En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La pura esencia del capitalismo: hay dinero para los bancos de Irlanda, pero no para acabar con el cólera en Haití

Por Pedro Antonio Honrubia Hurtado

Sección:Anticapitalismo
Martes 23 de noviembre de 2010 0 comentario(s) 1341 visita(s)

Con apenas el 0,2% de lo que la UE va a destinar al rescate de Irlanda, podría salvarse la vida de cientos de miles de personas en Haití. Sin embargo, parece que para esto último no hay dinero. Es la moral del capitalismo en su pura esencia.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha recibido, hasta ahora, menos del 10% de los 164 millones de dólares solicitados para enfrentar la epidemia de cólera en Haití, se informó ayer en la sede de la entidad. Todo ello a una misma vez que la Unión Europea ha confirmado que Irlanda y sus bancos recibirán cerca de 100.000 millones de euros en concepto de «rescate».

Los 164 millones de dólares pedidos por las Naciones Unidas son los que se han estimado como necesarios para respaldar un plan de respuesta al cólera, que se extendería durante 14 meses y que ayudaría a salvar miles de vidas en el país. Sin embargo, hasta el momento, lejanos ya los días en que Haití servía para hacerse una foto que demostrase al mundo lo muy solidarios y humanitarios que eran determinados países, la respuesta de los países capitalistas desarrollados al llamamiento de las Naciones Unidas está siendo inexistente.

La información, vergonzosa y triste información para cualquiera que tenga un mínimo de decencia moral y humanitaria, fue suministrada por Nigel Fisher, coordinador humanitario de la Misión de Estabilización de la ONU en ese país.

«Hemos recibido hasta ahora menos del 10% de lo que necesitamos», indicó Fischer. «Necesitamos en forma urgente material esencial (...) médicos, enfermeras, sistemas de purificación de agua, pastillas de cloro, jabón, sales de rehidratación orales y carpas para los centros de tratamiento del cólera», precisó también el vocero de las Naciones Unidas.

Puerto Príncipe, 26 de enero de 2010: un policía apunta con su fusil a saqueadores mientras que fotógrafos occidentales apuntan con sus cámaras. Foto Rodrigo Abd/Associated Press

Según las últimas cifras conocidas, la epidemia de cólera se ha cobrado ya la vida de 1.344 personas, el número de hospitalizaciones es de 20.687, y se han registrado 52.715 casos de contagio. Pero ya no hay foto que sacarse, no hay negocio que hacer, ergo, no hay el más mínimo interés por acudir al “rescate” de los afectados por la tragedia.

Lo peor de todo es que, al parecer, las expectativas que se contemplan entre los especialistas médicos que andan trabajando en el país, no son nada halagüeñas. En Hinche (centro), el director de un centro de tratamiento de cólera, Prince-Pierre Soncon, estima que la enfermedad «evoluciona de manera negativa».

«Al principio de la epidemia teníamos tres casos por día, luego 15, y después 35. Esta mañana, ya tuvimos 60», cuenta.

Pero parece que da igual, no hay dinero que enviar: Lo están guardando para dárselo a los bancos de Irlanda, Grecia, Portugal, España, Islandia o de los EEUU.

«La cantidad de focos de contagio aumenta y los focos que aparecieron hace un mes aún no se extinguieron. Había una veintena de focos al principio del cólera, y ahora hay unos cincuenta en un centenar de comunidades afectadas», dijo ayer también a la prensa el médico Gerard Chevallier, que trabaja con el epidemiólogo Renaud Piarroux sobre la evolución de la epidemia.

El médico explicó igualmente que se trata de una enfermedad «fácil de curar», pero sin demoras en su atención, como lo demuestra el hecho de que la mortalidad registrada en los centros sanitarios es solo del 2,4%. Sin embargo, por lo que parece, no hay ninguna prisa por enviar el dinero, las medicinas y el personal necesario para evitar que la epidemia siga aumentado sus trágicos efectos. Lo que urge es «rescatar» a Irlanda.

Insistimos, con menos del 0,2% de lo que la UE va a dar a Irlanda y sus bancos, la epidemia de cólera en Haití podría ser controlada y erradicada, salvando miles y miles de vidas. Pero de ese 0,2% no se ha aportado hasta este momento ni el 10%. Es decir, el 0,02% de lo que la UE va a destinar al rescate irlandés es lo que, hasta el momento, el conjunto de la comunidad internacional ha aportado para el «rescate» de los haitianos. Lamentable.

Es la dramática realidad de este sistema capitalista que tiene sometido al mundo a la peor época humanitaria que se recuerda, la más inmoral y decadente de toda la historia de la humanidad. Los bancos europeos reciben miles de millones de euros, pero no hay unos pocos cientos de millones para salvar la vida de cientos de miles de personas que en este momento se encuentran amenazadas de muerte. Y todavía hay quién, encima, nos quiere convencer de que el sistema inmoral e inhumano está en Cuba.

Eso sí, EEUU y Chile, entre otros, ya han anunciado que hay que dejar sí o sí a todos los soldados de las fuerzas internacionales desplegados en el país, no vaya a ser, suponemos, que los haitianos se hastien de tanta inmundicia, y, en prevención de futuras catástrofes, decidan que ya llegó la hora de cambiar el sistema que los oprime desde hace tanto, por uno más justo, equitativo, solidario, humanista y comprometido con los derechos humanos, tal cual es el que existe en Cuba, con sus médicos solidarios a la cabeza.


Fuente: Kaos en la Red

Fecha de publicación original: 23/11/2010

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.