En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

«Hay que prohibir de inmediato la venta de endosulfán e indemnizar a los campesinos»

Un plaguicida fabricado por Bayer contamina la soja en Brasil

Sección:Medio Ambiente
Lunes 13 de septiembre de 2010 1 comentario(s) 1368 visita(s)

En el sur de Brasil, la cosecha de soja de pequeños agricultores ecológicos está siendo contaminada con endosulfán, un plaguicida de alto riesgo. Este veneno lo comercializa, entre otras empresas, la alemana Bayer CropScience. Bajo la presión de la opinión pública, Bayer ha asegurado que dejará de vender endosulfán como muy tarde a finales de año –evidentemente, para tener tiempo de dar salida a sus existencias—.

Philipp Mimke, miembro de la Coordinación contra los peligros de BAYER, ha declarado: «Exigimos a Bayer que detenga de inmediato la venta de endosulfán. Además, deberá indemnizar a los campesinos ecológicos de Capanema. Sencillamente, es imposible no correr ningún riesgo con la exposición a productos tóxicos como el endosulfán, de manera que el productor debe asumir la responsabilidad sobre sus consecuencias».

En estos últimos años, la contaminación por plaguicidas ha aumentado considerablemente alrededor de Capanema. Obviamente, la culpa de esto no es de los agricultores ecológicos, que no utilizan ningún producto químico, sino del empleo masivo de endosulfán en las plantaciones vecinas. Grandes cantidades de esta sustancia tóxica se evaporan y se depositan posteriormente sobre los campos limítrofes. Las estrictas normas de la agricultura ecológica prohíben vender la cosecha en esas condiciones, lo cual lleva a la ruina a los agricultores.

En consecuencia, los pequeños campesinos de Capanema han emprendido una iniciativa para pedir al gobierno brasileño que prohíba de inmediato tres productos tóxicos: el endosulfán, el paraquat y el metamidofós. El año pasado Brasil importó 2 000 toneladas de endosulfán. Sólo en la comunidad de Capanema se han utilizado más de cinco toneladas, el doble que en los años anteriores. «Brasil se ha convertido en un auténtico basurero. Todos los plaguicidas problemáticos que no se pueden vender en ningún sitio vienen a parar aquí», denuncia Rosany Bochner, toxicóloga del instituto brasileño Fiocruz.

La empresa suiza de comercio justo gebana ha analizado la soja cultivada ecológicamente en Capanema y ha encontrado 0,05 ppm de endosulfán, cantidad sin duda muy por debajo del límite legal de 0,5 ppm, pero no obstante demasiado elevada para un producto ecológico. Los campesinos que cultivan sus campos siguiendo estrictamente las normas de la agricultura ecológica pierden así su medio de subsistencia. Por este motivo, gebana ha lanzado la campaña «Chega», que significa «¡Basta!».

El endosulfán está prohibido en 60 países, y en Alemania desde hace 20 años. Sin embargo, Bayer sigue exportando su plaguicida. Este producto también se fabrica en China, India e Israel. Actúa atacando el sistema nervioso y los riñones, altera la circulación sanguínea y continuamente está provocando nuevas muertes. El 99% de los accidentes relacionados con el endosulfán se producen entre l@s trabajador@s agrícolas del «Tercer mundo», ya que no disponen de las prendas protectoras necesarias ni entienden las advertencias impresas en el envase del producto. Si este producto se incluyera el año que viene en la lista del Convenio de Estocolmo, quedaría prohibido en el mundo entero.

Puedes firmar la petición en el sitio web http://www.chega.org

Mira también: Se insta a Bayer a retirar del mercado los peores plaguicidas

Fuente: http://www.cbgnetwork.org/3505.html

Fecha de publicación del artículo original: 08/09/2010

Traducido por Ana Atienza.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Hay que prohibir de inmediato la venta de endosulfán e indemnizar a los campesinos

    6 de septiembre de 2011, por Sof

    Estaría bueno que no se prohíba este tipo de plaguicida solamente alrededor de los productores orgánicos. Es un paso, pero se debe frenar esta locura en todos lados... y lo mismo con otros productos, como el glifosato de sodio que está haciendo desastres en los países productores de soja transgénica... sólo para darle dinero a Monsanto!


Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.