En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Stasa Zajovic: Conferencia en Madrid sobre la violencia a las mujeres; “Mujeres que cambian el mundo”

Correo Tortuga - Concha Martín

Sección:Mujeres y antimilitarismo
Domingo 1ro de agosto de 2004 0 comentario(s) 2495 visita(s)

AMNISTÍA INTERNACIONAL

CAMPAÑA CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Contribución a los esfuerzos de los movimientos de mujeres de todo el mundo.

MUJERES QUE CAMBIAN EL MUNDO

Jornada sobre las mujeres como defensoras de derechos humanos y su experiencia sobre el terreno
Madrid 22 de junio 2004

Agradezco a Amnistía Internacional el apoyo y la ayuda que nos ha dado desde nuestros inicios en 1991. Nuestro colectivo no hubiera podido superar momentos muy difíciles de supervivencia sin el apoyo de AI y de movimientos de Europa, especialmente los movimientos sociales de este país.

Para mi es un honor especial estar junto con las amigas y hermanas como Sahar Saba de RAWA y Sandra de la Ruta de Colombia que estuvo con nosotras en marzo. En marzo repartimos en las calles de Belgrado panfletos de estas mujeres a las que tenemos mucha admiración.

Escuchando a Sahar digo, estas mujeres tiene un valor especial. No quiero hablar de grandes proezas de Mujeres de Negro. Sí hay un gran valor en el hecho de que repartir en Belgrado, por ejemplo, los folletos de RAWA o de la Ruta, significa saltar los muros y las barreras que nos separan del mundo. Las barreras que han impuesto los señores de la guerra.

Al oír a Sahar podría decir por un lado, que no tenemos los problemas que tienen las amigas y hermanas de Afganistán, que nosotras vivimos en un país mucho mas acomodado. Pero por otro lado, como activista feminista sé que de ningún modo es bueno hacer comparaciones y buscar las ventajas de una forma de represión a la otra. En el fondo de todo está el patriarcado y las diferentes formas de patriarcado, sin olvidar en ningún momento que de estas pequeñas diferencias sí depende la vida de millones de seres humanos. Pero que en la base está la cultura de la exclusión del otro, del diferente en todo término.

La situación actual de la región, puede decirse que es de paz. Toda la región vive en una situación de paz armada, de paz impuesta. En la mayor parte de la zona hay ausencia de conflictos armados. Pero, con excepción de Eslovenia y ahora Croacia, es omnipresente el clima de intolerancia, de odio, miseria y saqueo de guerra.

Con los cambios que ha habido en Serbia, con la caída del régimen de Milosevic en octubre del 2001, sí que se ha ido un tirano. El mejor lugar para él es el Tribunal de la Haya. Pero el clima político, moral, emocional que ha engendrado la guerra y que ha hecho posible los crímenes de guerra que la han justificado, no ha desaparecido.

En estos tres años, casi cuatro que se van a cumplir en octubre, hubo un momento de esperanza. Y esta esperanza duró hasta el asesinato del primer ministro, Dinjic, en marzo del 2003. No significa que como activista feminista, pacifista, antimilitarista haya cifrado grandes esperanzas en este hombre, en su gobierno. Los pasos más importantes que dio fue enviar a Milosevic al Tribunal de la Haya y la decisión de combatir la mafia de guerra, por lo menos empezar a afrontarla. Fue asesinado en el momento que tomó esta decisión de forma firme.

Además de la omnipresencia de la intolerancia y la miseria, hay que añadir la omnipresencia de la apatía, la desolación y el abandono. Incluso no hay gran aliento y optimismo en las esferas de la sociedad civil de la que formo parte. Estamos en un momento muy bajo. Creo que es un momento muy muy crítico, y que han sido testigas Sandra y algunas amigas de Barcelona.

Hemos tenido elecciones presidenciales por tercera vez. Se ha cambiado la ley por la extremamente alta tasa de abstención que demuestra la apatía, la desolación e indignación de la gente, que lamentablemente no se convierte en acciones de desobediencia civil de amplias capas sociales. ((Ha sido elegido Boris Tadic, del Partido Demócrata, con más del 50% de los votos frente al candidato del partido radical que recoge en torno al 45% de los sufragios))

En la anterior ronda electoral (celebrada el 13 de junio del 2003), tuvo el mayor número de votos Tomisalv Nikolic, vicepresidente del Partido Radical Serbio, (el presidente Vojislav Seselj está en la Haya). Nikolic muchos dicen que es de la ultraderecha nacionalista. Para nosotras es un hombre fascista. Se puede decir que antes existía Milosevic y que todo estaba en sus manos, incluido el aparato de seguridad del Estado y mataba a quién quería. Ahora quién tiene el Estado es la mafia, que gobierna y tiene chantajeada a la élite política. No quiero decir que todos los políticos son iguales, pero en nuestro país siempre se vota por un mal menor. O sea, contra alguien y no por alguien.

El prolongado periodo de frustraciones que vive el país, además de los enormes errores cometidos por la Comunidad Internacional, han hecho de Serbia un país prácticamente sin esperanza o con muy poca esperanza.

Viviendo en Serbia, tengo el deber moral de decir que es el lugar que tuvo un régimen que seguimos considerando como el más cruel, más sangriento y más responsable de las guerras de la ex Yugoslavia y por eso tenemos una responsabilidad moral quizá mayor que otras partes de la ex Yugoslavia. Desde el momento que salimos a las calle en 1991 nuestro lema ha sido “no en nuestro nombre”. Durante estos años hemos organizado más de 600 acciones en la calle. “No en nuestro nombre” sigue siendo nuestro lema, no solamente como una distancia de todo tipo de poder , sino como una demanda de imperativo moral. Porque hasta que todos, todos los sospechosos de haber cometido crímenes de guerra y en primer lugar aquellos que han realizado los crímenes en nuestro nombre, no sean juzgados, no habrá ni paz, ni reconciliación, ni democracia.

Obstáculos o problemas más importantes generados por las guerras de la ex Yugoslavia:

A mi juicio, creo que uno de los mayores problemas que hemos afrontado es la política ideológica del nacionalismo. No solo como abuso de la herencia cultural y de los supuestos intereses de la nación, con el único objetivo de mantenerse en el poder. Es una actitud que también ha apoyado la Comunidad Internacional al favorecer a las élites nacional - militaristas.

La conclusión basada en nuestra experiencia, y lo digo casi en términos absolutos es: no hay ningún nacionalismo benigno. Y creo que no es solo la experiencia de la ex Yugoslavia. Todo nacionalismo es xenófobo, homófono y en primer lugar opresor para las mujeres. Las que vivimos allá lo sabemos muy bien.

Otro obstáculo es el victimismo. Estoy convencida que la reconciliación en el espacio de la ex Yugoslavia puede darse solamente, y que es una de las premisas incondicionales para la paz, cuándo haya solidaridad entre las víctimas. A causa de ésta ideología nacional militarista, las víctimas lamentablemente son mucho más solidarias con los verdugos de la propia nación, que con las víctimas de los otros pueblos. El victimismo es otra cara del paternalismo y es extremadamente inadecuado para construir la cultura de una paz justa.

Sobre los hechos violentos que han ocurrido en Kósovo en marzo, el problema es que ninguna de las partes quiere reconocer su responsabilidad. El gobierno serbio no quiere asumir la responsabilidad por los crímenes cometidos contra los albaneses hasta 1999, pero tampoco los albaneses quieren asumir la responsabilidad por los crímenes que han cometido sobre la población no albanesa después de la intervención de la OTAN en 1999. Así continua el clima de guerra, de venganza, de odio...

Tenemos que ser bastante claros en este asunto. Para nosotras la justicia no solamente es hablar de los crímenes. La justicia es también hablar de la resistencia de la población civil de los lugares donde vivimos.

Otro de los obstáculos es la política hacia el Tribunal de la Haya, la no extradición de los criminales de guerra. Tampoco puede conseguirse la reconciliación sin la entrega incondicional a este Tribunal de todos los sospechosos de haber cometido crímenes de guerra.

No voy a hablar de las objeciones que tengo, que son muchas, al Tribunal de la Haya. Pero viviendo aquí, sé que no hay reconciliación sin la entrega y extradición de los criminales guerra. Serbia tiene que entregar y extraditar a los 16 criminales que reclama la Haya y que viven en Serbia; así como Croacia tiene que entregar y extraditar a los que reclaman y están en su espacio. En el mes de abril Mujeres de Negro hemos hecho una gran campaña contra la ley del gobierno por la que se da ayuda a los familiares de los criminales de guerra que están en la Haya. Hemos recogido muchísimas firmas por todo el país para anular esta ley.

Pienso que todas y todos somos responsables de la globalización de la justicia. Dicen que Milosevic es el primer presidente que está en un Tribunal Internacional. Para que la gente de los Balcanes no viva la justicia Internacional como un factor que exacerba los sentimientos nacionalistas y xenófobos, hay que luchar contra una justicia selectiva. Hemos hecho numerosas campañas dirigidas a nuestra Red Internacional de Mujeres de Negro para que todos los que cometan crímenes, sean castigados. A nuestras hermanas de Estados Unidos además, les hemos pedido que exijan y hagan presión sobre su gobierno para que reconozca al Tribunal Penal Internacional. Trabajamos esforzadamente en contra de la impunidad a todo nivel: local, regional, global.

