En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Tarea Revolucionaria

Peace News. Nº 2.534. JUNIO DE 2011.

Sección:Informativa
Domingo 18 de septiembre de 2011 0 comentario(s) 1204 visita(s)

Gabriel Carlyle analiza las lecciones que deben extraerse de la larga historia previa al levantamiento egipcio.

“El 23 de Diciembre, un activista del movimiento 6 de Abril, decía que varios partidos de la oposición y movimientos habían aceptado un plan no escrito para la transición democrática en el 2011; nosotros dudamos de esta declaración” – Texto de una comunicación secreta de la Embajada de Estados Unidos en El Cairo a Washington.

“La acción noviolenta no es sólo sobre la noviolencia, sino también sobre la alegría y la felicidad… vimos en Tahrir que Egipto podía y quería ser parte de este nuevo Egipto”. Wael Adel, Academia del Cambio. En la imaginación popular, la acción masiva noviolenta (“el poder del pueblo”) es a menudo, retratado como ampliamente improvisado y sin asuntos planificados. Normalmente, la realidad es diferente. Por consiguiente, la negativa de Rosa Parks a dejar su asiento a un pasajero blanco y el siguiente boicot a los autobuses Montgomery son respectivamente mal recordados como la acción de una mujer normal que simplemente, estaba “demasiado cansada para moverse”, y una reacción pública espontánea a su correspondiente arresto y denuncia.

Difícilmente observado.

El reciente levantamiento en Egipto –todavía en curso, al haber desalojado al dictador pero todavía no el régimen en el que se asentaba (Ver Peace News, nº 2532) es otro ejemplo. Los grandes medios han prestado atención al papel jugado por las redes sociales en la revolución, pero se ha dedicado mucho menos interés a los muchos años de preparación, entrenamiento y aparentemente inútil activismo que finalmente contribuyó a su éxito a comienzos de este año. Como Alex Nunns y Nadia Idle escriben en la introducción a su reciente libro “Tweets de Tahrir” (reseñado en Peace News nº 2533): “l@s mismo@s activistas que hicieron tan buen uso del Twitter durante el levantamiento… se habíaN movilizado, formando grupos y manteniendo pequeñas protestas, haciendo frente a la brutalidad policial, desde, por lo menos, el año 2000, pero el mundo casi no se enteró.

Aquí examinamos brevemente tres importantes grupos en esta historia: Kefaya (“Basta”); la Academia del Cambio; y el movimiento juvenil 6 de Abril.

¡Basta!.

Con sus orígenes en los comités de solidaridad establecidos durante la segunda intifada palestina (desde Septiembre del 2000) y el movimiento contra la invasión de Iraq, Kefaya (“Basta”) surgió en el 2004, animados por el temor a que Mubarak, presidente de Egipto, estuviera planeando un traspaso hereditario del poder a su hijo Gamal.

Inspirados por el “Llamamiento por la Desobediencia Civil” escrito por el respetado Juez Tarik Al Bishri, Kefaya mantuvo su primera acción, una concentración silenciosa en las escaleras del palacio de justicia en El Cairo, en Diciembre de 2004. Como primera manifestación para exigir la renuncia de Mubarak, fue un acontecimiento clave.

Otra acción importante, coincidió en el tiempo con un referendum sobre cambios en la constitución egipcia, tuvo lugar sobre los escalones de la sede de la corporación periodística, en Mayo de 2005. En lo que llegó a ser algo común, los manifestantes fueron atacados por los matones de Mubarak y varias mujeres fueren acosadas sexualmente.

Aunque había inspirado la creación de nuevos grupos, Kefaya cayó abatida después de la elección presidencial de Septiembre de 2005. Aunque se las arreglaron para romper barreras importantes, fracasaron en la organización de una masiva campaña de desobediencia civil que sus líderes habían prometido.

Academia del Cambio.

