En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La OTAN mató a 52 civiles afganos en un bombardeo hace tres días

La mayoría de los fallecidos eran mujeres y niños.

Sección:Afganistán
Martes 27 de julio de 2010 1 comentario(s) 1622 visita(s)

público

La OTAN mató hace tres días a 52 civiles afganos, muchos de ellos mujeres y niños en un ataque con proyectiles en la provincia sureña de Helmand.

Aunque al principio no se sabía con seguridad la autoría, el presidente afgano, Hamid Karzai, ha asegurado este lunes que fue la fuerza ISAF de la OTAN.

De momento, la OTAN ha abierto una investigación para esclarecer los hechos, dijeron fuentes de la Alianza a Efe.

La alianza ni confirma ni desmiente por el momento las palabras del presidente afgano. "Hay una investigación en curso sobre los hechos y de momento no hay evidencias que confirmen las acusaciones", han señalado las mismas fuentes.

El portavoz adjunto del Gobierno de Helmand, Abdul Rahim, relató que dos cohetes cayeron sobre una gran vivienda donde se encontraban varias decenas de civiles que habían huido de los combates en la zona.

Gran ofensiva

El suceso tuvo lugar hace tres días en el distrito de Sangin, situado en Helmand, provincia en la que las tropas internacionales lanzaron una gran ofensiva con miles de efectivos el pasado mes de febrero.

Entonces, un grupo de civiles se apiñaron en una vivienda de adobe para huir de los enfrentamientos entre las tropas de la Fuerza Internacional para la Asistencia a la Seguridad (ISAF) e insurgentes talibanes, dijo Siyamak Herawi a Reuters.

Lugareños citados por la agencia de noticias afgana AIP denunciaron hace dos días que varios civiles perdieron la vida o resultaron heridos en un ataque de helicópteros de la OTAN la noche anterior.

El mismo día, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), dijo estar al tanto de estas "acusaciones" pero aseguró no tener "información operativa relacionada con este supuesto suceso".

Filtración de documentos

La muerte de civiles es una de las mayores preocupaciones para el Gobierno afgano, según insistió hoy en rueda de prensa el principal portavoz presidencial, Wahid Omar, quien no se refirió al suceso de Helmand.

El portavoz se hizo eco de la filtración de unos 90.000 documentos militares estadounidenses a la organización Wikileaks, que entre otra información incluye casos de civiles muertos que no se habían hecho públicos.

Un total de 1.074 civiles murieron en el primer semestre del año víctimas de la guerra afgana, un aumento del 1,3% respecto al mismo período del año anterior, según datos de la organización independiente Afghanistan Rights Monitor (ARM).

La ARM achaca a los insurgentes talibanes 661 de las muertes civiles del semestre y atribuye a la ISAF 210, una "reducción considerable" gracias a las "restricciones impuestas en el uso de bombardeos aéreos".

Fue el recientemente destituido general Stanley McChrystal, jefe de las tropas internacionales entre el verano de 2009 y de 2010, quien impuso estas normas para disminuir las víctimas civiles, algo que despertó recelos entre una parte del contingente militar.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • La Barbarie como grandioso espectáculo del Régimen.

