casco insumissia fusil roto
x
casco insumissia fusil roto

Para ponerse en contacto con nosotr@s envíanos un email a noticias @ antimilitaristas.org.

Una crónica de la resistencia frente al Congreso en Neptuno

25S y el poder de la desobediencia civil pacífica

25S y el poder de la desobediencia civil pacífica

Ésta es una crónica de una de las múltiples historias que se vivieron el pasado 25S en la plaza Neptuno, en concreto en una de las primeras líneas frente a las vallas del Congreso desde las 18h hasta casi las 22h. Al contrario de las crónicas que están contando muchos de los medios de comunicación, ésta habla de cómo una multitud resistió y se cuidó colectivamente durante horas frente a las unidades de antidisturbios que "protegían" el Congreso mediante actuaciones brutales y desproporcionadas.

Todo empieza poco antes de las 18h, cuando un gran grupo de gente, agrupando a personas que veníamos de diferentes ciudades avanzamos hacia la plaza Neptuno, llegando hasta justo detrás de las vallas que impedían el acceso a la calle del Congreso. La policía se sitúa detrás de las vallas, con policías a caballo en primera linea en actitud intimidante. Actitud festiva y muchísima energía. Carteles, frisbees, gritos, risas. La protesta transcurre normalmente hasta poco antes de las 19h. La secuencia que podemos ver desde donde estamos es la siguiente. Poco a poco, vienen más policías a primera línea y se ponen los cascos. Un chico joven lanza una botella pequeña de cerveza al otro lado de la valla para ser inmediatamente abroncado por los manifestantes que estaban alrededor. La situación es de calma hasta que se empiezan a acercar más policías al lado derecho de la valla. Vemos que, tal vez como reacción, tal vez como provocación, hay gente que empieza a mover y levantar la primera linea de vallas. No sabemos si son manifestantes, infiltrados, o las dos cosas. La policía sale, da porrazos y empieza a cargar.

Tras un primer amago de avalancha, la gente se retrocede con más orden. La policía sigue pegando y cargando. Empezamos a gritar "al suelo, al suelo", "todos sentados". Y sentándonos conseguimos detener la carga. Aún así, la policía ha ganado terreno y ha ocupado una línea de unos 25 metros desde las vallas, dividiendo a la primera línea de manifestantes en dos. Nosotros estamos en el lado izquierdo, donde la gente sigue sentada. Una nueva carga poco tiempo después, sin que haya ninguna provocación. Pero la gente ya sabe que sentándose está segura, y la carga se detiene.

En media hora hemos aprendido una lección valiosísisma. Si nos sentamos todos, si la gente no corre, si aguantamos, la policía no puede cargar. Si no tenemos miedo estamos seguras. Si no nos levantamos las personas de atrás pueden ver lo que pasa y no se ponen nerviosas. Somos muchas y no tenemos miedo. Tenemos el poder. Formamos un núcleo de unas 200-300 personas sentadas en primera linea del lado izquierdo. Ya no nos echan. Esto también ha permitido que un grupo de gente con cámaras (periodistas o no) se sintiera seguro dentro de nuestro grupo, lo que ha permitido que estuviéramos protegidas de ataques gratuitos por parte de la policía. Hemos conseguido que la acción fuera lo que queríamos. Esto no es una manifestación más, es una acción de desobediencia civil rodeando el congreso, y se nota en la actitud de la gente. No nos van a echar. El congreso está ahí enfrente pero nos sentimos como si ya lo hubiéramos ocupado.

Por desgracia, en el lado derecho de la valla las cosas no van también. La gente sigue de pie, y en un momento dado empieza a haber provocaciones. Vemos como se lanzan algunos objetos y la policía carga por ese lado de forma desproporcionada. Vemos a policías correr con bocachas, cargando y disparando pelotas de goma contra la multitud que empieza a correr. Algo va mal, la policía empieza a tener espacio para correr, cargar y disparar. Se empiezan a confiar y las cargas cada vez son más salvajes. Hay gente que intenta defenderse como puede, tiran botellas, corren, se retiran, vuelven... pero esto no parece disuadir a la policía sino que aprovechan esto para ir ganando cada vez más terreno. Disparan y cargan aprovechando los grandes espacios libres que dejan las avalanchas de gente que provocan las cargas.