En Noviembre de 2005, Wael Adel viajó de Londres a El Cairo para dar un taller de tres días sobre desobediencia civil noviolenta a una audiencia que incluía a 30 miembros de Kefaya.

Inspirada en la llamada “Bulldozer Revolution” de Octubre del 2000, en Serbia y en los escritos de Gene Sharp, Wael, su primo Ahmed y el médico Hisham Morsy habían usado internet para defender el uso de la acción noviolenta para derrocar a Mubarak.

Se llamaron así mismos como la “Academia del Cambio” (AoC), el trío empezó publicando libros acerca de la estrategia noviolenta y sus tácticas, incluyendo “Guerra noviolenta, la 3ª elección”(2007) y “Escudos para protegerse contra el miedo”(2008). La más reciente explicaba cómo usar almohadillas y otros instrumentos para protegerse de los porrazos, conocimiento que se mostraría como muy útil. Una reciente victoria para estas ideas tuvo lugar en Diciembre de 2006, cuando 20.000 trabajadores en Mahalla, una gran ciudad en el medio del delta del Nilo, organizaron una huelga de seis días por sueldos impagados. Aparentemente sorprendidos por el carácter noviolento de la huelga, las autoridades aceptaron las reivindicaciones.

6 de Abril.

Una segunda huelga en Mahalla estaba programada para el 6 de Abril de 2008 y en Marzo de 2008, el activista de Kefaya, Ahmed Maher y Esraa Rashid, activista entusiasta de las redes sociales, crearon una página en Facebook para apoyarla. En un día, más de 3000 personas la habían apoyado y el grupo atrajo rápidamente a 70.000 miembros. La huelga fue un fracaso, disuelta violentamente con al menos, 3 huelguistas muertos; mientras, desde Facebook se planearon acciones de apoyo que tuvieron una escasa asistencia. Sin embargo, pasaron dos cosas importantes.

Primeramente, Saad Bahaar, de la Academia del Cambio, activista por la noviolencia, amplió su trabajo, yendo más allá para ayudar a extender las ideas y principios de la desobediencia civil noviolenta en las áreas industriales fuera de El Cairo.

En segundo lugar, persistieron las movilizaciones a través de Facebook, formando el movimiento juvenil del 6 de Abril. Inspirado por el grupo serbio Otpor que había jugado un papel fundamental en el derrocamiento del presidente serbio Slobodan Milosevic. Adoptaron el logo de un puño cerrado y enviaron a varios miembros a Serbia para entrenarse en la noviolencia.

Juegos y no espectáculos.

Lo más importante es que siguieron organizándose, a pesar de numerosos fracasos y derrotas. A la luz de los recientes acontecimientos, es una llamativa experiencia volver y leer las informaciones de aquel tiempo acerca de este tipo de activismo: la protesta que miles de personas apoyaron en línea y que el Washintong Post envió un corresponsal para cubrir pero a la que aparecieron sólo 15 personas (3 hombres y 12 mujeres); la patriótica acción en una playa de Alejandría cuando l@s activistas fueron detenid@s por la policía antes de que hubieran podido desplegar sus materiales; y la detención, tortura y los costes personales soportados por l@s activistas afectado@s.

15.000 voluntarios.

En Febrero de 2011, cuando el antiguo jefe de la Agencia Internacional de la Energía Atómica y Premio Nobel de la Paz, Mohammed El Baradei volvió a El Cairo para participar en las campañas por el cambio político, algunos grupos crearon el Facebook pro Baradei y se volvieron hacia la Academia del Cambio para participar en los entrenamientos.

En Septiembre de 2010, Associated Press contaba que 15000 voluntari@s habían recibido entrenamiento (Saad Behaar sólo, entrenó a más de 800 personas) y que otros 9000 estaban esperando o había pedido unirse a las campañas. L@s coordinadores mostraron su intención abiertamente: “para que un día seamos el corazón del movimiento por la desobediencia civil que un día tomará el régimen de Mubarak”.

Ensayando la noviolencia.

Entretanto, una segunda página de Facebook se puso en marcha para protestar contra la muerte de un joven egipcio llamado Khaled Said, a manos de la policía. Atrajo a cientos de miles de seguidores y llegó a ser la clave para divulgar y ensayar las estrategias noviolentas. Se organizaron flash-mobs en los que pequeños grupos vestidos de negro, reunidos en lugares concretos, alineados en las carrerteras y con sus espaldas sobre el suelo durante un específico período de tiempo.

25 de Enero.

El 17 de Diciembre, el tunecino de 26 años, Mohammed Bouazizi se pegó fuego así mismo, extendiendo el levantamiento tunecino y 11 días más tarde la página de Kahled Said convocó una marcha por toda el país para el 25 de Enero (día nacional de la policía), exigiendo la disolución de la agencia de seguridad estatal.

Superando las expectativas de los organizadores, cientos de miles de personas tomaron las calles ese día, y el resto es historia.

Manteniendo la paz.

El predominante carácter noviolento de las manifestaciones y la decisión de los manifestantes de abstenerse de usar fuerza letal, representó un papel clave para ganar el apoyo público e impedir al ejército mantenerse abiertamente del lado del régimen.

Durante las confrontaciones en el puente de Kast al Nile del 28 de Enero, probablemente el día más decisivo de la revolución, en el que hubo cientos de víctimas, los manifestantes pasaron horas aguantando golpes de la policía antes de su última huida, permitiendo a los manifestantes incendiar la sede del partido gobernante. “La estrategia era que la gente que fuera herida fuera hacia atrás y otra gente los reemplazaría”, explicó Ahmed Maher después. “Simplemente, seguíamos rotando”.

Hubo activistas que usaron la fuerza, por ejemplo, para defender la Plaza Tahrir de los ataques de los matones de Mubarak, pero se las arreglaron para que esta violencia defensiva no se descontrolara. Los manifestantes buscaron a aquellos que entraban en la plaza con armas y en Twitter se dijo: “Cuando l@s manifestantes capturaban a quienes les estaban matando, los protegieron de ser apaleados hasta que eran entregados al ejército”. Toda esa preparación dio resultado.

Tres lecciones.

¿Qué lecciones podemos aprender l@s activistas occidentales de todo esto?. Primeramente, que la persistencia es una necesaria, si no suficiente, condición para el éxito y podéis tener la experiencia de muchos años de amargos fracasos para triunfar. Muchas personas en el movimiento por la paz están familiarizadas con esta lección, pero debemos mantener el énfasis en ello.

En segundo lugar, la importancia del entrenamiento y la preparación. Una de las razones porque el movimiento antiguerra del Reino Unido fue incapaz de continuar sus acciones de desobediencia civil para seguir a la histórica marcha del millón de personas del 15 de Febrero de 2003 fue su fracaso para asentar el trabajo de base de este avance. El movimiento contra los recortes debería tomar nota.

En tercer lugar, y para acabar, podemos y debemos pensar a lo grande. El cofundador del Movimiento Juvenil 6 de Abril, Ahmed Salah dijo en una reciente entrevista en el Centro Internacional sobre el Conflicto Noviolento: “Es muy importante que, no importa como sea de duro o difícil, para conseguir cosas, debemos tener fe y creer que lo imposible es posible. Quién hubiera creído que la policía egipcia, que es quizás la tercera más grande del mundo, después de China e India, con más de dos millones y medio de personas, sería derrotada en un día o dos. Esto está más allá de la creencia de alguien que cree que esto es posible y puede pasar. Sucedió y mira lo que está pasando a lo largo del Oriente Medio con muchos árabes intentando ganar su libertad de la misma manera. Todo el mundo quiere la libertad, una vez que hay esperanza, nunca se renuncia y se sigue luchando hasta que se alcanza”.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.