En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Solidaridad con el pueblo sirio

Sección:Solidaridad entre los pueblos
Martes 8 de noviembre de 2011 8 comentario(s) 3928 visita(s)

Nota de Insumissia: Para zanjar la polémica que se ha producido en torno a este artículo, queremos dejar claro que su publicación tiene como único fin mostrar solidaridad con la represión de la que está siendo víctima el pueblo sirio en sus manifestaciones por la libertad. En ningún caso pretendemos justificar posibles intervenciones armadas ni bloqueos contra Siria, como parecen haber entendido algunos lectores.


«Desde Marruecos a Bahréin la reivindicación es la misma: un cambio pacífico y radical que instaure una democracia que ampare los derechos sociales y económicos de la mayoría».

Hace meses que amplios sectores de la sociedad siria se unieron a la esperanzadora ola cívica que recorre el Magreb y el Machrek bajo la denominación de “primavera árabe”. Sin embargo, la primavera siria se ha tornado en un terrible baño de sangre. Millares de manifestantes pacíficos han sido asesinados por las fuerzas de seguridad del régimen de Bachar Al-Asad, que no ha dudado en recurrir al bombardeo de ciudades y pueblos. Un número aún más elevado de personas han sido detenidas y sistemáticamente torturadas. Los derechos humanos básicos, desde el derecho a la vida al de expresión, están siendo masivamente violados por las autoridades sirias en un país cerrado a la información independiente.

Quienes suscribimos esta declaración queremos expresar nuestra condena por estos hechos: no hay justificación posible para esta guerra abierta que el régimen sirio libra impunemente contra su propio pueblo.

El régimen sirio miente para justificar la brutal represión de su propia población. Como tantas otras veces, la dictadura de Bachar Al-Asad vuelve a agitar como un espantajo el peligro de la ruptura sectaria o del terrorismo islamista, o la falsa disyuntiva entre la soberanía y la dignidad del Estado y los derechos y las libertades de sus ciudadanos. Sin embargo, no hay indicio alguno que permita conjeturar sobre una inducción exterior de las protestas o que permita argumentar que las aspiraciones de los ciudadanos sirios son distintas a las que otros ciudadanos árabes manifiestan en sus países. Desde Marruecos a Bahréin la reivindicación es esencialmente la misma: un cambio pacífico y radical que instaure una democracia política real y que ampare y promueva los derechos sociales y económicos de la mayoría. El hilo que engarza las cuentas de las nuevas rebeliones árabes de 2011 —también la de Siria— es la esperanza colectiva en que las próximas generaciones puedan crecer en libertad, hombres y mujeres amparados por el principio universal de ciudadanía, no como súbditos sometidos al pillaje, al terror, a la humillación y a las arbitrariedades de sus dirigentes.

¿Acaso no son éstas nuestras propias aspiraciones, las de cualquier sociedad? Sin embargo, sorprendentemente, cuando más solidaridad demandan los hombres y las mujeres de Siria y cuando parece más justificado y necesario hacérsela llegar desde Europa y América Latina, sectores de la izquierda internacional, defensores en sus propios países de proyectos emancipatorios con los que nos identificamos y que apoyamos, abonan argumentos justificativos de la dictadura siria, basándose en teorías conspirativas y estereotipos ideológicos que han dejado de ser válidos. No hay dictaduras “progresistas”, y condenar selectivamente los crímenes de unos gobiernos mientras se silencian los de otros nos lleva a incurrir en el mismo doble rasero que tan justamente denunciamos en nuestros dirigentes.

Ante la inoperancia internacional, la sociedad siria parece abandonada a su suerte. Conocemos muy bien las reglas que rigen el mundo contemporáneo, aquellas que permiten al tiempo que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas vete la creación de un Estado Palestino y la condena de la represión del régimen sirio. Los árabes son víctimas del cinismo mercantilista que rige las relaciones internacionales, que valora en cada caso cuándo es conveniente intervenir y cuándo no lo es, siempre en función de intereses ajenos a los de las poblaciones afectadas. Nuestra condena no encubre la solicitud de ninguna intervención militar occidental ni la imposición de un asedio medieval contra la población siria. Rechazamos abiertamente —como lo hacen los propios sirios, que luchan por su libertad— cualquier forma de presión militar y de tutelaje colonial. Pero nos resistimos a aceptar que nada pueda hacerse frente a lo que está ocurriendo en Siria, que la pasividad y el silencio amparen los crímenes que se están cometiendo en Siria.

