En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La noviolencia del siglo XXI

Propuesta efectiva para el cambio social

Sección:Recortar lo militar
Viernes 20 de abril de 2012 0 comentario(s) 1220 visita(s)

Por Javier Gárate

“La noviolencia del siglo XXI: propuesta efectiva para el cambio social” es un título muy oportuno tras todo lo ocurrido en el mundo durante el año 2011. Pero al mismo tiempo es un título que abarca mucho y que podría ser abordado desde muchos ángulos. Yo lo voy a tomar basándome en mi propia experiencia trabajando en la Internacional de Resistentes a la Guerra. La IRG es una red internacional con más de 80 miembros en más de 40 países. Es una red basada en el apoyo mutuo y la solidaridad internacional. Contamos con una oficina muy pequeña así que dependemos del trabajo y el compromiso de voluntarixs y de nuestrxs miembrxs. Quien quiera unirse a la IRG tiene que aceptar la declaración de principios:

La declaración dice así:

La guerra es un crimen contra la humanidad. Por ello me comprometo a no apoyar ningún tipo de guerra, y a luchar por la eliminación de todas sus causas. La IRG existe con la intención de promover la acción noviolenta contra las causas de la guerra, así como también para apoyar y poner en contacto, a través de todo el mundo, a las personas que se niegan a tomar parte en la guerra o en su preparación. La IRG trabaja sobre estas bases para conseguir un mundo sin guerras.

Estos dos aspectos de la declaración reflejan las bases de lo que es la IRG. Nuestra postura en contra de todas las guerras, sin importar dónde o quien las lucha, y nuestro compromiso con la acción noviolenta en contra de las causas de la guerra. Estos son unos principios sólidos que en ocasiones específicas no son fáciles de mantener. Creemos firmemente en ellos, pero sabemos que no todas las personas con las que trabajamos los comparten. A lo largo de la historia de la IRG ha habido ocasiones en las cuales nuestros principios han sido puestos a prueba. Uno de los últimos ejemplos fue la intervención en Libia.

Algunos de los retos a los que se han enfrentado nuestros principios incluyen la Guerra Civil Española (cuando un antiguo Presidente de la IRG dimitió porque dijo que de haber sido español estaría luchando con armas contra el fascismo), la Segunda Guerra Mundial (cuando Albert Einstein, uno de nuestros más famosos partidarios dijo que apoyaba la resistencia militar francesa).

Como respuesta a estos retos la IRG propuso en los años 90 una declaración sobre la noviolencia y la lucha armada:

En nuestra opinión los movimientos de liberación son auténticos siempre y cuando fortalezcan la autosuficiencia popular y la auto-organización y reflejen las aspiraciones de los excluidos. Pueden contener distintos grupos sociales y tendencias políticas, pero dependen de la participación de los débiles. La liberación que buscan no puede suponer la opresión de otros, sino que debe respetar los derechos de todos: somos muy conscientes del peligro que puede suponer el que los liberadores de hoy se conviertan en los opresores del mañana. En los países en los cuales se han visto obligados a la resistencia, la IRG y sus socios se centran en fortalecer los elementos noviolentos de las relaciones humanas.

Esto significa que debemos trabajar con gente que no comparte estos mismos principios. Pero al mismo tiempo nuestros principios sólidos ofrecen muchas oportunidades y forman parte de la riqueza de la red, y la IRG se convierte de una manera o de otra en tu comunidad política, donde encontrar gente con ideas parecidas con quien poder cooperar y para quien estos principios son aspectos centrales de sus vidas.

Los dos aspectos principales de la IRG: Rechazo a la guerra y la noviolencia

Nuestro trabajo en contra de las guerras y en apoyo de los resistentes a la guerra ha sido la labor principal de la IRG a lo largo de su historia. Esta labor se desarrolla a través de nuestro programa del Derecho a Rechazar a Matar. Dicho programa apoya a los objetores de conciencia al servicio militar, y a cualquiera que rechace unirse a cualquier tipo de ejército. Hoy en día, mucha gente sigue asociando el trabajo de la IRG con la objeción de conciencia. En la actualidad hemos visto un gran cambio en Europa con la mayoría de los países aboliendo el servicio militar y dando paso a un ejército profesional. En Europa occidental sólo Finlandia, Noruega, Dinamarca, Suiza y Austria siguen teniendo el servicio militar. Pero el hecho de que ya no haya servicio militar no facilita nuestro trabajo puesto que sigue habiendo soldados que van a la guerra. Esta es la razón por la cual iniciamos una campaña para promover el contra-reclutamiento militar en Europa, donde trabajamos con estudiantes, profesores, padres, etc. en contra de la militarización de la juventud, en lugares donde los militares se promocionan, por ejemplo en colegios y universidades; así como en ferias y otros eventos. Como el proceso de reclutamiento es mucho más selectivo que cuando había servicio militar, las campañas tienen que estar mucho mejor orientadas. Estamos aprendiendo mucho de la experiencia del movimiento anti-guerra de EEUU que cuenta con una larga experiencia en las campañas de contra-reclutamiento.

El servicio militar sigue existiendo en muchos países no europeos. En los últimos años nos hemos centrado sobre todo en Colombia, Israel, Corea del Sur, Turquía y ahora en Egipto – un caso que mencionaré más tarde. La objeción de conciencia es en muchos casos el punto de acceso para convertirse en activistas antimilitaristas y noviolentxs. Jóvenes suelen sentirse apremiados por su situación personal al tener que realizar el servicio militar. Si esta situación personal se canaliza socialmente varias veces dentro de un grupo, puede paulatinamente llevar a este grupo a involucrarse en el antimilitarismo y la noviolencia. Así es como muchos grupos se han unido a la IRG – en principio con el único interés de la objeción de conciencia, y más bien desde un punto de vista de derechos humanos; pero a través del contacto con la IRG y con otros grupos se dan cuenta de que su rechazo al servicio militar forma parte de una lucha mucho mayor contra el militarismo y la necesidad de resistir de manera noviolenta construyendo alternativas a este sistema. Es así como muchos grupos empiezan a trabajar en los temas de noviolencia.

El trabajo de rechazar a matar y el de la noviolencia están estrechamente relacionados. La IRG describe su comprensión de la noviolencia como:

Para algunxs la noviolencia es un modo de vida. Para todxs nosotrxs (es decir la IRG), es un modo de acción que afirma la vida, habla en contra de la opresión y reconoce el valor de cada persona. La noviolencia puede combinar la resistencia activa, incluyendo la desobediencia civil, con el diálogo; puede combinar la no-cooperación – retirar el apoyo a un sistema de opresión – con trabajo constructivo para construir alternativas.

En ocasiones la noviolencia intenta conseguir la reconciliación como manera de entrar en conflicto: fortaleciendo la estructura social, dando poder a los que están en lo más bajo de la sociedad e incluyendo a gente de distintas partes para buscar una solución.

La historia de la humanidad está llena de casos de noviolencia, pero desde los años 70 existe un campo dentro de la ciencia social, llamado “estudios de la acción noviolenta” dedicada a explicar de dónde proviene el poder de dichas personas.

Por lo general la noviolencia se divide en dos enfoques principales: la noviolencia de principios y la noviolencia práctica.

