En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

¿Por qué la OTAN atacó Pakistán?

Tariq Ali, London Review of Books

Sección:Afganistán
Martes 6 de diciembre de 2011 0 comentario(s) 1474 visita(s)

Traducido para Rebelión por P. Rivas

El ataque de la OTAN a un puesto de control paquistaní cerca de la frontera con Afganistán que mató a 24 soldados el sábado (26 de noviembre) tuvo que ser deliberado. A los comandantes de la OTAN se le suministran desde hace mucho tiempo los mapas en los que se señalan estos puestos de control por parte del ejército paquistaní. Ellos sabían que el objetivo era un puesto militar. La explicación que afirma que los atacaron primero suena falsa y ha sido ferozmente rechazada por Islamabad. Anteriormente este tipo de ataques se calificaban de "accidentales" y las disculpas se daban y se aceptaban. Esta vez parece más grave. Ha llegado demasiado pronto después de otras "violaciones de la soberanía ", en palabras de la prensa local, pero la soberanía de Pakistán es una ficción. El alto mando militar y los líderes políticos del país voluntariamente entregaron su soberanía hace muchas décadas. El hecho de que ahora se esté violando abierta y brutalmente constituye el verdadero motivo de preocupación.

En represalia, Pakistán ha detenido los convoyes de la OTAN hacia Afganistán (el 49% de los cuales pasan por el país) y ha pedido a los EE.UU. que abandone la base de Shamsi que se construyó para lanzar aviones no tripulados contra objetivos en Afganistán y Pakistán con el permiso de los gobernantes del país. Islamabad se permitió una hoja de parra legal: en los documentos oficiales la base fue arrendada oficialmente por los Emiratos Árabes Unidos, cuya "soberanía" es aún más flexible que la de Pakistán.

Los motivos del ataque siguen siendo un misterio, pero no así su impacto. Profundizará las divisiones dentro del ejército, debilitará aún más el régimen venal de Zardari, fortalecerá a los militantes religiosos y hará que los EE.UU. sean aún más odiados de lo que ya lo son en Pakistán. ¿Entonces por qué lo hacen? ¿Fue concebido como una provocación? ¿Está Obama pensando seriamente en desatar una guerra civil en un país ya maltratado? Algunos comentaristas en Islamabad están discutiendo esto, pero es poco probable que las tropas de la OTAN ocupen Pakistán. Un giro tan irracional sería difícil de justificar en términos de los intereses imperiales. Tal vez fue simplemente un ojo por ojo para castigar a los militares paquistaníes por el envío de la red Haqqani para bombardear la embajada de EE.UU. y la sede de la OTAN en la ’Zona Verde’ de Kabul hace unos meses.

El ataque de la OTAN viene de la mano de una nueva crisis. Uno de los cobradores de extorsiones de confianza de Zardari y su difunta esposa en Washington, Husain Haqqani, cuyos vínculos con las agencias de inteligencia de EE.UU. desde la década de 1970 lo convirtieron en un intermediario útil y que Zardari nombró embajador de Pakistán en Washington, se ha visto obligado a dimitir. Haqqani, a menudo llamado el embajador de EE.UU. en Pakistán, parece haber sido sorprendido in fraganti: él supuestamente pidió a Mansoor Ijaz, un multimillonario próximo al establishment de defensa de EE.UU., que llevara un mensaje al almirante Mike Mullen pidiendo ayuda contra el ejército paquistaní y ofreciendo a cambio desmantelar la red Haqqani y el ISI y llevar a cabo todas las instrucciones de EE.UU.

Mullen negó haber recibido ningún mensaje. Un subalterno militar lo contradijo. Mullen cambió su historia y dijo que el mensaje había sido recibido e ignorado. Cuando el ISI descubrió este "acto de traición", Haqqani, en lugar de decir que estaba actuando bajo las órdenes de Zardari, negó toda la historia. Por desgracia para él, el jefe del ISI, el general Pasha, se reunió con Ijaz y éste le entregó la Blackberry con los mensajes y las instrucciones. Haqqani no tuvo más remedio que renunciar. Proliferan las peticiones para que se le juzgue y se le ahorque (ambas cosas a menudo van de la mano cuando los militares están implicados). Zardari está respaldando a su hombre. Los militares quieren su cabeza. Y ahora la OTAN ha entrado en la refriega. Esta historia todavía no ha concluido.

Fuente: http://www.lrb.co.uk/blog/2011/11/28/tariq-ali/why-did-nato-attack-pakistan/

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.