PRIMERAS FIRMAS

Santiago Alba Rico, Carlos Varea, Piedad Córdoba Ruiz (Colombia), José Luis Sampedro, Sami Naïr, Javier de Lucas, José Camilo López Valls (Cuba), Carlos Taibo, Gilberto López y Rivas (México), Javier Sádaba, Gaspar Llamazares, Atilio Borón (Argentina), Teresa Aranguren, Jaime Pastor, diputada Liliana Olivero (Argentina), Francisco Fernández Buey, Jorge Reichmann, Angélica Lagunas (Argentina), Roberto Montoya, Lobna Dahech (Túnez), Carlos Fernández Liria, Juan Carlos Monedero, Olga Rodríguez, John Brown (Bélgica), Manuel García Fonseca, Juan Luis Ruiz Giménez, Enrique Santiago, Olga Lucas, Yayo Herrero López, Miguel Lamas (Bolivia), Carlos Alberto Ruiz Socha (Colombia), Carlos Sanchís, Luis González Reyes, Itziar Ruiz Giménez, Joaquín Sempere Carreras, Igor Sádaba, Isabel Alba, Javier Barreda, Patricia Rivas, Luis Alegre Zahonero, Inmaculada Jiménez Morell, Francisco Puche, Alberto Montero, Antonio Crespo, Esther Vivas, Ignacio Gutiérrez de Terán, Alejandro Del Águila Mejía (Guatemala), Ángeles Ramírez, Raúl Maíllo García, Javier Couso Permuy, Salvador López Arnal, Antoni Domènech, Alerce Fernández Sánchez, Ana Ruth Vidal Luengo, Miguel Urbán, Houmad el-Kadiri el-Mahdi, María Jesús Fuentes Rebollo, Gladys Martínez López, Sara Sánchez Moreno, Dolores Nauffal Manzur, Dionisio Vacas Cosmo, Paloma Valverde, Agustín Velloso Santisteban, Susana Merino (Argentina), Ester Sanz Murillo, Juan Antonio Baeza Labat, Julio Rodríguez Bueno, Carlos Varias García, Ernest Garcia, Ricardo García Zaldívar, Carlos Ballesteros García, Francisco Altermir, Hector Grad, Cristina Ruiz-Cortina Sierra, Anne Martin, Fina Alemany Costa, Francisco Ruiz De Pablos, Decio Machado Flores, María Rosa de Madariaga Álvarez-Prida, José Luis Lalueza Sazatornil, Joaquina Ramilo Rouco, Nadia Hindi Mediavilla, Santiago González Vallejo, Jaume Saura Estapà, Antonio Martínez Castro, Cristina García Cecilia, Jesús Zanón Bayón, José Luis Carretero Miramar, Aurora Lago, Lucía Molina Martínez, Maria Josefa Sabriá Pau, Ana Ruth Vidal Luengo, Husein Khzam, Gorka Larrabeiti (Italia), José Díaz Sánchez de la Blanca, Toño Hernández, Sinfo Fernández, Luis Martín-Cabrera (EEUU), Cristina Mas, Josep Lluís del Alcázar, Miquel Blanch, Marga Olalla, Luis Carlos Gómez-Pintado, Muhittin Karkin (Turquía), Franck Gaudichaud (Francia), Soledad Delgado Moracho, Fernando Beltrán Llavador, Evgeny A. Shlevkov, Miguel Brieva Estrada, Mª Pau Vila Pastor, Javier Mestre Marcotegui, Manuela Valadés Feito, Lluís Isern Sitjà, Alerce Fernández Sánchez, María Camacho Castaño, Ana García Romero, Guillermo García del Busto Miralles, Ana Andrea Sánchez López, Francisco García Pérez, Lucía Mazarrasa Alvaer, Joan Tenorio Martínez, Lola Bernal Armengol, Ramón Farres Puntí, Carmen Safont Edo, Carlos Javier Moreno García, Jónatham F. Moriche, Anahí Seri.


Fuente: Rebelión

Fecha de publicación original: 4-11-2011

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Solidaridad con el pueblo sirio

    9 de noviembre de 2011, por  gmail.com">Villaverde Comunista

    Ahora os solidarizais, mañana les bombardeará la OTAN o EE.UU.

    ¿No os da un pelín de vergüenza seguir el guión establecido de TVE, Amnistía Internacional, la Unión Europea y la Casa Blanca? Dice un servidor.



  • Solidaridad con el pueblo sirio

    9 de noviembre de 2011, por Pablo

    Al no tener encabezado para que Insumissia se distancie de este escrito, y lo publique como mera noticia de que hay unas personas diciendo estas cosas, se entiende que está de acuerdo con él.

    Personalmente no me gusta nada la publicación de este artículo. Me explico. Aunque dice expresamente que no pide “presión militar” contra Siria, el texto es lo suficientemente ambiguo (inoperancia internacional, la sociedad siria parece abandonada a su suerte… nos resistimos a aceptar que nada pueda hacerse frente a lo que está ocurriendo en Siria, que la pasividad y el silencio amparen los crímenes que se están cometiendo en Siria) como para dar a entender que si “la comunidad internacional” interviene para salvar vidas humanas en la forma que nos tiene acostumbrados últimamente, pues como que no les va a parecer mal.

    Quizá en un contexto más aislado habría menos motivos para realizar la interpretación que hago, pero es que tenemos bien reciente la guerra brutal llevada a cabo en Libia bajo esos mismos pretextos y que precisamente quien encabeza esta relación de firmas –Santiago Alba Rico- se ha dejado la piel justificando la necesidad y justicia de la intervención de la OTAN. Es imposible no relacionar este texto con la reciente campaña de Alba Rico de defensa de la intervención militar extranjera en Libia.

