En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Un nuevo informe cuestiona el papel del ejército egipcio en la revolución (Maikel Nabil Sanad)

Su autor, arrestado después de publicar sus hallazgos en la red.

Sección:Observatorio de conflictos
Jueves 7 de abril de 2011 0 comentario(s) 1968 visita(s)

A continuación se muestra un resumen de algunas de las principales conclusiones de su informe. Para consultar el informe completo, diríjase al sitio web de la Internacional de Resistentes a la Guerra en: http://www.wri-irg.org

Nota: Maikel Nabil Sanad, de 25 años, vive en El Cairo, y es un activista político y blogger. En abril de 2009 fundó el «Movimiento de No al del servicio militar obligatorio». Como pacifista, declaró su objeción de conciencia al servicio militar y exigió quedar exento de él. Fue detenido el 12 de noviembre de 2010 por la policía militar, pero fue liberado dos días después, y finalmente quedó exento del servicio militar por razones médicas. Participó en las manifestaciones en la plaza Tahrir desde el principio.

Tras la publicación de su informe en internet, fue detenido el 10 de marzo de 2011 por la policía militar. Según su abogado, el Sr. Haithem Muhammaden del Centro El Nadeem, Maikel Nabil Sanad está detenido y en espera de una investigación por cargos de «insultar a la institución militar y la publicación de noticias falsas sobre ella» y «perturbar la seguridad pública.»

Resumen

El ejército egipcio no estuvo al lado de los manifestantes de ninguna manera. Suministró munición a la policía que estaba tratando de reprimir las manifestaciones, participaró en la detención, el encarcelamiento e incluso la tortura de los manifestantes, tanto antes como después de la salida de Mubarak, y está intentado, por diferentes medios, suprimir o limitar el alcance de la revolución. Muchas personas siguen en la protesta, pidiendo un consejo civil en lugar del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.

El informe identifica tres etapas en la revolución:

Etapa 1: desde el comienzo de las manifestaciones el 25 de enero de 2011, hasta que el ejército se hizo cargo de las calles el 29 de enero.

La revolución egipcia comenzó el 25 de enero 2011, cuando decenas de miles de egipcios salieron a las calles. Durante los primeros cuatro días de la revolución, las fuerzas policiales se enfrentaron brutalmente contra los manifestantes, matando a más de 500 de ellos e hiriendo a más de 6000. Otros mil están desaparecidos. ¿Cuál fue la reacción del ejército?

1. Sami Annan, jefe del Estado Mayor del ejército egipcio, visitó a la administración de Obama en los EE.UU. para asegurarle que el ejército egipcio se mantenía leal a Mubarak y que no le abandonaría. (Para consultar pruebas de este hecho, consultar la agencia de noticias de EE.UU. Startfor y el diario egipcio Al-Masry Al Youm.)

2. El Ejército proporcionó a la policía balas para matar a los manifestantes. El 28 de enero, la policía utilizó gases lacrimógenos, bombas de humo, balas de goma y balas auténticas para atacar a las decenas de miles de manifestantes que habían ocupado la plaza Tahrir. Cuando la policía se quedó sin munición, jeeps militares se desplazaban a través de la multitud para abastecer a la policía con balas que dispararon contra los manifestantes. La policía militar actuó de la misma manera por segunda vez cuando la policía de nuevo se quedó sin municiones. En respuesta a esto, la multitud prendió fuego a dos jeeps del ejército, a un vehículo blindado perteneciente a los Cuerpos de Blindados, y capturaron cuatro tanques.

Etapa 2: Desde el 29 de enero hasta que Mubarak anunció su renuncia el 11 de febrero

Desde las primeras horas del sábado 29 de enero 2011, y después de que los manifestantes detuvieran algunos de los tanques y quemaran varios jeeps de las fuerzas armadas, comenzaron a cambiar de táctica. Oficiales del ejército comenzaron a hablar a los manifestantes intentando calmarlos y pacificarlos. Sin embargo, la nueva fase de la relación entre los manifestantes y el ejército se basó en la gestión de los conflictos a través de mecanismos indirectos tales como:

- Bloqueo de los manifestantes e impedimiento de salir de la plaza Tahrir. Durante los primeros días, el ejército dejó que los manifestantes que se movieran en la dirección del Ministerio del Interior y el Parlamento. Sin embargo, durante los tres últimos días del gobierno de Mubarak, cuando la multitud en la plaza se había vuelto demasiado numerosa y decidida a controlar la situación, el ejército no intentó obstaculizarla su marcha de la Plaza. Esto coincidió con su política de evitar un enfrentamiento directo con los revolucionarios.

- La adopción de una postura de neutralidad pasiva, mientras seguía apoyando a la policía y los matones de Mubarak. El ejército emitió numerosas declaraciones proclamando que protegería a los manifestantes. Sin embargo, después del segundo discurso de Mubarak en la noche del martes 1 de febrero, el ejército se quedó pasivo mientras maleantes inundaron las calles con cántigos a favor de Mubarak. Continuaron haciéndolo durante los siguientes dos días, cuando los maleantes atacaron a los manifestantes con camellos y caballos, matando a diez manifestantes y hiriendo a más de 1.500. A los matones se les permitió también escalar edificios con vistas a la plaza Tahrir y lanzar cócteles molotov contra los manifestantes que se encontraban abajo.