Gene Sharp y la noviolencia pragmática

Según Stellan Vinthagen, miembro del Consejo de la IRG y acádemico de la noviolencia: “El clásico de Gene Sharp “La Política de la Acción Noviolenta”, publicado en 1973, cambió el estudio de la acción noviolenta. Creó una ola de estudios y creó de un campo aún sin estudiar, inspirado en la labor de Gandhi, en una ciencia social en toda regla. Hoy en día el énfasis de Sharp en la estrategia política efectiva (el enfoque práctico o técnico) es el punto de vista paradigmático de la noviolencia occidental. Sharp tomó muchas de las ideas del poder del consentimiento de Gandhi”. Sharp, en su estudio sobre Gandhi “Gandhi como Estratega Político” hace varias referencias con respecto a Gandhi sobre el hecho de que el comportamiento del político práctico es indistinguible de aquellos que profesan sus creencias en el principio moral universal. Sharp no defiende una combinación, algo que bien podríamos llamar pragmatismo de principios, sin embargo mantiene un enfoque práctico desinteresado en la unidad de la ética y la técnica.

En la actualidad, este enfoque (la noviolencia práctica) es el enfoque predominante de la noviolencia occidental. Algunos estudiosos incluso han elaborado un conjunto de medidas y condiciones que se deben seguir y que deberían garantizar más o menos el éxito en la lucha noviolenta. Uno de los mayores defensores de esta teoría es Peter Ackerman (un alumno de Sharp), presidente fundador del Centro Internacional para el Conflicto Noviolento (ICNC en sus siglas en inglés), una organización estadounidense dedicada a promocionar métodos de resistencia noviolentos. Según las ideas de Ackerman, todo se reduce a estrategias y planificación en las cuales los componentes más importantes para el éxito de la resistencia noviolenta son la unidad, la planificación y la disciplina noviolenta. Es casi como jugar al ajedrez, donde se puede saber de antemano quién va a ganar.

Hoy en día investigadorxs de la noviolencia emplean mucho tiempo de su investigación en debatir que la noviolencia es más efectiva que la violencia, algo que es importante para la IRG, el ser efectivos, pero no lo es todo. Cuando hablamos de efectivo o exitoso, debería aclarar que se suele hablar de que el éxito significa derrocar a un régimen represivo. En un libro que ha sido publicado este año (2011), llamado “Por qué funciona la resistencia civil: La lógica estratégica del conflicto noviolento” de María J. Stephan y Antonia Chenoweth, estudiaron más de 100 revueltas del último siglo y se muestran los resultados estadísticos de que las campañas de resistencia noviolentas fueron el doble de efectivas que las campañas violentas a la hora de conseguir sus objetivos. Aunque, una vez más, esto está más bien enfocado al objetivo de cambiar un régimen y no analiza mucho lo que ocurre tras dicho “éxito” ni cuáles son los principios y las ideas sociales de dichos movimientos.

Muchos de estxs investigadorxs utilizan el ejemplo del movimiento Otpor, el movimiento juvenil serbio, que utilizó el modelo de Sharp y que consiguió derrocar a Milosevic. Fue un movimiento muy pragmático con respecto a su enfoque de la noviolencia y a la vez muy efectivo. En la actualidad representantes de dicho movimiento ha formado la organización de entrenamiento en la noviolencia llamado CANVAS. Si echas un vistazo a sus artículos es como si fuese un campo de batalla, sobre cómo tener éxito. Tanto el enfoque de CANVAS como el de Peter Ackerman se centran sobre todo en la necesidad de planificar y ser disciplinadxs para ser efectivxs – ¡todo debe ser planificado! Estoy a favor de la planificación, pero también es verdad que cuanto más planificas, más se tuercen las cosas así que hay que tener eso en cuenta e incluso fomentar la espontaneidad.

Este enfoque tampoco deja mucho espacio para los valores noviolentos. Es decir, ¿qué clase de sociedad queremos construir, aparte de deshacernos de un régimen opresivo y estar a favor de la democracia? ¿Qué queremos decir con democracia?

El año pasado acudí a un curso sobre estudios avanzados en la noviolencia organizado por el ICNC (El Instituto Fletcher de Verano para los Estudios Avanzados del Conflicto Noviolento). El curso duró una semana durante la cual observamos un sinnúmero de presentaciones en powerpoint sobre los distintos aspectos que la resistencia noviolenta debe tener, y cómo ser efectivos. A lo largo de la semana no se hizo referencia alguna al tema de la violencia estructural y cómo tratar con un sistema opresivo que se manifiesta en todo el mundo.

