En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Paraguay: De Golpes y Militares

Sección:Observatorio de conflictos
Martes 10 de julio de 2012 3 comentario(s) 2111 visita(s)

Les escribimos con urgencia, ya saben, estamos de golpe de estado... parlamentario. Aunque la voz «parlamentario» habla de hablar, aquí no se ha hablado de nada.. dicen los que gobiernan fácticamente ahora que no ha pasado nada de nada. Lo dice el presidente golpista, Federico Franco y lo dice su secretario-ministro de información Martín Sanemann: acá no se puede hablar de golpe porque no ha habido tortura, ni muertes ni tanques en las calles. Y claro, con toda nuestra experiencia latinoamericana en la piel respecto a golpes de estado, tenemos en la mente que sin tanques, milicos con la cara pintada, ametralladoras apuntando desde camionetas verdes que crucen raudas las avenidas... no podemos hablar de golpe de estado... Estos aprendices de déspotas juegan con eso- con que tenemos en la cabeza tantos golpes contra el pueblo a punta de metralleta militar que algo no tan estridente que eso, no nos parece golpe- y por ahí nos pasan por encima. Porque creemos que lo militar, el trabajo de los militares, la función militar lo han de hacer sólo aquellos que integran las fuerzas armadas, con sus uniformes, modos, adornos y maneras y toda esa parafernalia a la que nos tienen acostumbrados.

Por eso, y en la urgencia de decir algo desde nuestro antimilitarismo, nos concentraremos en algunas ideas, ideas sueltas con las que podamos ir armando alguna conversa, discusión. Las ideas girarán en torno a si existen golpes de estados parlamentarios sin milicos, al desempeño de la policía, al orden cronológico de las cosas, a la experiencia histórica, y lo que vaya surgiendo.

Policía y milicos, una misma cosa: Post matanza de Curuguaty, el cerco sobre ese distrito lo efectuaron tanto policías como militares, enviados por Lugo (presidente aun en esa momento). Es más, el trabajo conjunto entre policía y fuerzas armadas es algo a lo que el gobierno Lugo nos tenía acostumbrado: operaciones en el norte contra el mediático EPP. A nivel latinoamericano, la acción conjunta policial-militar es algo acostumbrado en situaciones de «crisis». De hecho, pareciera ser que definimos una crisis como tal no por la convocatoria a bomberos, o cruz roja o paramédicos,sino por la salida de militares a la calle, así como en las favelas de Rio de Janeiro y en el postsunami chileno, o en la cárcel venezolana o en.. cada país podrá mostrar donde y cuando esto ha sido verdad en los últimos años. Policías y militares parecen actuar en conjunto y confundirnos con su desempeño tan similar.

La policía, los nuevos milicos: quienes nos reprimieron efectivamente estos días fueron los policías, aliados con la prensa. La versión policial de la matanza, que hablaba de francotiradores y emboscada encuentra eco y vocería en los medios formadores de opinión. En la concentración popular en la plaza frente al congreso los días del juicio político a Lugo, 21 y 22 de junio, son los policías quienes hacen labor de inteligencia e infiltración en las masas urbanas y campesinas concentradas ahí. Difunden rumores, esparcen el miedo y la amenaza en vinculación estrecha con las grandes empresas de comunicación impresa y audiovisual. Fotos de francotiradores policiales sobre los tejados de losedificios que dan a la plaza, incluído el propio Congreso Nacional, son reproducidas por los medios informativos y difundidas por las redes sociales virtuales, azuzando el miedo a una redición de la masacre del marzo paraguayo de 1999. Instalaron y multiplicaron el terror, la policía y la prensa. A la hora del veredicto del juicio político a Lugo, instaurado ya como presidente golpista el intragable Federico Franco, la policía despliega poder de fuego concentrado, no letal, sobre un sector de las decenas de miles de manifestantes concentradas en esas plazas del centro histórico de Asunción. Bombas lacrimógenas, balines, porras y despliegue de caballería sobre quienes huían a refugiarse de la andanada. Con ese fuego concentrado desmovilizaron al pueblo resistente y por otro lado, desmotivaron a un pusilánime Lugo de acercarse al pueblo en resistencia.

La policía cumplió en estos días los cometidos que en nuestras cabezas le hemos dado a los milicos como propios de ellos cuando hablamos de golpe de estado: ocasionan la crisis atacando al pueblo campesino provocando una masacre, siembran el terror desmovilizando a la gente y anulando a la dirigencia política que podría direccionar una respuesta al golpe, con la gente en la plaza tan dispuesta a seguir liderazgos.. que le han dejado en bolas, como se dice. Ha sido la policía quien ha puesto lo que de fuerza necesitaba el golpe. La policía ha cumplido la función militar de destruir la amenaza de contragolpe popular aniquilando por vía de la amenaza y de la represión incruenta pero efectiva a ese pueblo urbano y rural reunido en resistencia al golpe en esas plazas.

Los militares han ayudado a decidir las cosas con su neutralidad. Objeto de deseo por la derecha, se les ha prometido el oro y el moro para obtener de ellos un silencio profesionalmente cómplice. Las promesas van desde «deshumillarlos» (en realidad nadie sabe cómo es qué fueron humillados por el gobierno Lugo, quien al contrario ha sido quien más rápidamente ha ascendido a la oficialidad joven), profesionalizarlos y dotarlos de juguetes nuevos, vía EEUU, país al cuál se le ha ofrecido abrir una base aero-militar en el Chaco para desplegar ahí aviones de combates modernos con los cuales deslumbrar a los países vecinos. También algunas ofertas referidas a sueldos y beneficios. Todo esto en pago a «no tomar partido» y «ser institucionales», cosa que en la práctica ha sido colocarse del lado de los golpistas. Para reafirmar estos lazos, el gobierno parlamentario golpista ha hecho aparatosas declaraciones sobre un montaje de un intento de intervención del canciller venezolano sobre el ejército los días del golpe de estado.

Este escenario: de participación de la policía en la gestión de los golpes aparece con fuerza en los últimos años, tanto por exceso retórico de la izquierda latinoamericana en el poder como por el peso de los hechos. Las actuaciones de la policía en situaciones de crisis en Ecuador, Bolivia y México dan cuenta de ello. Más cercana al juego político y a los nuevos poderes reales que se mueven en América Latina, como el narco y los movimientos sociales, la policía tiene una capacidad de diálogo y posicionamiento del que carecen hoy las fuerzas armadas; éstas, se encuentran disminuidas en lo demográfico, pero aumentadas en un poder de fuego no planeado para escenarios locales, sino para las guerras de desplazamiento global que se prometieron con fuerza a contar de mediados de los noventa. Así, la policía se ha transformado en un agente político, económico y semi mafioso que gestiona paz social por prebendas y granjerías. Tal cual las fuerzas armadas con respecto a los gobiernos civiles en latinoamérica hasta los años 60, cuando decidieron desplazarlos totalmente.

El orden cronológico: El militarismo de golpe y el conservadurismo neoliberal civil vuelven de la mano en los lugares donde su impronta cultural no se ha desvanecido del todo. Honduras y Paraguay son países donde la experiencia de un gobierno a medias progresista era una novedad en su historia. Países donde las transiciones democráticas se asentaban sobre el dominio de las élites deudoras de las dictaduras y en que los procesos de memoria, verdad y justicia respecto a los derechos humanos no habían tenido la suficiente fuerza simbólica para por si misma desempoderar a las fuerzas armadas profesionalmente formadas en la mítica dictatorial. La caída del poder de las fuerzas armadas en ambos países tenía que ver más con ajustes de poderes internos en la élite dominante. Los desajustes culturales de un giro progresista fueron tomados como una terrible amenaza al poder establecido y con ese fin se movilizó a la policía y fuerzas armadas (o se neutralizó a esta última) para volver al país a un cauce «tranquilo». El militarismo retorna más fácilmente en donde las prácticas culturales militaristas no han sido cuestionadas en profundidad; donde el autoritarismo, el machismo, la discriminación, la jerarquización, el clasismo, el racismo y la violencia como forma de resolver los conflictos sociales siguen imperando como modelos de identidad social, ayudando a desarrollar en ciernes prácticas de paramilitarismo, esto en combinación con movimientos sociales estigmatizados, dependientes y excesivamente controlados por la formalidad política. Ello ayuda a entender el despliegue de soberbia, autoritarismo, machismo y homofobía que hemos visto en días recientes en Asunción del Paraguay.

Pendiente: queda pendiente el pensar cómo enfrentamos desde el antimilitarismo esta nueva oleada de golpismo militarista «encubierto» y como apoyamos resistencias que no entren en la lógica guerrerista de la resistencia heroicista y machista tan propia de la izquierda admiradora de uniformes y banderitas. Cómo hacemos frente a la militarización de la policía y a la policización de los militares, situación que ayuda a que la resolución golpista de las crisis políticas aparezca como apetecible por el bajo costo simbólico y de vidas que este aparenta llevar en un principio (la experiencia hondureña nos sirve para entender que las masacres al estilo Curuguaty no se repetirán, la aniquilación será por goteo, sobre blancos específicos). Nos falta también entender este nuevo tipo de expresión y acción militarista para poder despertar solidaridades adecuadas a lxs compas que queden inmersos en estas situaciones y poderles acompañar efectivamente.

Antimilitaristas de Asunción

10072012

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.