    28 de julio de 2010, por Truman Show

    Quinto Festival Aéreo en la playa y bahía de Gijón

    Miguel Ángel Llana

    La policía municipal dice que lo presenciaron medio millón de personas, casi el doble de la población local, casi la mitad de Asturias. El protagonista del espectáculo es el Ejército y desde luego no se trata de una simple exhibición de acrobacia porque estos aviones no son inofensivos, son aviones de guerra y ya sabemos para qué sirven.
    El montaje institucional y mediático estremece; nada tiene que ver con la apariencia lúdica de una mañana de verano de sol y playa. A lo largo de los dos kilómetros de paseo que bordea la playa, cada veinte metros, unas banderolas de Cajastur -en vías de privatización- colocadas sólo para el Festival, miles de sombreros también de Cajastur, una megafonía desde la que se arengaba al público que en un día soleado con o sin aviones abarrotaría la playa y las zonas veraniegas y, también, toda clase de policías y de autoridades civiles y militares.
    En el Náutico, al lado del mar, un camión especialmente diseñado para estas exhibiciones con una cabina emuladora de estos vuelos estaba a disposición del público para que, en tandas de 14 personas, fueran cómplices conscientes o inconscientes durante ocho minutos de lo que es una misión aérea de momento incruenta. En el camión figuran los anagramas de Repsol y del Corte Inglés y unas imágenes marketing del Ejército con el eslogan "Vuela con nosotros".
    A todo este ambiente de euforia habría que sumar los comentarios del locutor que a través de la megafonía en un lenguaje pseudo técnico hablaba de "formación en pescadilla", en "espejo", "avión táctico", “Patrulla Águila”, de "nuestro Ejército" y, añadía, que todo se desarrollaba en un ambiente de "camaradería", de "compañerismo", en cada acrobacia pedía un fuerte aplauso para los pilotos. Algunos aplaudían y hasta saludaban con la mano una y otra vez como si los pilotos pudieran oír o ver los aplausos y víctores, pero el objetivo estaba logrado, la admiración de lo que aparentan ser acrobacias cuando no son más que los mismos o parecidos entrenamientos de guerra y para la guerra, porque se trataba de hacer pasar por acrobacias, que sin duda lo son, lo que está destinado al belicismo, a la guerra. Porque si de un entrenamiento profesional se tratara qué hacen encima de la gente buscando su complicidad, mejor se irían lejos de la ciudad al desierto o a alta mar sin arriesgar a que un accidente provoque una catástrofe. Pero no, ha de ser encima de nuestras cabezas para que su estruendo nos entre bien y hasta el fondo de nuestra conciencia para que digamos amén y además hasta con admiración por su supuesta valentía. En numerosas ocasiones sobrevolaban espacios abarrotados de gente y hasta los propios edificios de la ciudad, hay que impresionar, puntúa.
    Este juego y diversión para pequeños y mayores no es inocente. Estos aviones son muy poderosos, suben y bajan en vertical, hacen bucles, vuelan haciendo giros, todas estas filigranas son realmente una maravilla tanto de la técnica como del entrenamiento. ¡Yo quiero ser piloto! dirá cualquier niño o cualquier adolescente, pero lo que no sabe, se enterará demasiado tarde, es que estas acrobacias son las que se utilizan y están pensadas para poder transportar y lanzar cualquier mortífera carga, para matar, porque para otra cosa no sirven estos aviones tan veloces y aerodinámicos que parecen tan hermosos.

    Y esto es lo que estremece del montaje institucional, porque sin duda el ambiente creado es el adecuado para mentalizar y configurar la moral y la ética de los que distraídamente toman el sol en la playa, se bañan o simplemente pasean. Las acrobacias se admiran, emocionan, pero esto no es un circo, debajo hay otro mensaje tenebroso no confesado. El Ejercito no es ningún circo, no hace circo aunque lo parezca, sólo hace la guerra y la hace contando con la inconsciencia que fomenta y simula con estas exhibiciones.

    Pero no sólo estremece esta parte del montaje, sino también el rancio mensaje de patrioterismo y de nacionalismo derechista del animador de la potente megafonía. Los paracaidistas cerraron el espectáculo, el último se lanzó con una bandera de 60 metros cuadrados y 20 kilogramos de peso, decía con énfasis el locutor, que ondeó durante los minutos de su caída para posarse en el espacio previamente acordonado de la playa.

    A partir del domingo, después de este espectáculo, cuando nos digan que nuestras fuerzas armadas están en alguna misión, por supuesto siempre de paz, hemos de creer que la paz así diseñada es hermosa, tanto como los vuelos, las acrobacias de estos aviones y lo visto en el simulador. Pero no, comencemos por olvidar que esto no trata de ningún ejercicio de habilidades inocentes, sino que todo el montaje está concebido premeditadamente para cautivar criterios y para conformar las conciencias.
    Es algo más perverso todavía que lo relatado en “B-52”, la obra de teatro [1] estrenada hace un par de meses en Avilés y Oviedo en la que una tripulación de cinco engreídos pilotos realizan una misión, que para ellos es de rutina, hacia Iraq. Su trabajo es tan aséptico como insulsas o estúpidas son sus preocupaciones a bordo. El vuelo que realizan es una simulación, como la patrocinada por Repsol y el Corte Inglés, la palanca que activa la descarga de las mortíferas bombas queda relegada, ni siquiera forma parte de las preocupaciones de la tripulación, la tragedia que tan alegremente acarrean no lo es a 30.000 pies, para la tripulación el drama es ajeno e inexistente, queda muy abajo y como ellos está tan altos, las víctimas ni lloran ni sangran, carecen de rostro o eluden ponérselo.

    Valientes soldados, valiente ejército, valientes autoridades que envenenan a niños, jóvenes y mayores con exhibiciones obscenas, terroristas, salvo que no sea terror lanzar bombas sobre la población. Porque parece que si las bombas pesan más de 100 kilos o mejor, si pesan una tonelada o varias toneladas eso, como no está al alcance de los "otros", ya no es terrorismo, no lo es porque "nosotros" no somos ni radicales ni islamistas, disfrutamos de impunidad bíblica ilimitada, somos lo que está bien visto, cristianos y siervos del capital, una ruina social.
    [1] La obra “B-52”. Travesura militar en dos actos, escrita por Santiago Alba Rico, fue representada por la compañía “El Perro Flaco Teatro” que dirigen David Acera y Sonia Vázquez.

    www.rebelion.org



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.