En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

¿Una zona de exclusión aérea en Libia? El imperialismo verde de Daniel Cohn-Bendit

No es verde todo lo que reluce

Sección:Informativa
Miércoles 16 de marzo de 2011 1 comentario(s) 1855 visita(s)

Por Jutta Ditfurth

Daniel Cohn-Bendit, el presidente del grupo de los Verdes en el Parlamento europeo, es un amante de las intervenciones militares siempre que respondan a los intereses imperialistas. Su petición de que se establezca una zona de exclusión aérea en Libia es el primer paso. No sería la primera guerra que pretende que otros hagan por él. Con ese propósito relativiza desde hace años el nazifascismo, y en 1993, en un congreso de Los Verdes, dijo a gritos que había que emprender la guerra contra Yugoslavia porque los musulmanes bosnios son “parte de la cultura europea” y “gente de nuestra misma sangre”.[i] En 1994 comparó con toda seriedad la situación en la sitiada Goražde con el gueto de Varsovia.

Ahora mancha el recuerdo de la guerra civil española, de la derrota de la revolución social por los fascistas, para justificar una guerra contra Libia: “... sé que toda comparación histórica es un poco estúpida, pero pese a todo, en el 36 permitimos que Alemania y Franco masacraran a los republicanos. Fue horrible, pero ni los franceses ni los ingleses hicieron nada. Creo que nuestra generación debería actuar de otra manera”[ii].

La guerra: ¿una cuestión generacional?

¿Por qué esta guerra? ¿Por qué no por ejemplo una guerra contra Marruecos, donde una dinastía absolutista oprime a la población, en 1975 ocupó violentamente el Estado vecino del Sahara Occidental, y hace que los opositores sean encerrados y asesinados? (Naturalmente, tampoco estaría a favor de esa guerra, sólo pongo a prueba la lógica de este agitador verde.) El movimiento de resistencia saharahui, Polisario, abandonó la lucha armada en 1991 porque la ONU prometió un referéndum que podría llevarles a la independencia. Desde entonces los saharahuis están siendo engañados por la ONU y por la UE, con la que Marruecos coopera preferentemente: juntos saquean los recursos del Sahara, y capturan y encierran a los migrantes africanos que se dirigen a Europa.

¿Qué se pretende en Libia? ¿Quién es la “resistencia” a la que Cohn-Bendit –como acaba de proclamar histéricamente en la ZDF– quiere suministrar armas y prestar ayuda bombardeando Libia?

Muamar el Gadafi fue un buen amigo de los Estados capitalistas. Aceptó los “programas de ajuste estructural” del FMI y suministró petróleo. Ben Ali, Mubarak y Gadafi no fueron amigos únicamente de Angela Merkel y de Nicolas Sarkozy, como ahora pretende Cohn-Bendit. Recuerdo la visita de Otto Schily a la tienda de Gadafi. Y las reuniones que gustosamente ha mantenido a lo largo de los años el ministro verde de Exteriores, Josef Fischer, con Hosni Mubarak.

Si lo analizamos objetivamente, la situación en Libia es muy diferente a la de Túnez o Egipto. Son pocos los jóvenes en paro o sindicalistas que se rebelan. El héroe de los “rebeldes” libios en el este del país es el rey Idris, derrocado en 1969, tan estrechamente vinculado al Gobierno estadounidense como el sha de Persia. Ni en Túnez ni en las protestas contra Mubarak en Egipto se veían banderas monárquicas.

¿Es casualidad que en el este de Libia se concentren los campos petrolíferos más ricos? ¿Justo ahí donde viven los “rebeldes” elegidos que se beneficiarían de una intervención militar? Dos representantes de la “resistencia” libia han convencido a la UE y a Cohn-Bendit de la conveniencia de la guerra. Pero se estima que en Libia hay unas 140 “tribus” sobre las que poco sabe la UE.

¿Por que será que me vienen a la cabeza los talibanes, que crecieron al amparo de EE. UU.? ¿Por qué me viene a la mente la repulsiva e injustificable comparación Kosovo-Auswitz que en 1999 sirvió al ministro verde de Exteriores Josef Fischer para justificar la guerra de la OTAN contra Yugoslavia? ¿Y por qué aseguró EE. UU. que Irak disponía de unas fábricas de gas venenoso que nunca existieron? Son preguntas que los asilvestrados diputados verdes deberían responder en lugar de empujar a otros a que hagan la guerra por ellos.

La mejor manera de ayudar a un movimiento emancipatorio de resistencia en Libia, si lo hay, es entre otras cosas impedir una intervención militar y fortalecer los movimientos que ha de surgir desde abajo.

[i] Citado por Mathias Geis en “Immun gegen Mitleiden” (Inmunes a la compasión), en: die tageszeitung, del 11 de octubre de 1993.

[ii] Entrevista de Theo Koll a Daniel Cohn-Bendit, en un programa especial de la ZDF, “Blutiger Machtkampf in Libyen” (Lucha sangrienta por el poder en Libia), el 24 de febrero de 2011. Disponible en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=Xsk6QsiI9X4


Fuente: http://www.oekolinx-arl.de/

Fecha de publicación original: 14/03/2011

Traducido por Javier Fernández Retenaga para Tlaxcala

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.