En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Afganistán, la guerra interminable

Salir de la guerra de Afganistán a tiro limpio

Sección:Afganistán
Jueves 9 de junio de 2011 0 comentario(s) 1611 visita(s)

Guerra Eterna

Salir de la guerra de Afganistán a tiro limpio. En los últimos meses, la estrategia del general Petraeus ha consistido en extender la guerra a aquellas zonas del país en las que hasta ahora los talibanes gozaban de un control completo. Las tropas enviadas en la escalada ordenada por Obama como último recurso se han empleado a fondo. Al igual que en Vietnam, el recuento de bajas del enemigo ha pasado a ser el barómetro definitivo. Periódicamente, aparecen artículos en la prensa que destacan el alto número de talibanes eliminados, que se unen a los ataques con aviones no tripulados sobre los talibanes paquistaníes. En cada uno de estos últimos, mueren no menos de 10 o 20 personas que son identificadas rápidamente como terroristas.

En épocas anteriores, se decía que los talibanes estaban muy fuertes como para siquiera considerar la idea de una retirada. Ahora, en una situación supuestamente muy diferente, la conclusión sigue siendo la misma. Hay que acabar el trabajo. El Gobierno de Karzai caería muy pronto. Los insurgentes se harían con el poder. Los terroristas recuperarían sus bases y campos de entrenamiento.

Y todo eso, a pesar de que incluso el Pentágono admite que la guerra de Afganistán no tiene una solución militar. Pero matar es un placer tan adictivo que no hay estrategia militar que se resista.

Analistas, expertos y otros ’generales de sillón’ presionan para que la retirada que en teoría debería empezar este verano sea simbólica y que en ningún caso afecte a brigadas de combate.

Harto de tanto universo paralelo, un coronel, con experiencia en Afganistán, ha escrito un email para contar que está harto de tanta mentira.

According to the Kagans, «If Mr. Obama announces the withdrawal of all surge forces from Afghanistan in 2012, the war will likely be lost. Al Qaeda, Lashkar-e-Taiba, and other global terrorist groups will almost certainly re-establish sanctuaries in Afghanistan. The Afghan state would likely collapse and the country would descend into ethnic civil war. The outcome of this withdrawal policy would be far worse than Nixon’s decision to accept defeat in Vietnam, for it would directly increase the threat to the American homeland».

Apparently they forgot, «there’s a commie behind every bush,» «the Russians are coming!» and «if Vietnam falls, all of Asia falls to the Communists!» That logic was absurd in the 1960/70s, and its even more laughable today - or it would be laughable if it didn’t cost so damn many American lives to prop up the fantasy.

El corresponsal de The Times en Afganistán lleva cinco años allí. Jerome Starkey está también cansado de tanto análisis optimista de generales que le cuentan que la guerra se está ganando. Sólo hay que esperar un poco más. Los próximos seis meses serán decisivos.

"La violencia está a niveles máximos y ha aumentado cada año en la última década. Sin embargo, los generales siempre afirman que los talibanes están casi derrotados. El general Sir David Richards, ahora jefe del alto mando militar (británico), describió a los talibanes en 2007 como una fuerza neutralizada cuando dirigía las tropas de la OTAN allí.

Los ataques insurgentes han aumentado un 35% en 2011 sobre el mismo periodo del año pasado. La OTAN dice que este incremento se debe a que está llevando los combates a las zonas talibanes, los mismos talibanes de los que se decía que casi estaban derrotados, los mismos talibanes que sacaron por un túnel a 480 presos de la cárcel de Kandahar en abril, los que mataron a siete norteamericanos con una sola bomba en mayo, los que lanzaron después ataques múltiples y espectaculares en Kandahar y Herat.

La OTAN gana cada batalla, pero los jefes militares admiten que no hay una solución militar. ¿Por qué entonces los soldados siguen combatiendo y muriendo?"

Es un debate falseado y con trampa en el que el resultado sólo puede ser uno: hay que continuar matando hasta que al final, casi por arte de magia, se pueda matar al último enemigo. La realidad es muy diferente. Incluso en zonas del país en que la actividad talibán siempre ha sido marginal, la capacidad afgana de soportar a las tropas extranjeras se va reduciendo, como han descubierto los alemanes en el norte.

Todo se sostiene además con una impresionante inyección de dinero para llevar a cabo una reconstrucción que es insostenible. Cuando desaparezcan o se reduzcan al mínimo esos fondos, todo eso se desmoronará y se lo tragará el desierto.

En la antigüedad, algunos emperadores mantenían a sus ejércitos en permanente estado de guerra porque les preocupaba lo que podrían hacer esas tropas si quedaban ociosas. En cierto modo, la guerra siempre ha sido una inversión. Sólo cambian los réditos.

Qué poco ha cambiado la historia desde entonces.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.