Principios y pragmatismo

Tan sólo unos meses después del curso de ICNC, me encontraba en India, en un pueblecito llamado Gora, en un retiro de fin de semana para miembros del movimiento Bhoodan (regalo de tierra) de la India. Es un movimiento puesto en marcha por Vinoba Bhave, uno de los principales seguidores de de Gandhi en la India. Bhoodan era un movimiento en el cual Vinoba y sus seguidores caminaron miles de kilómetros visitando a dueños de tierras pidiéndoles que regalasen una séptima parte de su tierra, con el siguiente mensaje: considéranos tu séptimx hijx. Con este mensaje, Bhoodan consiguió dar tierras a pequeños agricultores, que en total sumo una extensión de más de 4000km2.

El retiro tenía como objetivo analizar el lado espiritual del movimiento Bhoodan, lo cual se hizo escuchando a gente que había vivido la mayor parte de su vida con Vinoba, además de celebrar sesiones de meditación y canto. Me sentía como al otro extremo del sentido de la palabra noviolencia, y tengo que decir que con ninguno de los dos extremos (el pragmatismo extremo o el extremadamente espiritual) me sentí completamente identificado.

En cierto modo, en la IRG unimos ambos mundos, puesto que tenemos unos principios muy arraigados, pero también podemos ser bastante pragmáticos cuando se trata de nuestro trabajo. En el Manual para Campañas Noviolentas de la IRG puedes encontrar algo de teoría y algunos consejos prácticos que pueden ayudar en tus campañas además de unos cuantos casos prácticos que no son los típicos ejemplos históricos. Dichos casos pretenden servir de inspiración y proporcionar ideas sobre lo que han hecho otras personas, pero no pretenden ser de ningún modo la receta a seguir. Los ejemplos incluyen unos cuantos casos en los que la IRG ha jugado un papel importante. Algunos de ellos son más históricos, incluyendo el caso sobre el movimiento Sebastián Acevedo en Chile, que utilizaba formas de resistencia noviolentas contra la opresión del régimen de Pinochet.

Uno de los casos que se muestra en el manual es el de la campaña Bombspotting. La campaña Bombspotting es una campaña belga en contra de las armas nucleares en la cual, por medio de la acción directa noviolenta, se intenta ingresar en bases militares donde se almacenan armas nucleares, para sacar a la luz y denunciar la presencia de dichas armas en el país. Con los años la campaña ha cambiado el foco de atención hacia la OTAN como alianza a través de la cual la mayoría de las intervenciones militares occidentales tienen lugar. Esto también dio la oportunidad de acercar a grupos de otros países para llevar a cabo acciones conjuntas. Así se formó la Red Antimilitarista Europea. En la actualidad trabajamos bajo el lema “¡La guerra empieza aquí!” para mostrar cómo algunas guerras lejanas en realidad empiezan mucho más cerca de lo que podrías imaginar.

Volviendo al tema de la India, que es uno de los lugares que más se asocian a la noviolencia. En el año 2010, IRG organizó una conferencia internacional sobre la resistencia noviolenta y el militarismo mundial. La conferencia tuvo lugar en Ahmedabad en la universidad Gudjurat Vidyapith, universidad fundada por el mismísimo Gandhi. Fue desde Ahmedabad donde Gandhi comenzó su famosa marcha de la sal.

La conferencia la inauguró la famosa escritora y activista Arundhati Roy. En su discurso de apertura dijo que estaba a favor de una biodiversidad de resistencias, esta era una reacción a lo que estaba ocurriendo en Chattisgar, donde existe una revuelta maoísta, compuesta principalmente de adivasis (indígenas). Según Arundhati Roy las tácticas noviolentas no funcionan cuando se vive en la selva, puesto que para una lucha noviolenta se necesita tener una audiencia, y en este caso no lo hay. No pueden boicotear nada puesto que no compran nada, no pueden ayunar puesto que no existen. Así que ¿qué se puede hacer en estos casos? Roy entiende su decisión de tomar las armas, pero también entiende que en otros contextos no tiene sentido y es por ello que defiende la biodiversidad de resistencias.

