En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Se ha roto una tuerca. Se llamaba Ezequiel.

Reflexiones sobre la muerte de un niño esclavo en Argentina

Sección:Varios
Jueves 18 de noviembre de 2010 0 comentario(s) 1449 visita(s)

Cuando termina el día y el sueño empieza a vencerme, me gusta leer o ver en la televisión algo entretenido. Las personas que, por convicción, responsabilidad moral o simple obstinación, procuramos mantenernos informadas y denunciar lo que no conviene que se sepa, necesitamos una vía de escape para no perder la cordura después de todas las luchas, miserias y vergüenzas que pasan cada día ante nuestros ojos.

Con el tiempo llega un momento en que nos endurecemos, y sólo de vez en cuando una de estas noticias nos mata un poco más por dentro. Hoy he visto una de ellas. Ezequiel Ferreyra ha muerto de un tumor cerebral con sólo siete años de edad. Nunca hay consuelo suficiente para la muerte de un niño, pero su caso era muy especial; mejor dicho, por desgracia, nada especial. Era lo que en teoría no existe en ningún sitio: un niño esclavo. Sin embargo, vivía —si es que puede decirse así— en un país como muchos otros, más o menos libre, con mejor o peor protección para los trabajadores y con un supuesto sistema judicial que defiende los derechos de sus ciudadanos, categoría que, como en este caso, no siempre incluye a los niños.

Su trabajo era uno de esos reservados para los más pobres, para los que no cuentan. Para las piezas de la máquina, hijos a su vez de otras piezas de la máquina. Su función consistía en remover la sangre y el guano de las gallinas y manipular venenos para una empresa que vende huevos a grandes supermercados en Argentina. Su función en la vida era trabajar para los dueños de la máquina, esos que en su casa seguramente mantendrán el guano y los venenos fuera del alcance de sus hijos para que no enfermen, porque sus hijos son más hijos que los demás; por eso tendrán el último videojuego y un iPhone que habrá pagado Ezequiel con el tumor cerebral que le ha producido el trabajar para los dueños de la máquina y de sus padres.

Ezequiel no era un niño. Era un esclavo. Es decir, no ha sido niño, no ha sido persona, no ha sido nada. Sólo una tuerca de la máquina, y se ha roto. Habrá que tirarla y comprar otra.

Ana Atienza


Más información: Tlaxcala

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.