducido los ataques masivos indiscriminados, no ha impedido que la población civil siga sufriendo.

Petraeus lleva al cuello la medalla de pacificador de Irak. El hombre que ganó la guerra iraquí, dicen los suyos. Pues vale, ya saben los afganos el futuro que en el mejor de los casos les aguarda: seguir los pasos de Irak, un país violento y corrupto donde hoy muere una media diaria de diez civiles en atentados y enfrentamientos. Y donde, por cierto, continúan varias decenas de miles de soldados estadounidenses, pese a las publicitadas retiradas de tropas.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.