Uno de los anfitriones de la conferencia fue Narayan Desai, antiguo presidente de la IRG. Narayan es el hijo del secretario personal de Gandhi – Mahadev Desai – así que es uno de los pocos cercanos a Gandhi que aún sigue con vida. Narayan dio el discurso de clausura y respondió a Arundhati sobre la importancia de nuestros principios, explicando que el primer paso debe ser una transformación personal y de las almas de la sociedad que queremos construir, y que además esto tiene que basarse antes de nada en el amor.

Los principales organizadores indios de la conferencia fueron el Colectivo Mozda. El trabajo de este colectivo consiste en resistir los “proyectos de desarrollo” en el estado de Gujarat que impactan el medio de vida de las comunidades locales. Se consideran seguidores del movimiento Bhoodan aunque sin el fuerte aspecto espiritual y con un enfoque más pragmático hacia la resistencia noviolenta. Sin embargo los valores de noviolencia siguen siendo de vital importancia para ellos, pero saben que también hay que ser flexible y adaptarse a los nuevos tiempos. Los miembros más antiguos del movimiento Bhoodan siguen estancados en la lucha por la protección de las vacas puesto que éste es el problema principal sobre el que, según Vinoba, tenían que manifestarse para proteger la agricultura de la India y a las comunidades indias. Todo esto forma parte del movimiento Sarvodaya que es muy crítico con la civilización y el desarrollo, siguiendo sobre todo el libro Hind Sawar (autogobierno) de Gandhi, en el cual habla de la importancia de la vida en comunidad y de los peligros de la civilización. Hace además una crítica especial a la necesidad de tener, por ejemplo, puentes, hospitales y abogadxs. Hoy en día el movimiento por lo general sigue creyendo en estas ideas, pero más como principios en lugar de pedir el cierre de hospitales.

Estuve en la India en febrero de 2011 y muchas tardes salía a dar largos paseos con mi amigo Anand del colectivo Mozda. Paseábamos a lo largo de la orilla del río Narmada, el río que durante años y años vio la resistencia noviolenta a la construcción de la famosa represa de Narmada, una de las mayores represas de la India. Durante estos paseos llevábamos con nosotros una pequeña radio para escuchar el servicio internacional de la BBC que informaba sobre los sucesos en Egipto. De este modo, cada día, paseábamos una hora escuchando las últimas noticias sobre lo que estaba ocurriendo en la Plaza de Tahrir. Así que estuve en India con importantes representantes del movimiento gandhiano en Gujarat, aprendiendo de sus métodos de organización, que se basan sobre todo en el hecho de que en tu vida, la resistencia y el día a día tienen que ir de la mano, que tu vida debe reflejarse en tu resistencia y viceversa. Era casi mágico, el dar estos paseos mientras escuchábamos lo que estaba pasando en la Plaza de Tahrir.

La primavera árabe

El mundo árabe está lleno de ejemplos de luchas noviolentas. Lo que ocurrió en Túnez y Egipto fue algo que se estaba forjando desde hace mucho tiempo, sobre todo con grupos de base. Muchos de estos grupos se habían estado organizando durante mucho tiempo, entrenándose, y más importante aún, creando alianzas entre distintos movimientos sociales.

Claro está, que en la mayoría de los casos se necesita algo que provoque el levantamiento. Sin embargo, Mohamed Buazizi, de 26 años quien se suicidó el 17 de diciembre de 2010 provocando así la revuelta tunecina, no fue el primer tunecino que se suicidó quemándose a lo bonzo. En marzo y noviembre de 2010 hubo otros dos casos. Ya en 1998 un informe de Le Monde Diplomatique publicó un estudio de la unidad de quemados de un hospital tunecino que estimaba que 15,1% de los ingresados se debía a “suicidios por fuego”. Así que, sí, se necesita algo que provoque un movimiento, pero no puede suceder en cualquier momento, tiene que ser en el momento justo – que de muchas maneras es lo que ocurrió en Túnez y Egipto donde los movimientos sociales habían estado haciendo todo el trabajo preliminar durante mucho tiempo. Y sí, cuando empieza uno, muchos otros, que habían estado realizando su trabajo en la sombra, se pueden sentir inspirados y sentir la confianza necesaria para tomar las calles. Todas estas expresiones eran verdaderas expresiones de lucha noviolenta.

Mucho se ha dicho sobre la influencia de las ideas de Sharp sobre el movimiento egipcio. Estoy seguro de que algunos de los líderes organizadores han leído por ejemplo el libreto “De la dictadura a la democracia: un marco conceptual para la liberación”. Algunos incluso fueron entrenados en la noviolencia. Esto puede haber ayudado mucho en lo que antes he llamado la disciplina y la planificación noviolenta, pero sin duda el impulso más fuerte era la necesidad de deshacerse de Mubarak y construir una sociedad diferente con la capacidad de que los distintos sectores de la sociedad trabajen unidos.

Todos seguimos muy atentamente la situación en Egipto, pero como bien sabemos hubo muchos otros acontecimientos como los de Yemen y Bahréin. El caso de Yemen es especialmente interesante puesto que Yemen tiene una de las tasas de posesión de armas entre la población más altas y aún así su movimiento fue sobre todo noviolento. No debemos olvidar este caso porque ya no esté en las noticias.

El caso de Libia es bastante complejo. Como dijo Stephen Zunes en un artículo: “Es innegable que la OTAN desempeñó un papel crítico en minar la capacidad militar del régimen represivo libio” y ayudó a los rebeldes a entrar en Trípoli. Pero “se ha prestado muy poca atención al hecho de que los rebeldes anti-Gadafi pudiesen entrar inesperadamente en Trípoli, esto se debió sobre todo a una insurrección civil y desarmada que estalló en varios barrios de la ciudad. De hecho gran parte de la ciudad ya había sido liberada cuando entraron los rebeldes y empezaron a limpiar los focos que quedaban de las fuerzas del régimen.”

Como sabrás inicialmente la insurrección contra Gadafi en febrero de 2011 era mayoritariamente noviolenta. Como también dijo Sephen Zunes: “En menos de una semana esta insurrección desarmada tomó la mayoría de las ciudades del este del país, algunas ciudades claves del oeste e incluso algunas zonas de Trípoli. Fue también durante este tiempo cuando tuvieron lugar la mayoría de las dimisiones de los miembros del gabinete. Miles de soldados desertaron o se negaron a disparar a las masas. El avance de la revuelta fue revertido dramáticamente sólo cuando la revolución se volvió más violenta y dio la oportunidad a Gadafi de dar su tristemente célebre discurso del 22 de febrero amenazando con masacres en los bastiones rebeldes, lo que a su vez empujó a los Estados Unidos y a sus aliados en la OTAN a unirse a la guerra.” Nunca sabremos qué habría ocurrido si la revuelta hubiese continuado siendo noviolenta. Seguro que no hubiese sido fácil, pero seguro que habría habido menos muertes, y ahora no habría tantas armas en posesión de la población. Claro está que no es bueno comparar, pero hay que decir que en la revuelta de Egipto murieron entre 800 y 900 personas mientras que las estimaciones de muertos en Libia varían entre los 13.000 y los 30.000 muertos.