    De hecho, en páginas de contrainformación de internet hay numerosos artículos críticos con este documento y hasta una campaña en su contra.

    Por otra parte echo de menos en un texto con tantísimas líneas de “primeras firmas” con nombres de intelectuales algún tipo de propuesta sobre qué se podría hacer exactamente por el pueblo sirio si no se va a actuar militarmente. Es de creer que tanta cabeza pensante concienciada y escandalizada ante esta situación de emergencia –que para nada pongo en duda que lo sea- ya podría cocer alguna propuesta o mojarse un poco en lugar de declamar su indignación y opinar ambiguamente y equívocamente a la manera de Rajoy.



    • Solidaridad con el pueblo sirio

      9 de noviembre de 2011, por @

      Como no puedo ni quiero juzgar este texto por lo que no dice, lo haré por lo que dice: «Nuestra condena no encubre la solicitud de ninguna intervención militar occidental ni la imposición de un asedio medieval contra la población siria. Rechazamos abiertamente —como lo hacen los propios sirios, que luchan por su libertad— cualquier forma de presión militar y de tutelaje colonial». A mí me parece que el mensaje está suficientemente claro; a lo mejor es que no me gusta sacar conclusiones sobre lo que no pone.

      La situación del pueblo sirio es insostenible, pero sin embargo no se habla lo suficiente de las torturas, los encarcelamientos y las muertes incluso de niños que están sufriendo día a día. Hay que dar a conocer su lucha y solidarizarse con ella mediante actos de apoyo.

      Entre la pasividad y la intervención militar imperialista extranjera hay otras vías para al menos intentar ayudar a los sirios. Parece que el pueblo saharaui o el egipcio han tenido más suerte en cuanto al apoyo popular en la calle.

      El silencio puede ser la peor forma de agresión contra el pueblo sirio.


      • Solidaridad con el pueblo sirio

        9 de noviembre de 2011

        Muy bien, ¿cual es entonces la propuesta de estos firmantes?

        • Solidaridad con el pueblo sirio

          9 de noviembre de 2011, por @

          ¿Difundir la causa siria y recabar apoyo popular para ella, tal vez? Es algo que se hace continuamente para dar a conocer la situación de muchos pueblos oprimidos. ¿Por qué no habría de hacerse en este caso?

          • Solidaridad con el pueblo sirio

            9 de noviembre de 2011, por Pablo

            Por una parte creo que la «causa siria» y toda la violencia que allí se está dando es a estas horas bastantemente bien conocida por la opinión pública de nuestro estado. No es de esas cosas que los media ocultan deliberadamente. En este caso se divulga a todo trapo en prensa y televisión.

            Por otra parte estoy bien seguro de que la mayoría de gente, y me incluyo, en realidad no tenemos mucha información sobre las causas de ese conflicto, quienes son los autores, qué intereses están en juego, qué está ocurriendo realmente etc. Este documento desde luego no aporta absolutamente nada en tal sentido.

            Lo que sale en estos medios convencionales son los actos de represión del gobierno sirio sobre la población. Los cuales creo que son bien reales y del todo reprobables. Si lo que este escrito pretende recabar como dices es «apoyo popular» al carecer de cualquier propuesta concreta al respecto cabe entender que este apoyo es simbólico. Una especie de «nos parece fatal que el gobierno sirio mate a la ciudadanía». No creo que se necesiten campañas para promover tal cosa porque eso ya lo ha conseguido la tele hace tiempo.

            En cambio no se nos habla nada en la tele y tampoco en este escrito, de que lo que está ocurriendo en Siria, más allá del gobierno persiguiendo a gente inocente que solo pide democracia, podría parecerse mucho a lo que ocurrió en Libia; una especie de guerra civil con diferentes facciones entre las que se encuentra parte del ejército y altos funcionarios, la cual estaría causando víctimas a escala importante y que posiblemente contaría con la colaboración e inducción de países de la OTAN. En concreto se habla de Turquía,que tiene frontera con Siria, como base logística MILITAR de la oposición al gobierno dictatorial sirio.

            Vuelvo a repetir que, entendiendo una y mil buenas voluntades, me parece absolutamente absurdo divorciar este escrito de los recentísimos de Alba Rico -quien lo encabeza- jaleando bombardeos de la OTAN sobre Libia, como si se hubiera convertido al pacifismo en cosa de diez minutos y tuviéramos ahora que correr un tupido velo sobre lo que ha estado haciendo los últimos meses. Perdón, pero yo no me lo creo.

            Y la pregunta vuelve a ser la misma. Si no están de algún modo dando el beneplácito a una intervención militar, ¿qué es lo que proponen estos intelectuales más allá de corifear la crítica a la represión del gobierno sirio que ya sale en la tele?


          • Solidaridad con el pueblo sirio

            10 de noviembre de 2011

            ONU: «Siria corre el riesgo de que estalle una guerra civil»

            http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_...






  • Solidaridad con el pueblo sirio

    13 de noviembre de 2011

    Decenas de miles de sirios salen a las calles en apoyo de su gobierno

    http://www.insurgente.org/index.php...



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.