En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Inteligencia militar

Ignacio Escolar

Sección:Documental
Jueves 22 de julio de 2010 1 comentario(s) 1681 visita(s)

El artículo de hoy no lo escribe el arriba firmante. Ignacio Escolar ha sido sustituido por un redactor del cuerpo de reporteros zapadores del Ejército, este aguerrido sargento que desde aquí se presenta y que cobra una tercera parte del sueldo del hasta ayer columlisto. Si yo no se lo digo, ustedes ni lo notan; y les garantizo que este texto es igual de seguro que el de ayer, y mucho más barato. Por el mismo precio, les pongo una cita culta, y así después se la recitan a sus amistades: “Yo no tengo la culpa de que la vida se nutra de la virtud y del pecado, de lo hermoso y de lo feo” (Benito Pérez Galdós).

La orden de reemplazo, inexcusable ante la displicencia del antipatriota Escolar, que ni siquiera hizo la mili ni acabó la carrera, está firmada por el ministro de la cosa, que, desde ayer, tampoco es el ministro: ha sido sustituido por un coronel, que también cobra la tercera parte, sabe deletrear la palabra austrohúngaro y corre los 100 metros en 12 segundos. Bueno, bonito y barato.

El nuevo ministro ha sido nombrado por el presidente del Gobierno, que tampoco es el que ustedes recuerdan. Ayer fue reemplazado por un general de tantas estrellas como un cielo despejado. El nuevo presidente cunde más de lo que cuesta, sabe contar hasta cien, sabe preparar gazpacho. Cumple igual, y más barato. Acaba de jurar el cargo ante el rey, a propuesta unánime del Congreso de los Diputados. El rey sigue siendo el mismo, que a veces lo barato sale caro. Pero el Parlamento ha sido reemplazado por un grupo de oficiales de la Acorazada Brunete. ¡Ya verán cómo lo notan! A partir de este momento, no habrá más escaños vacíos ni colapso parlamentario ni ausencias sin parte médico de sus puestos de trabajo.

———

P.D. Puede que los controladores sean más malos que el cáncer, pero más miedo me dan algunas quimioterapias.

http://www.escolar.net/MT/archives/2010/07/inteligencia-militar.html

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Inteligencia militar, paradigma de oxímoron.

    22 de julio de 2010, por Truman Show

    Ignacio, te doy la razón. Este artículo parece haber sido escrito por un sargento chusquero, o incluso por nuestro Capitán General. De todos modos, no debes sentirte culpable por no haber terminado tu carrera: la calidad literaria del texto no hubiera variado significativamente. Ya sabes que “QUOD NATURA NON DAT, SALMANTICA NON PRAESTAT”. (Se la puedes recitar a tus amigos).

    Pero aún puedes redimirte de no haber hecho la mili alistándote voluntario para la guerra de Afganistán.

    De todos modos, deseo aportarte algunas correcciones que te ayuden a pulir el texto:

    1.- La palabra que los coroneles saben deletrear, y que es sinónimo de su condición y rango, no es “austrohúngaro” sino “australopiteco”.

    2.- “Cosa” puede significar desde “asunto” hasta “pilila”. Usa “guerra”. Osea, “ministro de la guerra”.

    3.- No uses coletillas, como “bueno, bonito, barato”. Resta elegancia y originalidad al texto. Sería más preciso utilizar: “bobo, bruto y borracho”.

    Sigamos.
    Debes mejorar tu estilo literario pues, aunque citas a Galdós, da la impresión que no has pasado de “Alatriste”.

    El contenido tampoco es novedoso:
    Reclamas un Golpe de Estado militar. Con Su Majestad a la cabeza y nombrando a dedo a militares de muchas estrellas – y pocas luces- para las funciones de gobierno. Nada que no haya sido ya previsto por los oligarcas, caso de peligrar sus privilegios. (¿23F?)

    La Historia nos lega magníficos ejemplos de la excelente gestión económica de las dictaduras militares para las clases dominantes, y su brutal repercusión entre las clases populares.

    Pero bueno, aquí todos somos testigos de la insuperable eficacia y economía del ejército en tareas propias de la sociedad civil, tales como la extinción de incendios, limpieza de costas, reparto de ayuda humanitaria en el tercer mundo,etc. Las cifras cantan, al menos para “quien sepa contar más de cien”.

    De cualquier forma y a pesar de mis comentarios jocosos, no te desanimes. Si estás buscando tu sillón en la Real Academia de la Lengua, con tu escrito, estás remando en la dirección correcta. Otros, con similares ideas y aún menos talento, ya lo tienen.

    Saludos.



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.