- Uso de la inteligencia egipcia para tratar de convencer a algunos políticos de que los revolucionarios abandonaran la plaza Tahrir. Un documento incautado en la sede de la seguridad del Estado en Nasr City, cuando fue ocupada el 5 de marzo, muestra que el mayor Khalid Mohamed Mohsen Sharkawy visitó Amr Mousa, secretario general de la Liga Árabe, pidiéndole que hiciera tal llamamiento a los manifestantes. Posteriormente, lo hicieron, instándolos a aceptar las condiciones ofrecidas por Mubarak en su segundo discurso.

- Arrestar, abusar y torturar a los manifestantes, así como asaltar las oficinas de Amnistía Internacional (3 de febrero), el Heshm Mubarak Centro de Derechos Humanos y otras organizaciones internacionales de derechos humanos. La confiscación de sus archivos y detención de sus líderes.

- El 30 de enero Malek Adly fue detenido, también el 3 de febrero el blogger de «Sand Monkey» en su camino -con ayuda médica- hacia la plaza Tahrir, un par de horas más tarde, su blog fue bloqueado. El 4 de febrero, Wael Abbas, el blogger, y Maikel Nabil Sanad (autor del informe) fueron arrestados, y el 6 de febrero, el blogger Kareem Amer fue arrestado. Algunas estimaciones sitúan el número de manifestantes detenidos y recluidos en establecimientos militares durante estas dos semanas a más de 10.000. Los que fueron puestos en libertad posteriormente hablaron de la tortura y asesinato de muchos otros manifestantes por oficiales del ejército y miembros del servicio de inteligencia.

El documento pasa a enumerar una serie de testimonios como el del autor que fue sometido a palizas y acoso sexual después de su detención. Se refiere también al informe en The Guardian del 9 de febrero de Chris Greal, que cita los grupos de derechos humanos que afirman que el ejército estaba involucrado en las detenciones, desapariciones y torturas, y un informe de Amnistía Internacional (17 de febrero), que incluye testimonios de los jóvenes que fueron detenidos y torturados por la policía militar con látigos y descargas eléctricas.

- El intento de invadir la plaza Tahrir. El ejército intentó en más de una ocasión durante el período del 4 al 10 de febrero 2011 expulsar a los manifestantes de la Plaza. Esto dio lugar a numerosos enfrentamientos entre los manifestantes y el ejército. Por ejemplo, en la noche del 6 de febrero, cuando las tropas cerca del Museo Egipcio trataron de avanzar más en la plaza, fueron detenidos por los manifestantes que formaban una cadena humana. El ejército disparó en el aire, y detuvieron a tres manifestantes, cuyo destino aún se desconoce.

Etapa 3: Después de que Mubarak renunciara - Del 12 de febrero hasta que el informe fue escrito a finales de marzo

Después de que Mubarak anunciara su renuncia, el ejército utilizó los medios de comunicación para transmitir el mensaje de que se sumaron a la revolución, al mismo tiempo haciendo todo lo posible para suprimirla, o al menos obstaculizar su progreso. Entre las medidas adoptadas se encontraban las siguientes:

- La prohibición de fotografiar en la plaza Tahrir. El objetivo era aislar a los rebeldes emocionalmente del resto de la población egipcia. Así, cuando los revolucionarios fuesen atacados sintieran que habían sido abandonados por su propia gente. Y la población egipcia, que no tenía ni idea de la magnitud de la represión contra los manifestantes, pudiera comenzar a preguntarse por qué se sigue la protesta.

- La manipulación y el control de los medios de comunicación. Diversos medios se utilizaron para este fin. Por ejemplo, el 15 de febrero algunos funcionarios en el consejo superior militar sostuvieron una reunión con los principales editores de periódicos y otros medios de comunicación y ordenaron que no debía haber mayor discusión de las riquezas de Mubarak. El 26 de febrero el general mayor Trek E-Mahdi fue nombrado supervisor general de la unión de radio y televisión, lo que significa que los medios de comunicación egipcios estan ahora dirigidos por un departamento del ejército.

- Solicitud a las empresas de telefonía móvil de enviar SMS a la población advirtiéndola contra su participación en encierros y alentándola a oponerse a los manifestantes.

- El 14 de febrero muchas personas resultaron heridas y trasladadas al hospital de Al-Qasr Ainy después que el ejército logró dispersar diversas manifestaciones de la plaza. El ejército publicó un comunicado de advertencia a los ciudadanos contra el hecho de manifestarse.

El informe también cita otros casos de ataques del ejército contra manifestantes desde la retirada de Mubarak, y proporciona más testimonios de arrestos, detenciones y torturas. Señala que las fuerzas armadas siguen para hacer cumplir un toque de queda, y se niegan a poner fin al estado de emergencia. Se concluye que aunque el ejército afirma que se ha unido a la revolución, constantemente trata de eludir sus demandas y podría ejercer una influencia indebida sobre las disposiciones de la nueva Constitución.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.