Existe una gran interrogante sobre qué ocurrirá en los casos de Egipto y Libia. Como ya he mencionado, en Egipto trabajamos con un objetor de conciencia, Maikel Nabil, que fue sentenciado a 3 años de cárcel por insultar al ejército, por un artículo que escribió en su blog llamado “Nos hemos librado del dictador pero no de la dictadura”. Egipto está gobernado por una junta militar que controla la mayoría de los poderes del país y a la cual los EEUU dieron 1.500 millones de dólares de ayuda para la seguridad en 2011. Se acercan elecciones, pero no ha habido suficiente tiempo para que se formen partidos políticos que representen al movimiento de las revueltas.

Para terminar, unas palabras sobre otros movimientos

No puedo evitar aprovechar esta ocasión para mencionar el movimiento estudiantil en Chile. Éste también ha sido mayoritariamente un movimiento noviolento. Claro está, que siempre hay algunos enfrentamientos violentos entre la policía y manifestantes, en su mayoría debidos a la provocación de la policía, pero la mayoría de las manifestaciones han sido noviolentas. Incluso cuando ha habido manifestaciones con violencia lxs líderes estudiantiles han intentado detener a lxs manifestantes violentxs puesto que sabemos cuánto les gusta a los medios mostrar la violencia y así ignorar las verdaderas exigencias del movimiento. Este movimiento tomó mayor fuerza a partir de mayo de 2011 y continúa siendo muy fuerte. Son muy creativos con las tácticas utilizadas y tienen un gran apoyo de la población chilena con más del 70% apoyando su causa.

También quiero mencionar el movimiento del 15M del estado español, también conocido como el movimiento de lxs indignad@s, otro movimiento noviolento. En uno de sus textos dicen que el tema de la noviolencia no tuvo que tratarse en ninguna reunión puesto que estaba claro que el movimiento tenía que ser noviolento y eso no fue siquiera un tema de debate. Este movimiento empezó con la ocupación de las plazas de las principales ciudades de España pidiendo un cambio absoluto del modelo económico, algo que también piden lxs estudiantes chilenxs. Dicen que están haciendo democracia directa puesto que ya no se puede confiar en el sistema político. En la actualidad no hay tantas plazas tomadas, pero el movimiento sigue siendo fuerte y trabaja de manera más descentralizada.

Por último quiero hablar de la ocupación de Wall Street que comenzó en septiembre de 2011 con el eslogan “somos el 99%”. Éste es una vez más el mismo espíritu que el de lxs estudiantes chilenxs y el 15M, el de decir que ya basta de este sistema que sólo beneficia a unos pocos. Es hora de que tomemos medidas y no esperar a que el sistema político haga algo puesto que sabemos que nunca lo harán.

Naomi Klein en un discurso a lxs acampadxs en Nueva York, mencionó cómo el movimiento está siguiendo de algún modo al movimiento de Seattle de 1999, que comenzó lo que fue conocido como el movimiento de movimientos o movimiento anti-globlización y que abordaba las grandes cumbres en las cuales aquellos en el poder tomaban decisiones para el resto del mundo. Klein dijo que seguir las cumbres significaba que todo tiene un final como el final de la cumbre. Hoy es diferente puesto que están para quedarse, hay un objetivo claro que es Wall Street y no hay fecha de finalización. Dijo: “Esto es muy sabio, sólo cuando permaneces en un sitio puedes echar raíces. Esto es algo crucial. En la era de la información surgen demasiados movimientos como hermosas flores, pero se mueren enseguida. Esto se debe a que no tienen raíces. Y no tienen planes de cómo van a mantenerse a largo plazo. Así que cuando llega la tormenta son arrastrados.”

Terminó diciendo: “Tratemos este movimiento tan bonito como si fuese la cosa más importante del mundo. Porque lo es. ¡De verdad lo es!”

Este texto está basado en una charla dada por Javier Gárate de la Internacional de Resistentes a la Guerra en nombre de INNATE en el Irish Schoold of Ecumenics, en octubre de 2011.

Traducción del inglés: Nayua Adbelkefi

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.