casco insumissia fusil roto

Algunas notas sobre las elecciones del 7-0 en Venezuela (Rafael Uzcátegui)

Algunas notas sobre las elecciones del 7-0 en Venezuela (Rafael Uzcátegui)

1.- Las elecciones del 7-0 no han acabado aún y tienen un segundo
momento en las elecciones regionales del próximo mes de diciembre.

2.- La reelección de Hugo Chávez no fue una sorpresa, confirmando la
tendencia registrada por la mayoría de las encuestadoras durante la
campaña electoral el cual le daba un holgado margen sobre su
competidor Henrique Capriles.

3.- Asimismo, la victoria del candidato Chávez en la mayoría de los
estados del país continúa la tendencia expresada en las anteriores
elecciones presidenciales, cónsona con un gobierno basado en la
concentración del poder en la figura presidencial.

4.- Los resultados de las elecciones mantienen el liderazgo del
presidente Chávez sobre un sector mayoritario de la población. Sin
embargo, dada la magnitud de los recursos desplegados en la campaña
del 2012, mantener este nivel de apoyo es cada vez económicamente más
costoso.

5.- Con respecto a la elección presidencial anterior, realizada en el
año 2006, Hugo Chávez aumenta su capital electoral en 827.884 votos.
Sin embargo su contrincante opositor aumentó su capital electoral en
2.207.109 votos, casi tres veces más que su contendor, por lo que
represente un segmento de mayor crecimiento que el oficial. Cualquier
estrategia bolivariana apuntará a intentar frenar el crecimiento
electoral opositor.

6.- En esta oportunidad la estrategia de revitalizar la polarización
continuó dando la victoria a Hugo Chávez, por lo que habría que
preguntarse si en el futuro seguirá teniendo efectividad política. Por
otro lado la campaña orbitó en torno al lado emocional –y no racional
como cuando se promovió el proyecto de los “motores socialistas”- del
elector chavista -“Corazón de patria”-, lo cual significó un manejo
pragmático y provechoso de la enfermedad presidencial.

7.- Las mismas encuestas que daban un holgado margen de victorial a
Hugo Chávez afirman que para las elecciones de alcaldes y gobernadores
de diciembre próximo la situación será diferente, siendo el sector
opositor quien tendría más oportunidades de conquistar cargos mediante
el voto popular. Este resultado, a su vez, continúa la tendencia
reflejada en anteriores elecciones regionales, en donde el sector no
chavista ha triunfado en los principales centros urbanos del país.

8.- El carisma de Chávez es intransferible para sus candidatos
regionales, y sus resultados más favorables dependen en buena medida
que sea el propio Hugo Chávez quien protagonice la campaña, cosa muy
difícil en este momento, debido a su delicado estado de salud.

9.- La designación de los candidatos del bloque bolivariano a dedo
catalizará el derrumbe de algunas de las opciones chavistas para
diciembre. Como una paradoja, quienes han sido calificados como
“fascistas” por el sector denominado “revolucionario”, seleccionaron
sus candidaturas por la base.

10.- El resultado de las elecciones regionales ratificará que no
estamos en presencia de un proceso de tipo revolucionario sino en un
modelo de gestión basado en la concentración progresiva del poder
estatal en una persona.

11.- Según este escenario, abriremos el 2013 con la misma situación
política del año 2011: Liderazgo del presidente Chávez, quien impondrá
su proyecto con el apoyo del tren ministerial y la asamblea nacional,
y por otro lado a una posición nucleada en la Mesa de la Unidad
Democrática (MUD) gestionando espacios de poder en las regiones.

12.- El modelo a ser promovido por Chávez en el 2013 se basa en el
estatismo comunal: Relación directa entre su persona y las “comunas”
–como nuevo esquema de organización y dominación territorial-
potenciada por el aumento de la renta petrolera y energética.

13.- Los resultados obtenidos por la candidatura obrera de Orlando
Chirino reflejan la economía del voto de los electores bajo la
racionalización de la polarización. El mantenimiento de esta beneficia
a los dos sectores enfrentados por la hegemonía del poder actual,
quienes basan su legitimidad en su capital electoral resultante de
eliminar y minimizar cualquier competencia en la contienda.

14.- El proceso bolivariano ha logrado relegitimar el mecanismo de
conciliación de conflictos a través de las elecciones, oxigenando a la
democracia representativa puesta en cuestión en 1989. Sin embargo, los
niveles de participación siguen siendo menores a los reflejados, por
lo menos, en las primeras dos décadas de la democracia puntofijista.

15.- La oposición sigue dirigiendo su discurso a la clase media del
país y creciendo como efecto de recibir el “voto castigo” contra
Chávez. A pesar que por primera vez tienen una estrategia electoral
definida y coherente, en sus propios términos, 3 meses de campaña no
pudo revertir la imagen construida durante, por lo menos, 13 años en
los sectores populares.


Bitácora en http://www.rafaeluzcategui.wordpress.com :
Twitter: @fanzinero

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración