En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Torturas del Ejército en el Museo Egipcio

Los testimonios de un grupo de jóvenes revolucionarios detenidos y torturados destapan la verdadera cara del Ejército desde el comienzo de la revolución

Sección:Varios
Lunes 4 de abril de 2011 0 comentario(s) 1495 visita(s)

diagonal

“¡El pueblo y el Ejército en una sola mano!” era una de las consignas más coreadas por los manifestantes desde que el Ejército tomó las calles el 28 de enero, el Viernes de la Ira. La misma consigna la repitieron el 25 de febrero los jóvenes revolucionarios que decidieron volver a acampar en la rotonda de la plaza Tahrir de El Cairo para continuar con las protestas. En este caso el grito desafiaba a los militares antes de que éstos los echaran por la fuerza y rompieran por vez primera su imagen de neutralidad.

Ismail Gamal, uno de los activistas torturados el 9 de marzo, nos relata los hechos de aquel día: “pasadas las doce de la noche llegó el comando 777, de las fuerzas especiales de choque, para impedirnos montar el campamento. Brazo con brazo cercamos la rotonda cantando: ‘el pueblo y el Ejército en una sola mano’; hasta que los corpulentos agentes enmascarados consiguieron romper la cadena sacándonos en volandas uno a uno. La Policía Militar y los soldados destruyeron las tiendas. La gente salió corriendo. A los que intentaban hacer fotos, o les rompían el móvil o se lo quedaban. ‘El pueblo y el Ejército, no están en una sola mano’, les gritábamos”.

Al día siguiente, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas anunció la liberación de los detenidos y se disculpó ante unos hechos que, según dijo, no eran intencionados. Ese mismo día los revolucionarios volvieron a ocupar la rotonda hasta que el Ejército, ayudado por un gran grupo de sicarios, los desalojó definitivamente el pasado 9 de marzo, hechos que se saldaron, según la organización Hisham Mubarak, con 190 personas detenidas y torturadas.

Rasha Azab, periodista, y Ali Sobhi, actor, hablaron de lo ocurrido en la rueda de prensa de los absueltos y familiares de presos del 16 de marzo en el Sindicato de Periodistas de El Cairo: “Desde la madrugada y hasta las cuatro de la tarde un grupo de matones cargaron contra los manifestantes de la plaza. Solo cuando vieron que los mercenarios no habían podido con ellos decidieron atacar conjuntamente, una hora más tarde”.

Ismail estaba con Rasha cuando los detuvieron: “fuimos a la plaza para ver qué había y nos encontramos con la batalla. Decidimos irnos porque desde los tejados había delatores señalando a los soldados a quién debían detener y quisimos prevenirnos. En el camino nos topamos con dos chicos que hace unos días nos increparon cuando nos manifestábamos diciéndonos: ‘¡basta ya! Queremos volver al trabajo’. ‘No por manifestarnos hemos dejado de ir a trabajar’, les contesté entonces. Fueron ellos dos los que nos delataron ante unos soldados diciéndoles: ‘estos son los que dicen ¡No a Mubarak!’, y nos cogieron” relata Ismail.

Rasha añade que en el camino hasta el Museo Egipcio tanto el Ejército como los matones les estuvieron golpeando e insultando constantemente. “Está claro que hubo un acuerdo entre ambos. El Ejército está haciendo un golpe de Estado a la revolución. Es el nuevo cuerpo de seguridad del Estado”, dijo.

Torturas en el Museo Egipcio “Cuando entramos al museo había toda una ‘ceremonia de honor’ esperándonos. Teníamos que pasar por medio de una hilera de seis soldados a uno y otro lado, cada uno nos golpeaba con un arma diferente: porras, cadenas, nunchakus, cables para descargas eléctricas… Al llegar al final y una vez maniatados, con los ojos vendados y en camiseta o desnudos de cintura para arriba, nos iban echando boca abajo unos sobre otros y nos amenazaron con disparar si levantábamos la cabeza.

Los de abajo lo pasaron muy mal porque no les llegaba el aire. Al cabo de unas tres horas nos separaron y volvieron las torturas por parte de oficiales y altos cargos. Después nos colocaron en fila y nos quitaron la venda para grabar un vídeo que luego salió en la televisión estatal, donde se nos acusó públicamente de ser matones”, relata Ismail Gamal, uno de los pocos que pudo escapar tras las torturas en el museo, cuyo anexo se ha convertido en centro de detenciones y torturas inmediatas antes del traslado de los detenidos a prisión.

“Lo peor era la tortura psicológica”, afirmó Ali Sobhi. “Nos insultaban con las mismas consignas de la revolución: ‘¡levanta la cabeza, eres egipcio!’, nos decían. En la Prisión de Guerra donde nos trasladaron vimos que aún colgaban fotos de Mubarak en las paredes. Algunos oficiales mientras nos torturaban nos decían: ‘haremos que el pueblo se arrepienta y ruegue por la misericordia de Mubarak y su época’.

A las 17 mujeres detenidas también las torturaron. Salma El Hosseiny testificó en la rueda de prensa: “nos aplicaron descargas eléctricas en el pecho y en las piernas. En la prisión, nos metieron a todas en una misma habitación completamente desnudas mientras a través de las puertas abiertas nos grababan desde fuera. Nos preguntaron si estábamos casadas y a las que dijeron que no, las inspeccionó un desconocido para comprobar si se las podía acusar de prostitución”.

A pesar de los intentos de varios abogados de derechos humanos por dialogar con la fiscalía del Consejo Superior de las Fuerzas Armadas, ésta se niega a revelar datos sobre los más de mil detenidos desde el comienzo de la revolución. Es difícil saber el número real de detenidos y condenados a entre tres y siete años de cárcel tras los rápidos juicios militares sin derecho a abogado defensor. Tampoco responden al motivo por el que algunos presos declarados inocentes aún no han sido liberados.

Sin embargo, según varios ponentes, la peor situación es la de los encarcelados con dificultades económicas, quienes no cuentan con influencias que les puedan respaldar. A la mayoría se les está acusando de ser matones pero “incluso si lo fueran tienen derecho a un juicio civil”, defendieron muchos testigos quienes, además, aclararon que las pésimas condiciones de vida son las que llevan a los matones a aceptar dinero a cambio de su labor.

EL SILENCIO DE LA PRENSA DEJA A LAS REDES SOCIALES COMO ÚNICA FUENTE

La periodista Hanan Fikry denunció, durante la misma comparecencia, los hechos que sucedieron el 14 de marzo frente al edificio de la televisión de El Cairo, el Maspiro, donde decenas de manifestantes, en su mayoría cristianos, llevaban acampados una semana contra el conflicto intercomunitario.

El Ejército y la Policía Militar atacaron a los manifestantes, nueve de los cuales fueron detenidos y 16 torturados y hospitalizados.

“La prensa está participando en esta traición. La única forma de enterarse de lo que está ocurriendo es a través de las redes sociales”, dijo Hanan. No solo las crónicas de torturas sino cualquier crítica al gobierno militar, brazo del antiguo régimen, está siendo ocultada por la prensa.

Solamente podemos encontrar breves noticias en algunas páginas de organizaciones de derechos humanos y en la versión inglesa electrónica de periódicos tradicionalmente opuestos al régimen, como Al Masry Al Youm.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.