En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Revueltas de hambrientos en Mozambique

Einar Schlereth - Trad. por Javier Fernández Retenaga para Tlaxcala

Sección:Represión
Miércoles 8 de septiembre de 2010 0 comentario(s) 1259 visita(s)

Desde hace días nos llegan por la prensa informaciones sobre revueltas de personas hambrientas en Maputo, la capital de Mozambique. La razón se encuentra en el enorme incremento del precio de los alimentos (también ha subido el precio del agua y la electricidad), con una ascenso del 30% en el caso del pan. El Gobierno echa la culpa a la pobre cosecha de este año en todo el mundo.

Ciertamente, los incendios en Rusia, las inundaciones en China, y sobre todo en Pakistán, así como la ola de calor en todo el mundo, han reducido considerablemente las cosechas. Rusia se ha visto obligada a dar orden de detener por completo las exportaciones de cereales. Y, naturalmente, los tiburones de la bolsa y los gigantes de la alimentación han aprovechado de inmediato la ocasión para subir los precios de manera drástica, incluso antes de conocer la cuantía real de la cosecha.

En un país como Mozambique, donde el 70% de la población vive bajo el umbral de la pobreza, un 54% está en paro, el 16% tiene SIDA y los ingresos medios de los pobres no pasan de los 37$ mensuales, el aumento de los precios tiene para éstos consecuencias catastróficas. En sus estómagos no hay sólo hambre, también ira. Y eso pone en aprietos a cualquier Gobierno.

Lo único que se les ocurre es recurrir a los medios ya conocidos: lanzar al ejército sobre los más pobres de los pobres. Tres días después había ya al menos diez muertos —entre ellos algunos niños— y más de 400 heridos. La policía utilizó fuego real desde el primer día. Ante las críticas se ofreció la disculpa de que las balas de goma se habían acabado, por lo que tuvieron que utilizar fuego real. Impresionante.

La culpa, por descontado, es de los manifestantes, pobres diablos. No habían pedido permiso para manifestarse y saquearon comercios. Está claro que la moral queda a un lado cuando no hay nada que comer.

Y no es que no hubiera dinero para calmar al menos el hambre extrema de los pobres. Millones de dólares se ponen regularmente a disposición del ejército para la adquisición de armas modernas, aun cuando Mozambique no tiene ningún enemigo. ¿Para combatir contra quién se arma entonces el ejército? Contra el pueblo, naturalmente. Los ejércitos demuestran siempre más valor contra manifestantes desarmados. Y el Gobierno se muestra inflexible: el aumento de precios no tiene vuelta atrás.

Hacer la cola delante de las panaderías

Hasta ahí no habría nada de particular. Pero, piensan algunos, ¿no es Mozambique un país socialista? Lo fue, lo fue tiempo atrás. Al menos sobre el papel. El FRELIMO, que protagonizó la lucha por la liberación —al principio bajo la dirección del brillante Mondlane, luego asesinado por la CIA como medida precautoria— continúa todavía en el poder, pero con el tiempo se ha transformado en un partido burgués y corrupto. Algo ya conocido, ¿no es así? Ciertamente, la CIA y el Gobierno sudafricano del apartheid hicieron todo lo posible para que se produjera esa transformación. Sobre todo organizando y armando a una “contra”, el tristemente célebre RENAMO, que durante 15 años luchó despiadadamente contra el FRELIMO (cuya ética dejaba también mucho que desear). Al final se llegó a un poco transparente acuerdo que dio lugar a un Gobierno conjunto.

No obstante, parece difícil de entender que una persona como el actual presidente, Armando Guebuza, antiguo soldado del FRELIMO, ordene disparar contra personas hambrientas. Aunque sólo si no se sabe que Guebuza es ahora un millonario con múltiples intereses comerciales. A mediados de los 80, el FRELIMO dio el funesto paso de abrir el país al gran capital internacional, que ambicionaba los yacimientos de petróleo y gas, así como los ricos recursos geológicos del país. Hay cientos de ejemplos en el mundo que muestran a dónde lleva esto: al recorte o eliminación de las subvenciones a los bienes básicos y al abandono de la educación y la atención sanitaria, todo con el objetivo de mejorar el “clima de inversión”, en la bonita expresión al uso.

Por fortuna, también hay abundantes ejemplos que muestran que la codicia de los capitalistas les lleva a tensar demasiado la cuerda, no dejando al pueblo otra salida que la revolución. Pero ésta sólo tiene sentido cuando quienes se ponen al mando se toman en serio la miseria del pueblo, sus penas y preocupaciones. Un mando que sea también consciente de la fortaleza del adversario. Pues éste no se encuentra únicamente en el Gobierno nacional, sino también en la Internacional del capital, con base en EE. UU. Éste es bien consciente de los peligros que acechan tanto dentro como fuera del país. De ahí que se fundara no hace mucho tiempo el USAFRICOM —con sede en Stuttgart, Alemania—, una de las seis divisiones del USCentcom (Mando Central Estadounidense). Ejemplos como Iraq, Afganistán o Pakistán dan muestra de lo que son capaces. Por otra parte, la resistencia de Iraq y Afganistán han convertido a EE. UU. en un gigante con los pies de barro, ya incapaz de sostener largas guerras en tantos frentes. Entretanto, continúan en Mozambique las manifestaciones y las huelgas, y quizá el Gobierno de Maputo se lo piense mejor.

Por último, unas palabras para aquellos que participaron en las numerosas manifestaciones de los 60 y 70 en favor del FRELIMO. Creo que no hay razones para el arrepentimiento. La causa era justa: el fin del secular colonialismo portugués. Que el Gobierno revolucionario no consiguiera alcanzar la independencia económica, además de la política, es ya otra historia.

Más información aquí, aquí y sobre todo aquí.

Epílogo provisional

Hoy, 7 de septiembre, después de que trece personas murieran en las revueltas de los últimos días contra el aumento del coste de la vida, el Gobierno mozambiqueño ha rectificado la decisión de incrementar el precio del pan, según ha dado a conocer el ministro de Planificación, Aiuba Cuereneia. Tras una reunión de crisis del Consejo de ministros, Cuereneia ha leído un comunicado gubernamental en el que se dice que “El Gobierno ha decidido... continuar subvencionando el pan y mantener así su precio en el nivel anterior”. El Gobierno rectificará también algunas subidas en los precios del agua y la electricidad, e intentará “reducir gastos públicos a fin de reservar fondos para subvencionar bienes básicos”, añadió el ministro. Tras varios aumentos de precios, el anuncio de la subida del precio del pan provocó el miércoles manifestaciones y revueltas en los barrios pobres de Maputo, que el viernes y el sábado se extendieron a otras ciudades del país. En los enfrentamientos la policía utilizó contra la multitud fuego real, con el resultado de trece muertos y más de 400 heridos. (Fuente: AFP)

Fecha de publicación del artículo original: 07/09/2010

Fuente: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=1291

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.