En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Libia: ¿guerra ficticia?

“EEUU está tras el petróleo libio”

Sección:Intervencionismo humanitario y misiones de paz
Domingo 27 de marzo de 2011 0 comentario(s) 1399 visita(s)

Nazanín Amirian - Público

“EEUU está tras el petróleo libio”, afirma el diputado demócrata por California, Michael Honda, a la vez que la republicana Candice Miller pregunta a Barak Obama “¿En qué otros conflictos querrá el presidente Obama que se involucren las fuerzas estadounidenses? ¿Qué parámetros usa para decidir el uso de la fuerza estadounidense?”

Que se diga que la agresión militar a Libia no es una guerra, que la OTAN es una solidaria ONG (cuyas bombas en Afganistán ya han sepultado a decenas de miles de inocentes) y que, además, sus misiles no han causado ni una sola muerte civil, resulta aun más insensato que las explicaciones de Bush sobre los daños colaterales de sus hazañas castrenses. El que tengan la bendición del Consejo de Seguridad y de la Liga Árabe –compuesta por títeres del Pentágono, contra quienes van dirigidas las revueltas- indica la complicidad entre la contrarrevolución árabe y los gobiernos occidentales.

Europa, con su Napoleón le Petit, a la cabeza, en esta guerra fácil recupera su protagonismo internacional; EEUU de Obama, amplía el perímetro de su Comando Africano, para abortar o canalizar las revueltas populares en la zona, y expulsar a China y Rusia de África. Ambos, distraen a sus ciudadanos que, mientras les embargan sus pisos, tendrán que pagar los costes de otra guerra. Cada misil Tomahawk que lanzan sobre Libia, cuesta un millón de dólares: doble banquete, para la industria militar y las petroleras.

Por cierto, Sr. Zapatero, la ocupación de Afganistán, también fue por razones geoenergéticas. Desde la caída de la URSS, Washington soñaba con apoderarse de inmensas bolsas de gas del Mar Caspio, y Afganistán – que “casualmente” comparte frontera con China- es la única salida para transportarlo hasta el Mar arábigo. Uno de los motivos del ataque a Libia es justamente la pérdida de esta batalla por la energía en Asia Central, a favor de Pekín, que ha construido el Gasoducto del Siglo, trazado desde el Caspio hasta su costa oriental.

Gadafi y la OTAN han ahogado la primavera árabe en las arenas de Libia, atrapando a sus gentes entre El Mal y El Peor.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.