En nuestro lado, seguimos resistiendo en el suelo. La consigna es que si nos sentamos estamos a salvo. La policía no puede cargar si estamos en el suelo. Como mucho puede pegar a la primera línea, pero no tenemos miedo porque sabemos que nos estamos cuidando los unos a los otros. Las cargas nos rodean casi totalmente, pero hemos formado una zona segura, y seguimos aguantando en primera línea frente a las vallas. Aguantamos así durante bastante rato. Pero la policía ya ha conseguido lo que quería. Una parte de la gente ha entrado a su juego lanzando piedras, huyendo y volviendo de nuevo. La estupidez estratégica de alguna de la gente que queda llega hasta el nivel de resguardarse detrás de la gente sentada después de lanzar objetos a la policía. Cada vez hay más policía a nuestro alrededor y empezamos a ser menos. Amagos de carga. E incluso personas provocando a la policía en frente de nuestro grupo. Son casi las 22h, y nos damos cuenta de que ya no tiene sentido quedarse allí. La policía empieza a presionar desde las vallas, y nos levantamos y vamos retrocediendo ordenadamente.

Todo ha acabado, pero hemos cumplido nuestro objetivo. Hemos resistido frente al congreso de forma pacífica durante todo el tiempo. Hemos parado todas las cargas y las provocaciones de la policía permaneciendo sentados. Hemos creado una zona segura en la que todo el mundo podía estar sin exponerse a la violencia indiscriminada que ha dominado durante las últimas horas de la protesta. Desgraciadamente, la policía ha roto el cerco desde el otro lado, consiguiendo rodearnos en los últimos momentos. Pero sobre todo, hemos descubierto que juntos no tenemos miedo.

  • 26 de septiembre de 2012 18:22, por Juan Li

    Es paradójico, que este artículo sirva para aprender el comportamiento en las Manifestaciones, porque despues de haber procedido a la "sentada" como defensa propia, nos recuerda aquello de: "Caminante no hay camino, se hace camino al andar". Pues ya tenemos una parte de ese camino "andado" y "aprendido". Ahora hay que aplicar esa medida en las siguientes ocasiones, porque ocasiones no nos van a faltar.

    • 26 de septiembre de 2012 18:55, por Miguel

      Exacto. Lo único que falló en Neptuno es que esta estrategia no fuera generalizada

    • 27 de septiembre de 2012 00:34, por Quercus14

      Muchas gracias por tu comentario. Yo también estuve sentado hasta las 9. Estaba en el lado derecho, en la acera del palace. Y estuvimos mucho más tranquilos sentados. No hay que dar razones a los que nos tachan de "golpistas"

  • 26 de septiembre de 2012 19:00, por pfs

    Gracias por estar allí, gracias por contarlo y por enseñarnos.

    • 27 de septiembre de 2012 01:22, por Vmuratori

      Muchas gracias por estar allí, por contarlo y por hacerme sentir que aunque no estuve sentada a vuestro lado, estamos del mismo lado, la desobediencia pacífica donde todos nos protegemos, porque caminamos hacia el mismo fin. Gracias por hacer parte del camino sentados para seguir avanzando.

  • 27 de septiembre de 2012 00:34, por PLATAFORMA CIUDADANA

    Excelente artículo en forma y contenido. Muy didáctico :)
    Felicidades

    Ver en línea : http://plataformaciudadanaya.wordpr...

    • 27 de septiembre de 2012 09:22, por Fer

      completamente de acuerdo

  • 27 de septiembre de 2012 01:17

    Personalmente me siento muy afortunada de haber pertenecido a ese grupo. Es cierto que todos estábamos cuidádonos y que nuestro entorno parecía seguro. Cuando todo pasó y encontramos a nuestros compañeros no podíamos creer todo lo que nos contaban, hasta hoy que hemos visto las imágenes...
    Una lección de la cual aprender para el 29S Juntos podemos!!

  • 27 de septiembre de 2012 15:21, por Ciudadano

    Estoy muy contento de que hayas escrito esto. Muestra como la culpa la tienen los infiltrados que se dedican a reventar las manifestaciones agrediendo a la policía. Tambien se ve claramente como los manifestantes pacificos cobijan de alguna manera a estos individuos. Cuando la gran mayoria sea capaz de extirpar a esos reventadores de manifestaciones nonse volveran a repetir esas situaciones.

