En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Segunda bofetada a Berlusconi

Italia rechazó el retorno a la energía nuclear, la privatización del agua y el impedimento de juzgar a Berlusconi y sus ministros

Sección:Informativa
Miércoles 15 de junio de 2011 0 comentario(s) 1430 visita(s)

Por Gorka Larrabeiti

Gran alegría ayer en Italia cuando se supo que se había alcanzado el quórum (50% más uno de los ciudadanos con derecho a voto) en el cuádruple referéndum abrogativo sobre gestión de servicios públicos (agua, transporte, residuos), tarifas del servicio hídrico, energía nuclear y legítimo impedimento para el Presidente del Consejo de Ministros y para sus ministros, que habría permitido a Berlusconi eludir las salas judiciales en los procesos penales en los que está imputado con el pretexto de sus deberes institucionales. Votaron alrededor de 27 millones y medio de italianos, es decir, alrededor del 55% de los ciudadanos con derecho a voto. Y de estos, el 95% más o menos votaron cuatro veces Sí (1). Un resultado aplastante.

Es muy difícil alcanzar el quórum en un referéndum abrogativo. Hacía 15 años que no sucedía en Italia. Dicen que Fukushima ha sido la clave que explica este exitazo de participación. Dicen también que se ha tratado de un voto político contra Berlusconi. En quince días, Il Cavaliere ha encajado dos derrotas estrepitosas en las urnas. Primero, en las elecciones administrativas cuando perdió ciudades simbólicas como Milán o Nápoles. Ahora, los italianos lo desobedecen en masa acudiendo a las urnas cuando él había invitado a “ir a la playa” el domingo pasado. De poco le han servido a Berlusconi los ardides para que este referéndum no alcanzara el quórum. “Estamos hartos de recibir bofetadas. Ahora dictaremos la agenda”, avisó Roberto Calderoli, ministro de la Liga Norte, partido sin el cual Berlusconi no podría seguir gobernando. Se tambalea el gobierno Berlusconi, y , como es lógico, los partidos de la oposición piden en bloque la dimisión del actual Presidente del Consejo de Ministros y la convocatoria inmediata de elecciones políticas.

Pero el significado de esta victoria va más allá de la inmediatez y la actualidad política de la bofetada a Berlusconi o del ocaso del berlusconismo por dos motivos. En primer lugar, porque es un triunfo de un referéndum promovido desde abajo sin más medios que la movilización popular en la red y en las plazas. Es verdad que el partido Italia de los Valores se hizo promotor de la recogida de firmas necesaria para pedir el referéndum, pero fueron los movimientos por el agua pública y contra la energía nuclear los que se movilizaron primero. En segundo lugar, porque lo que estaba en juego, es decir, el agua, la energía, el ambiente y la justicia son bienes públicos que son de todos porque no son de nadie, y una mayoría transversal ha decidido que deben seguir siéndolo. Este referéndum revela deseo de participación, huida del egoísmo, y vuelta a lo común. Nichi Vendola, líder del partido Izquierda, Ecología y Libertad, (SEL) sintetiza así la situación actual: “Hoy gana la Italia de los bienes comunes y pierde la Italia de los lobbies”.

Según Giuseppe di Rita (2), presidente del CENSIS (Centro de Estudios de Inversiones Sociales), una fundación que publica todos los años un informe socioeconómico sobre el Estado italiano, se está cerrando un ciclo político basado en la subjetividad que comenzó en los años 60 y alcanzó su cénit con el berlusconismo. Un ciclo que ha producido gran “malestar social” en esta última fase porque la sociedad huye ya del modelo “todo es mío” y vuelve a unirse, a agregarse. El yo, eje del liberismo que pretende dominar aún el mundo, está dejando de ser el centro del mundo porque sólo conduce a «formas de agresividad difusa o de dependencia autolesionística (anorexia, bulimia, uso de drogas). Y en situaciones familiares exasperantes, en delitos violentos».

Dice di Rita: “Hoy se empieza a percibir que la soledad y el individualismo no son una aventura de potencia sino de depresión. La desregulación de las pulsiones es un producto del egocentrismo, de una cultura que hace del yo el principio del mundo, por añadidura en una fase en la que escasean reconocimientos sociales”.

Y mientras Berlusconi, que recibió ayer a Netanyahu, seguía haciendo chistes sobre el bunga bunga, intentando desviar la atención de la derrota y centrándola otra vez en su persona, Italia nos dio un alegrón. Se va acabando el yo. Vuelve el otro, vuelve lo común.

Notas

1. Ver datos exactos: http://referendum.interno.it/referendum/RF000.htm

2. Entrevista de Ida Dominijanni a Giuseppe di Rita. «Il lento sipario sulla Seconda Repubblica», Il Manifesto, 8-6-2011, p.7


Fuente: Tlaxcala

Fecha de publicación original: 14/06/2011

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.