En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Malpensando

Controladores aéreos, conspiraciones y propaganda

Sección:Informativa
Martes 7 de diciembre de 2010 1 comentario(s) 1390 visita(s)

de mi mesa cojea

Hay personas que han tildado de absurdo mi anterior artículo. Rechazan la mera idea de que el sabotaje de los controladores pueda ser inducido. No lo dudan; lo rechazan. Lo consideran una paranoia conspirativa sin fundamento alguno. Supongo que se imaginan a hombres con gabardina, coches explotando en parkings y señores de corbata amenazándose en mitad de la noche. Se imaginan una versión patria de El Informe Pelícano y lo descartan inmediatamente porque en España, claro, eso no pasa.

Uno de los grandes triunfos de la propaganda bienpensante es conseguir que ciertas cosas sean consideradas inverosímiles por la opinión pública. Hay personas que aceptan como un dogma que el Gobierno dejó de tener contactos con ETA tras el atentado de la T4, que ni se cuestionan por qué el juicio a Otegi se produce justo ahora. Hay gente convencida de que el caso Couso se cerró normalmente, convencida de que Garzón se ganó a pulso su propio vía crucis, convencida de que los volantazos de Zapatero se deben a que es un imbécil y punto. Personas convencidas de que la ley antidescargas y la neutralidad en la red son medidas que surgen nadie sabe por qué y que desaparecen de la agenda naturalmente. Hay personas que creen que cuando alguien como César Alierta dice algo en una rueda de prensa lo hace alegre e irresponsablemente.

Hay personas convencidas de que González se pone la X encima porque está gagá, que Gabilondo elige a sus entrevistados al azar, que Jaume Roures ha tenido suerte en la vida, que Aznar es consejero de News Corp por su conocimiento del mundo editorial, que ETA lanza comunicados al tuntún, que Sinde esta ahí por su talento organizativo.

Hay personas que no se cuestionan el porqué del regreso de Ramón Jáuregui al Gobierno ni el motivo por el que Zapatero amplía el número de empresarios invitados a La Moncloa de 30 a 37 a última hora. Hay personas convencidas de que los medios españoles han apartado el foco del Sahara porque ellos mismos lo han decidido.

Hay personas que se niegan a creer que hay personas silenciadas en los medios de comunicación de España. Que no pueden creen que haya libros boicoteados por los poderes económicos y políticos. Hay personas que se niegan a creer que el poder de las marcas sobre los medios de comunicación es real y asfixiante. Hay personas convencidas de que la guerra del fútbol es únicamente una cuestión de dinero, convencidas de que los periódicos sólo saben lo que cuentan. Hay personas que no quieren entender qué tienen que ver las unidades móviles de RTVE con nada de lo que estamos hablando. Hay personas que, aún hoy, creen en la separación de poderes.

No se trata de pensar mal por sistema. Se trata de que, si descartamos el mal pensamiento de las opciones, la propaganda tiene medio camino hecho.

El Gran Hermano somos todos. Pero algunos más que otros.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Malpensando

    7 de diciembre de 2010

    Porque no he visto el artículo anterior. De lo contrario comentaría a favor.

    No solo fue inducido, sino que estoy completamente seguro de que fue una acción bien preparada y planificada al detalle por Rubalcaba y su banda.

    El ensayo general se ha producido y el Gobierno ha obtenido los resultados esperados: silencio total de la población, aceptación sin ninguna queja por parte de los partidos de la izquierda, poquísimo ruido por parte de los sindicatos minoritarios y un apoyo al Gobierno casi generalizado por parte de la sociedad.

    Los medios de comunicación, tal y como estaba previsto, han hecho bien su trabajo y todo ha funcionado a la perfección.

    Resultado: tenemos un estado de alarma claramente anticonstitucional, declarado mediante un decreto firmado por el presidente del Gobierno y el Rey en persona y todos están contentos.

    A partir de ahora el camino está despejado. Camino de represión de cualquier protesta de cualquier colectivo, mediante el uso de las fuerzas armadas.

    De aquí cinco o seis años habrá una sentencia del Tribuna Constitucional que invalide el Estado de Alerta, pero para entonces ni habrá Zapatero, ni quedarán empresas públicas, ni quedarán derechos que permitan discrepar con los Gobiernos.

    Posiblemente no haya para entonces ni Tribunal Constitucional, con lo que es probable que no haya ni sentencia, vamos.



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.