    Gracias.

  • 28 de septiembre de 2012 16:44

    Forme parte de esa sentada junto a los compañeros q fuimos de valencia. Me tire dos horas chillando y señalando con el dedo a los compañeros para sentarlos y tranquilizarlos. Otro compañero con el megafono como loco tb y solo conseguimos sentar a 200 personas. Si todos lo tenemos claro y todos tratamos de explicarlo al de al lado sera posible resistir dias. Justo nos fuimos en grupo al wc y a comer algo a las 9 y se lio todo...

  • 28 de septiembre de 2012 18:08

    hay miles de videos de gente sentada llevando palos.
    vais a hacer una vez mas el idiota. no se consigue nada de forma pacifica.
    si quereis seguir un ejemplo que sea el de los griegos o el de los mineros. si no llenareis otra vez youtube de videos llorando y protestando sin conseguir nada.
    no se cuantos palos vais a necesitar para daros cuenta que no conseguis nada gritando con las manos en alto.

    • 28 de septiembre de 2012 22:55, por mono blanco

      Paradójicamente, las últimas personas en abandonar la plaza fueron las que estaban en el grupo de la sentada.

      Quienes jugaban al enfrentamiento con la policía fueron perdiendo terreno hasta que les expulsaron de la plaza, rodeando a la gente que estábamos sentados.

      Las tácticas policiales están diseñadas a la perfección para enfrentarse a disturbios "a la griega". Pequeños grupos de gente corriendo, tirando objetos, y retirándose rápidamente ante las cargas no causan mucho quebradero de cabeza a los antidisturbios.

      Sin embargo, las grandes masas de gente sentadas en el suelo son más difíciles de dispersar. La policía no puede atravesarlas. Como mucho pueden pegar a los de la primera fila, generando imágenes que provocarán un nivel de indignación muchísimo mayor. La resistencia en Plaza Catalunya es un buen ejemplo de ello.

      • 12 de octubre de 2012 23:04, por sereno

        Yo también estuve allí y estoy totalmente de acuerdo con tus comentarios y con el argumento del artículo. Desde el principio algunos intentamos que ante las cargas todo el mundo se sentara, pero no había manera.

        Creo que bastantes de los manifestantes carecían de experiencia en este tipo de situaciones por demasiada juventud o eran mayores y no se sentían confiados en poder aguantar fisicamente las cargas de esos robocops programados como máquinas.

        Hay que seguir insistiendo en la táctica de la sentada y la resistencia pacífica.

  • 17 de noviembre de 2012 03:21, por Rrs

    sinceramente me parece muy bien por vosotros, esas son las manifestaciones como dios manda...pero hay un pero.

    las manifestaciones tienen una duracion: terminan cuando la manifestacion llega a su fin. En este caso era la manifestacion hasta las 21:30..es decir, fuera de esa hora, si el policia dice levanta, te tienes que levantar...es un acto pacifico pero muy provocativo. A esa hora la mani ya temdria que haberse terminado. No lo digo yo, ni la policia: lo dice la ley.

    Otra cosa que no me gusta es la provocacion a la policia insulttando a sus mmuertos y familiares: no son robots, y por mucha profesionalidad que tengan siempre habrá uno quese pasará.

    Ver en línea : bien x vosotros, si se colaborará más con la poli denunciando y atrapando a quienes arrojan cosas otro gallo cantaba a vuestro favor

    • 21 de noviembre de 2012 23:11

      Pues con las actuaciones policiales que se están viendo estos días, este comentario no sé si da mucho en la clave de la cuestión.

      Creo que la Policía está siendo usada para resolver por medio de la violencia el grave conflicto social que vive nuestro país; de hecho, creo que en este momento, si no fuera por la policía y, en concreto, por la violencia indiscriminada que practica, el actual gobierno ya habría tenido que dimitir o cambiar de actitud. La policía acepta con gusto ese papel y desahoga su frustración con la gente que intenta protestar, buscando el imperio del miedo.

      En ese contexto, hablar de horarios de manifestaciones, enfadarse porque se insulte a la policía, después de que acaban de sacarle un ojo a una mujer por estar en la calle o pedir colaboración con las fuerzas de seguridad, me parece, como poco, ridículo, por no decir algo más fuerte.

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración