casco insumissia fusil roto

Entrevista a Kenneth O’Keefe, ex marine, antimilitarista y antiimperialista

El derecho al veto constituye un insulto para la comunidad internacional

El derecho al veto constituye un insulto para la comunidad internacional

Por Kourosh Ziabari

Kenneth O’Keefe es un ciudadano del mundo. Como antibelicista y empresario social, renunció a su nacionalidad estadounidense el 1 de marzo de 2001; más adelante, el 7 de enero de 2004 quemó su pasaporte en señal de protesta por el imperialismo de Estados Unidos y exigió la retirada inmediata de las fuerzas de ese país destacadas en Iraq. O’Keefe es un ex marine que sirvió en la Guerra del Golfo Pérsico de 1991 y que posteriormente denunció el uso de uranio empobrecido por parte de EE.UU. como un crimen contra la humanidad.

O’Keefe ha participado en importantes movimientos antibelicistas y fue director de la Acción de Escudos Humanos para Iraq. Fundó un grupo de activistas que viajó a Iraq para actuar como escudos humanos con el fin de evitar que las tropas de la coalición dirigidas por Estados Unidos bombardearan ciertos lugares durante la invasión de Iraq en 2003.

En 2004, O’Keefe fundó una asociación denominada "Misión Fuerza P10K", compuesta por un grupo de 10 000 occidentales que trataron de actuar como observadores internacionales en los territorios palestinos ocupados y de contribuir a la paz con Israel.

En otoño de 2008 fue capitán y primer oficial en el “Movimiento Libertad para Gaza”, acción directa en la que 46 personas consiguieron romper el asedio israelí sobre Gaza.

O’Keefe fue uno de los activistas internacionales por la paz que iban a bordo de la Flotilla de la Libertad para poner fin al bloqueo de Israel sobre la Franja de Gaza.

He tenido ocasión de reunirme con Kenneth O’Keefe para mantener una entrevista detallada en la que ha respondido a mis preguntas sobre su visión antiimperialista, el futuro del conflicto entre Israel y Palestina, la controversia internacional permanente sobre el programa nuclear iraní, las hostilidades crónicas entre Estados Unidos e Irán y sus experiencias en la misión de la Flotilla de la Libertad.

Kourosh Ziabari: Como antiimperialista, ¿de dónde cree que surge el enorme poder imperialista estadounidense? Estados Unidos es un país con menos de 400 años de historia; sin embargo, ha conseguido transformar el orden internacional, ha dominado a los países menos poderosos de todo el mundo y ha revolucionado las ecuaciones políticas internacionales. ¿Cómo ha podido conseguirlo?

Kenneth O’Keefe: El mundo está lleno de ilusiones que los ricos y los poderosos utilizan para manipular y controlar a la gente. La mayor ilusión, y también aquella cuyas consecuencias son más devastadoras, es que el pueblo estadounidense, al igual que el israelí, el británico y muchos otros, votan para elegir sus gobiernos y les exigen responsabilidades. Los que realmente manejan a los gobiernos son ese puñado de poderosos que controlan los sistemas bancarios, las grandes corporaciones multinacionales y, por supuesto, los medios de comunicación. Si miras más allá del rostro de los presidentes, de los primeros ministros y de los políticos, verás que la forma de actuar de estos gobiernos sigue siendo prácticamente la misma, independientemente de quien "lidere" estos países. Dichos "líderes" no responden ante el pueblo al que han prometido servir, sino ante otros que se quedan entre bastidores.

Las necesidades estratégicas claves que tienen que cubrir estas personas y entidades para conservar su poder son:
1) Mantener al pueblo ignorante y sin influencia.
2) Mantener al pueblo dividido. Realizan sus conquistas dividiendo al pueblo, no dándoles jamás la oportunidad de unirse, fomentando constantemente la guerra a base de enfrentar a las masas entre sí.

Este sistema lleva milenios bajo el control de las mismas familias, y se ha manipulado al pueblo para irle guiando hacia un estado colectivo de demencia. A lo largo de este trágico proceso han ido surgiendo y desapareciendo imperios, de manera que cada uno de ellos ha dado paso al siguiente. Estados Unidos es simplemente el último país que se ha incorporado a este patrón repetitivo, y caerá al igual que cualquier otro imperio. Sin embargo, los poderes que lo respaldan, los que controlan la banca, los gobiernos y la propaganda seguirán estando ahí e impulsarán al siguiente imperio, con lo que se repetirá este patrón.

Continuamente miramos los rostros que nos presentan estos poderes, y que no son más que títeres en la práctica. Los poderosos permanecen ocultos, con muchas capas de separación entre ellos y el pueblo, y poseen un intrincado y complejo sistema legal para protegerles y esconderles. Esta conspiración se ha calificado de "teoría" en Occidente, y se hace todo lo posible por marginalizar y ridiculizar a las personas que explican correctamente cómo funciona el mundo. Mientras este sistema y los que están detrás de él no salgan a la luz, seguiremos en nuestro ciclo de autodestrucción y dirigiéndonos hacia un Armagedón nuclear. El arma más poderosa que tenemos es la verdad, y hasta que no podamos aprovechar toda su fuerza, no podremos tener justicia y paz en este mundo.

KZ: ¿Cómo es posible resistirse al imperialismo estadounidense cuando la mayoría absoluta de los estados poderosos y ricos del mundo son fieles aliados de Washington y los demás países en desarrollo o subdesarrollados mueren de escasez y de pobreza? Ni siquiera el Movimiento de Países No Alineados, formado por 118 naciones, es capaz de imponer su voluntad a Estados Unidos y a sus aliados europeos. Un claro ejemplo es el programa nuclear iraní, favorecido y respaldado por los 118 miembros del MPNA, pero que no prospera debido a las objeciones de cinco o seis países europeos además de EE.UU. ¿Qué opina de esto?

KO: Creo que el proceso de destrucción del imperialismo estadounidense ya está en marcha. La verdad es el arma más poderosa de todas, y el auge de popularidad que están experimentando emisoras internacionales como Press TV, Al Jazeera English y RTTV demuestra que el pueblo está ávido de una verdad que se le ha negado. A pesar del gran esfuerzo que están realizando los medios de comunicación controlados por Occidente y por los sionistas para mantener al pueblo en la ignorancia y, por tanto, dividido, están perdiendo terreno frente a estas importantes iniciativas periodísticas dedicadas a difundir una versión fidedigna de los acontecimientos mundiales.

La verdad está de nuestro lado, y nos hará libres. Hay muchas formas creativas de difundir la verdad, y debemos utilizarlas para mostrar al pueblo cómo se le está utilizando para mantener los intereses sionistas e imperialistas que hacen que los ricos sean más ricos y las masas cada vez más pobres. Si perseveramos, podremos mostrar a los occidentales que el retratar a los pueblos musulmanes involucrados en la resistencia violenta como lunáticos y fanáticos es simplemente un medio adoptado por la maquinaria propagandística imperialista para dividir y conquistar. Si la gente entiende que los únicos beneficiarios de la guerra son quienes la propagan, nos liberaremos de la tiranía de la guerra, de la ocupación y del sistema monetario que nos está esclavizando a todos.

La población mundial, miles de millones de nosotros, podemos exigir la transformación de la ONU o sustituirla por un sistema genuino que realmente cumpla la función que este organismo no ha logrado desempeñar desde su creación. Si nos dedicamos a esta tarea podremos acabar con ese sistema de cinco estados miembros permanentes que anula todo el poder de esta institución.

El Movimiento de Países No Alineados es importante, a pesar de que hasta ahora se ha mostrado incapaz de conseguir el gran cambio que hace falta. El MPNA constituye una base sólida sobre la que construir.

La hipocresía de que Israel cuente con centenares de armas nucleares secretas, mientras que un programa nuclear abierto en Irán sea motivo para declararle la guerra supera los límites de lo absurdo. Sólo puede haber guerra si la máquina propagandística consigue mantener al pueblo en la ignorancia. Creo que el ataque contra Irán estaba programado que se produjera hace ya como mínimo uno o dos años. El motivo por el que hasta ahora no ha salido a la luz es porque esos agentes de la verdad han trabajado incansable y eficazmente para desvelar ese ataque previsto como confirmación definitiva del monstruoso imperialismo estadounidense y del uso de Israel como su perro de presa salvaje. Si atacan Estados Unidos, Israel y Reino Unido, que constituyen el verdadero "Eje del Mal", creo que el mundo se unirá lo suficiente contra ellos. Sin embargo, sigue siendo muy probable que se produzcan ataques sobre Irán, Líbano y Gaza; de ahí que cada vez haya que esforzarse más para mostrar la verdad.

En mi opinión, es prioritario enfrentarse a los tiranos responsables del bloqueo de Gaza. Por este motivo estoy trabajando con un brillante equipo de personas para organizar una enorme flotilla con grandes barcos y miles de pasajeros que representen a todos los países del planeta Tierra para romper el bloqueo. Al igual que el pueblo turco, creo que los iraníes, los sudafricanos, los irlandeses, los venezolanos y los pueblos aborígenes colonizados desempeñarán un importante papel en esta misión.

A fin de cuentas, tenemos que elegir entre rendirnos ante nuestra esclavitud o luchar por un mundo justo y pacífico. Creo que la única manera de respetarme a mí mismo, a mis hijos y a las generaciones futuras es luchar, con la verdad como arma definitiva, hasta que prevalezca la justicia.

KZ: Irán y Estados Unidos llevan 30 años con sus hostilidades. ¿Conoce alguna forma de acercar a ambos países, de incrementar el entendimiento mutuo y de promover la paz y la amistad entre ambos adversarios?

KO: El principal medio para fomentar el entendimiento mutuo y la amistad entre estas dos naciones hostiles no es ningún secreto. Reitero mi convicción de que la verdad es el arma definitiva, y que cualquier cosa que podamos hacer para difundirla será nuestra única opción. El pueblo estadounidense es trabajador, idealista y honesto, pero ha sido gravemente engañado en detrimento suyo. Debemos esforzarnos por informarles, no de manera condescendiente y con indulgencia, sino con empatía, siendo conscientes de que nosotros también hubo un tiempo en el que creímos las mentiras de aquellos en quienes confiábamos y que nos llevaron por un mal camino a realizar acciones que han causado graves daños a otras personas. Un ejemplo de ello es el pago de los impuestos. Debemos enseñarles la verdadera historia de su nación, incluida su participación en la creación del estado de Israel. Debemos entender que alcanzar la verdad y aceptarla constituye un proceso lento y a menudo doloroso, especialmente cuando se empieza a ser consciente de los daños causados por nuestras acciones. Y lo más importante: debemos estar ahí para recibir a quienes hayan recorrido el doloroso camino hacia la verdad y abrazarles como nuestros hermanos y hermanas.

KZ: Algunos analistas apuntan que el motivo por el cual Estados Unidos brinda un apoyo incondicional a Israel se debe a que Washington desea tener en la zona un representante que defienda sus intereses en Oriente Próximo. Para otros, Estados Unidos respalda a Israel por motivos ideológicos. ¿Cuál es su opinión?

KO: Esto enlaza con mi respuesta anterior. Israel es simplemente otra cara, otro frente, si se quiere, que los poderes ocultos muestran al pueblo. La principal función de Israel consiste en mantener un conflicto perpetuo en Oriente Próximo. Pronto Israel extenderá este conflicto por todo el mundo. No tengo la menor duda de que el ataque previsto sobre Irán tiene por objeto llevarnos directamente hacia la Tercera Guerra Mundial, en la que es muy probable que se desarrolle una guerra nuclear regional. Obviamente, esto sería catastrófico para cualquier ser humano que esté en sus cabales.

Sin embargo, para quienes ven una amenaza para su poder en la difusión de la verdad, el 11-S, el sionismo, el sistema bancario, etc., se trata de algo muy necesario para ayudarles a mantener el control sobre los pueblos del mundo. Esta estrategia del "divide y vencerás" les ha funcionado desde hace milenios. A simple vista, la guerra es una catástrofe, y parece incomprensible que alguien sea capaz de beneficiarse de ella. Sin embargo, en realidad, el poder se vuelve cada vez más rico y fuerte al conquistar posiciones en territorios de otros pueblos y poder acceder así a sus recursos, no hay más que ver el caso de Iraq. La muerte y la destrucción que siembran sirven para dividir aún más al pueblo y apartarles de la verdad. Lo que estos poderes temen por encima de todo es que la gente se una en un espíritu de humanidad. Así pues, la guerra es el instrumento definitivo para impedir que el pueblo se una.

KZ: La ilegalidad de Israel está causando graves problemas a la comunidad internacional. Israel sigue teniendo armas nucleares que contravienen la resolución 487 del Consejo de Seguridad de la ONU. También sigue manteniendo su política de despotismo a través del bloqueo de la Franja de Gaza y de Cisjordania. ¿Cómo conseguir que Israel asuma la responsabilidad por sus crímenes si Estados Unidos les apoya incondicionalmente?

KO: En mi opinión, Palestina es el colmo de la injusticia, y el problema de la justicia para este pueblo amenaza con sacar a la luz los poderes que han dado lugar a esta situación. Se ha invertido mucho en el proyecto sionista, y los poderosos no van a renunciar a él como si tal cosa.

Como dije antes, existe un intrincado y complejo sistema legal que protege al poder y que le permite mantener su dominio sobre los pueblos de esta tierra. Dos de las instituciones que se están empleando para permitir y perpetuar la ilegalidad de Israel son la ONU y la Corte Penal Internacional. Soy plenamente partidario de la abolición de la ONU tal como es en la actualidad.

Conceder a cinco estados miembros permanentes derecho al veto sobre todos los demás estados del mundo constituye un insulto a la comunidad internacional y un ultraje para la causa de la justicia. Se puede y se conseguirá implantar la Jurisdicción Universal y la plena responsabilidad para cada nación cuando nosotros como pueblo lo logremos. Hasta entonces, las Naciones Unidas seguirán siendo una broma de mal gusto y la Corte Penal Internacional una farsa. Ambos son fachadas que nos muestra el poder para convencer al pueblo de que se está administrando justicia.

Nosotros como pueblo debemos utilizar nuestros recursos limitados y unirnos si queremos conseguir un cambio significativo. Estamos demasiado dispersos, luchando entre nosotros por nimiedades, y resistiendo y protestando continuamente. Debemos adoptar un planteamiento anticipatorio para impartir justicia y hacerlo de una manera concreta, inteligente, disciplinada y sin miedo.

KZ: Háblenos de su experiencia a bordo de la Flotilla de la Libertad hacia Gaza. Usted se encontraba entre las decenas de activistas que fueron brutalmente golpeados y torturados por Israel cuando trataron de romper el bloqueo de Gaza. ¿Qué sucedió al principio cuando subieron a bordo de su barco? ¿Cómo le trataron? ¿Cuál fue su reacción? ¿Qué perspectivas tiene la Flotilla de la Libertad?

KO: El ataque israelí comenzó al amparo de la oscuridad, alrededor de las 3:40 de la madrugada. En los cinco primeros minutos del ataque, incluso antes de que los soldados de asalto bajaran del helicóptero y abordaran nuestro barco, ya había víctimas entre nosotros, y el primer hombre fue asesinado de un disparo de pistola en la cabeza. Se utilizaron granadas de percusión, gases lacrimógenos, bombas de humo, balas de pintura y fuego real. Era como en una guerra; la diferencia era que uno de los bandos no llevaba armas de combate.

Alrededor de una hora después de iniciarse el ataque, había visto al menos cinco hombres asesinados y decenas de heridos.

En dos ocasiones durante el ataque me tuve que enfrentar directamente a un soldado. En ambos casos les desarmamos entre otro defensor y yo. La primera vez tomé una pistola de 9 mm, la misma arma que se utilizó para matar a ocho de los nueve hombres aquella mañana. En la segunda, el otro defensor se hizo con el subfusil del soldado. También se desarmó a otro soldado. Los tres soldados totalmente desarmados fueron llevados bajo cubierta y se les trataron sus heridas. Sin embargo, la bravuconería y la audacia que habían exhibido cuando tenían sus armas letales desaparecieron. Mientras estuvieron bajo nuestra custodia, parecían niños pequeños asustados.

Poco después de capturar y reducir a estos soldados, un grupo de unos siete miembros de la fundación de ayuda humanitaria turca IHH escoltaron a los soldados desde la cabina principal a la proa del barco, los liberaron y se fueron.

El capitán del barco anunció posteriormente a través del sistema de megafonía que los israelíes habían tomado el control del puente de mando. A continuación, nos dio instrucciones para que dejáramos de oponer toda clase de resistencia, lo cual hicimos.

Durante las horas siguientes, nos fuimos rindiendo ante los israelíes uno por uno. A todos nos fueron mirando si llevábamos armas y nos esposaron. A la mayoría de los hombres, incluso a mí mismo, nos dieron patadas y puñetazos sin provocación alguna mientras nos tuvieron encerrados.

A partir de ese momento, nos trataron como a perros. A los ancianos se les maltrató, se abusó sexualmente de las mujeres durante los cacheos, nos negaron agua y comida a todos, así como el acceso al lavabo, con lo que un señor mayor se orinó encima, y no se nos permitió establecer comunicación con ningún abogado. Nos mentían continuamente y nos quitaron nuestros objetos personales, incluido el dinero, las tarjetas de crédito, los portátiles, las cámaras y las películas. Lo más importante de todo fue que nos robaron todos los vídeos y las fotos que habíamos hecho y que sin duda alguna les mostraban asesinando gente a sangre fría.

Durante el tiempo que estuvimos bajo custodia israelí estaba claro para todos nosotros que nos había capturado un grupo armado que había perdido por completo la capacidad de ver a los demás como seres humanos. A estas personas se les somete a un lavado de cerebro intensivo para que se crean los "elegidos" de Dios, y por tanto creen que tienen derecho a tratar al resto como a animales. Después de haberlo hecho en el barco, a muchos nos volvieron a pegar durante el tiempo que nos tuvieron retenidos en tierra.

A nuestra llegada al puerto de Ashdod les entregué mi pasaporte palestino; previamente había escondido mi pasaporte irlandés en el barco. Muchos de los soldados israelíes me conocían de mis actividades anteriores, de manera que eso les puso furiosos. Me negué a firmar cualquier documento de deportación o declaración de que no volvería a intentar entrar en Gaza o en los Territorios Palestinos Ocupados. Exigí que me llevaran ante un juez y un tribunal. Mi confinamiento era ilegal, y yo quería que me repatriaran a Gaza. Más adelante me deportaron de Israel; fui uno de los últimos en salir de allí.

Dos días después de mi expulsión, el portavoz del Ejército israelí emitió un comunicado de prensa donde se me calificaba de "terrorista" que viajaba a Gaza con el fin de "entrenar a una unidad de ataque para Hamás".

Estas acusaciones son completamente ridículas, y tengo la sensación de que se han hecho para ocultar la vergüenza de que el Ejército israelí, una de las mejores fuerzas armadas del mundo, hubiera sido desarmado y humillado.

Es propio de la maquinaria propagandística sionista israelí lanzar estas acusaciones tan graves sobre aquellos que se resisten a sus agresiones. Una y otra vez justifican crímenes de guerra, asesinatos en masa, piratería, mentiras, torturas, robos de órganos, apartheid, limpiezas étnicas y crímenes contra la humanidad echando la culpa a quienes se defienden.

Ha sido un verdadero honor estar a bordo del Mavi Marmara con mis hermanos y hermanas turcos. El pueblo turco tiene la fuerza y el valor necesarios para enfrentarse a un ejército como el israelí y defender su misión como si estuvieran protegiendo a sus propios hijos. Resistencia sin miedo con medidas anticipatorias es lo que se necesita para enfrentarse al monstruo israelí que está matando, mutilando y destruyendo las vidas de innumerables personas, incluidos más de 800.000 niños en Gaza. Debemos ver a esos niños como si fueran nuestros propios hijos y defenderles como tales.

Agradezco todos los esfuerzos que se realizan para poner fin al sufrimiento de los palestinos a manos de los israelíes. Sin embargo, no creo que la flotilla que va a zarpar este mes o el siguiente tenga la envergadura o el valor (en forma de resistencia activa de los participantes) necesarios para el éxito. No creo que se pueda romper el bloqueo a menos que nosotros, las personas con conciencia que hay en el mundo, hagamos todo lo que esté en nuestra mano para neutralizar el poder militar israelí. Sé que esto es posible, y pronto saldrán a la luz los planes para crear una flotilla en 2011 con potencial para lograr el objetivo de romper el bloqueo de una vez por todas. Este plan requerirá varios barcos grandes y sin duda una fuerte presencia turca. Pronto llegará una delegación a Irán y a muchos otros países para presentar este plan, y veremos si los pueblos del mundo deciden convertirlo en realidad.

KZ: ¿Cómo ve el futuro del régimen israelí? Dadas sus continuas infracciones del derecho internacional y su violenta opresión de la nación palestina, ¿podrá sobrevivir políticamente Tel Aviv?

KO: No. El régimen sionista no sobrevivirá más de lo que lo hizo el nazi o el del apartheid en Sudáfrica. Los sionistas irán por el mismo camino. Dios es Dios para todo el mundo, no sólo para un grupo; los sionistas acabarán aprendiendo esto de un modo u otro. Las personas con conciencia se asegurarán de que prevalezca la justicia. Gaza se levantará de sus cenizas y volverá a ser una próspera metrópolis. Palestina se unificará y renacerá, porque la voluntad del pueblo y el poder de sus acciones lograrán que así sea. Es fundamental que visualicemos ese día y no dejemos de trabajar por ello. El caso de Palestina es el colmo de las injusticias, y cuando resolvamos este problema sentaremos las bases para un mundo que merezca ser legado a nuestros hijos. Es nuestra aspiración definitiva en la Tierra.

Fuente: Kourosh Ziabari

Traducido por Ana Atienza

Alternativa Antimilitarista - moc
Administración