En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Diez años sin la odiosa mili (Utopía Contagiosa)

Tergiversación desvergonzada de la historia reciente al servicio del militarismo

Sección:Historia del antimilitarismo
Jueves 10 de marzo de 2011 0 comentario(s) 2062 visita(s)

Tal y como se están encargando en señalar todos los aparatos de propaganda del Estado, hace diez años que el aznarato (el estilo chusco de gobierno de entonces, por otra parte bastante continuista en materia militarista con los anteriores del Franquismo, Adolfato, Felipato y posteriores del zapaterismo) abolió la odiosa mili.

Los propagadores oficiales, con la ministra Chacón al frente y la inestimable colaboración del NODO moderno (léase RNE y RTVE), nos dicen en sus manipulo-programas de estos días, que esto pasó porque era lo moderno y lo guay, descontextualizando el momento y ocultando otras cosas que llevaron al verdadero callejón sin salida de la institución más odiada por la sociedad.

Por ejemplo:

  • el rechazo popular a la mili, valorada como la cosas más indeseable para la sociedad
  • el éxito social de la campaña de insumisión a los ejércitos y a sus sucedáneos, que acabó haciendo la repesiòn a la desobediencia un escándalo social y una forma de desenmascarar el militarismo antidemocrático del poder
  • la huella traumática marcada en la piel de la sociedad que supuso el abuso y la extorsión del servicio militar obligatorio como “escuela” de adoctrinamiento militarista y sumisión social
  • Los malos tratos (socialmente consentidos) y los abusos militares y a los reclutas obligados a la fuerza a “servir” al militarismo
  • Los miles de jóvenes encarcelados por desobedecer a los ejércitos y todo el aparato de represión hacia estos
  • la herencia militarista de una dictadura feroz que “salvó los muebles” del militarismo después de muerto (en la cama) el dictador y que se permitió varios intentos de golpe de estado hasta salirse con la suya: mantener la estructura de privilegio militar, meter a España en la OTAN, obligar a un ingente gasto militar, hacer opaco y sustraído al debate social y democrático lo que tiene que ver con la defensa y su control; convertir al parlamento en un sitio irrelevante en materia de defensa, que se limita a aplaudir lo que dicen los militares (ni siquiera se decide ahí la política de defensa, la estrategia española de defensa, el planeamiento, etc.)
  • las cien mil historias que llevaron al poder a cambiar sus estrategias de sometimiento militarista.

Nosotros hoy queremos dar una versión alternativa a la reforma del servicio militar:

¿para qué valía la mili?

La mili era la obligación legal de que todos los jóvenes mayores de dieciocho años (otras edades antes) tuvieran que servir voluntariamente como soldados en el ejército durante dos años (luego 18 meses, luego 1 años). Durante este año, la mili se convertía en el principal instrumento de “educación cívica” que tenía el poder hacia los ciudadanos. ¿qué enseñaban ahí? Cosas muy útiles para la vida como sumisión, obediencia ciega, machismo, autoritarismo, respeto al poder, jerarquía, violencia, idea de enemigos, …

También valía para mantener un sistema de privilegios para la casta militar, para tener un ejército hipertrofiado y amenazador hacia la sociedad (recordemos que el despliegue del ejército era para defender las salidas de las principales ciudades por si dentro había revueltas y que los militares intentaron en Españ a lo largo de la historia varias decenas de golpes de estado) y para militarizar los conflictos y las conciencias.

¿Para qué valía el ejército?

A juzgar por sus hechos durante los doscientos últimos años, el ejército valía para someter la discrepancia interna y ejercer la represión, para repartirse cargos y prebendas y oligarquizar el poder, para dar golpes de estado y mediatizar el poder político, para imponer dictaduras, para proteger el imperio (cuando existía esto) o intentar constituir otro (magreb), para oprimir pueblos que luchaban por su liberación (pueblos de latinoamérica, Filipinas, GUinea, Sahara, Marruecos, etc), para esclavizar a la juventud (mili), para conseguir dinero para el gasto militar, para proteger a la oligarquía, para adoctrinar militaristamente a la sociedad, para introducir a España en el entramado de la OTAN y en las labores de ijerencia internacional (guerras de Irak y Afganistán incluidas) …

Y en definitiva para militarizar la sociedad y constituirse en el instrumento principal de dominación del estado y del militarismo.

¿Qué fue la insumisión?

La insumisión fue un movimiento de rechazo antimilitarista al ejército y al militarismo, que provocó una estrategia de desobediencia civil y de desafío a la obligación militar y a la prestación “sustitutoria” que el estado estableció para quienes no querían ir a la mili.

En esta estrategia los “obligados” a ir al ejército o a la prestación sustitutoria desobedecían esta obligación legal y eran enjuiciados por su desobediencia. Muchos de ellos sufrieron represión y cárcel. Otros muchos, por la eficacia de la desobediencia, sencillamente lograron que no si ejercieran acciones legales.

En el movimiento de insumisión participaron desde los colectivos y movimientos de objetores y antimilitaristas, hasta grupos barriales, vecinales, de apoyo, intelectuales, etc.

Entre todos se consiguió la eficacia de la insumisión, desenmascarar socialmente y desbordar la política militarista y el servicio militar obligatorio y hacerlo insostenible. Tanto que el ejército y el poder político decidieron reconvertirlo y “profesionalizarlo” para evitar males mayores y mantener los palos del sombrajo.

Por esto se abolió el servicio militar.

¿Para qué vale el ejército ahora?

A juzgar por nuestros hechos actuales, para lo mismo que antes: injerencia polìtica y militar en lo sconflictos internacionales, consolidar el status quo de un orden internacional injusto, adoctrinar sutilmente a la sociedad en los mismos argumentos: idea de enemigo, jerarquñía, sumisión, autoritarismo, etc; para provocar un elevado gasto militar, para privilegiar los intereses del complejo miltiar industrial y para consolidar la mentalidad militarista de nuestra oligarquía dirigente, cada vez más identificada con el militarismo.

Para saber más

En wikipedia

Libro “En legítima desobediencia” hecho por el Movimiento de Objeción de Conciencia, el principal impulsor de la insumisión en España.

Libro “Creadores de democracia radical” (capítulos)

Ponencia de Utopía Contagiosa “Contextualización de la reforma del Servicio Militar” presentada en la Comisión Mixta Congreso-Senado con motivo del debate parlamentario sobre la supresión del servicio militar.


Colectivo Utopía Contagiosa

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.