Un obstáculo enorme es la forma en que se desarrolla el proceso de transición en Serbia y Montenegro, que ha tardado más de una década. La mayoría de la gente vive la transición como continuación de la guerra, guerra con otros medios, como miseria de amplias capas. Porque la mafia de guerra es la que compra todas las fábricas y se apodera de toda la riqueza nacional. Este sentimiento de indignación y esa experiencia frente a la transición es extremamente peligrosa porque exacerba la xenofobia, la actitud antiocidental, y entonces aumenta la resistencia antiglobalización desde la derecha, desde la derecha fascista.

Estas mafias de guerra, los llamados patriotas y los grandes «héroes de la nación», se han convertido en los partidarios mas leales de la variante mas dura de la globalización neoliberal. En el plan político abogan por el modelo de servidumbre feudal, que contribuye a añadir mayor frustración a la población empobrecida. Como activistas feministas-antimilitaristas no debemos permitir que las fuerzas de la ultraderecha o de la izquierda dogmática obtengan el monopolio en la lucha contra la globalización neoliberal injusta. Tratamos de «capacitarnos» para crear una globalización justa, ampliando las alianzas estratégicas sin permitir que la respuesta a la transición, bajo forma de globalización neoliberal, lleve a una profunda xenofobia o actitud antioccidental en nuestro país.

Otro problema es la pérdida del carácter secular del Estado. La intromisión de la Iglesia Serbia Ortodoxa en los asuntos políticos y en el sistema de enseñanza es extremamente peligrosa. Reclamamos continuamente el Estado secular y hacemos muchas campañas a favor.

El nuevo gobierno que ha sido elegido a finales de diciembre pasado está propiciando aún mas la intromisión de la iglesia y lo hace en particular el primer ministro, Kostunica, considerado por muchos gobiernos occidentales «demócrata». En nuestros círculos siempre ha sido considerado nacionalista. Estas valoraciones occidentales crea entre la gente de nuestro país aún mas confusión y frustración.

En los Balcanes se consideran pueblos oprimidos a los que han vivido bajo el terror serbio, cómo el pueblo albanes y el pueblo bosnio. Pienso que no hay que tener ninguna justificación con los que defienden a sus criminales. Nosotras discutimos con algunos grupos de madres de Srebrenica que somos muy muy amigas. Pero, si ellas o ellos consideran que sus «héroes» son los que están acusados por haber cometido crímenes de guerra y que no deben ser juzgados, eso sí que es un problema para conseguir la paz. Porque es la misma matriz de guerra que nunca va a permitir que llegue la reconciliación en los Balcanes. Algunos de los que representan a los pueblos oprimidos sí han cometido crímenes y tienen que ser juzgados.

El sentimiento o actitud de solidaridad por culpabilidad que a menudo se genera por vivir en un régimen sangriento, como ha sido el serbio, no ayuda mucho a la causa de la paz. Esto no es un problema exclusivo de los/as que vivimos en los Balcanes sino que es un problema común de todos los activistas de Europa y del mundo. Porque opresión y racismo hay en todas partes. Racismo hay en los Balcanes, en los pueblos oprimidos y en los menos oprimidos o mas acomodados. Y es nuestro deber verlo tanto en Serbia, cómo en Kósovo, en España, en todas partes. Si no lo vemos, si lo justificamos en nombre del relativismo cultural, o el relativismo moral, es un problema muy serio.

Otro elemento muy importante, que es un obstáculo para crear una paz justa, es la política de la ayuda internacional. A nosotras nos ha afectado especialmente porque no aceptamos los términos de desigualdad, subordinación, vasallaje, imposición de condiciones y dictados, en un extremo de total falta de respeto a las necesidades de la población civil de nuestro territorio. Se guían exclusivamente por su agenda y eso debilita a la sociedad civil, haciendonos perder la responsabilidad social política ante nuestra población. Es otra fuente de problemas.

Es una muestra de que el dinero de la mayor parte de fundaciones y de las agencias de desarrollo que se ha invertido en los Balcanes, no ha sido democrático. En muchas partes en vez de ayudar al desarrollo de la sociedad civil, ha exacerbado lamentablemente la dependencia, el vasallaje, la obediencia ciega y una mentalidad autoritaria. Por otro lado, nuestras experiencias son muy positivas con el apoyo y la ayuda proveniente de los movimientos sociales, en particular los de carácter feminista-antimilitarista.

Claro que seguimos presentes en las calles. Mujeres de Negro hemos apoyado la campaña organizada por la sociedad civil en contra de la candidatura fascista de las elecciones presidenciales del 27 de junio. Sin quererlo, uno de los rasgos de nuestras actividades ha sido que nos hemos visto obligadas más a estar “en contra” que a estar en “pro” y es otra situación que también causa mucho cansancio. Tratamos de buscar espacios de hacer las cosas “a favor”, como recorriendo todo el país en campañas de educación para la paz y en muchísimas más campañas.

Intervención de Stasa Zajovic Mujeres de Negro de Belgrado

(Trascrito por Concha M.)

17,10-18,00 Defensoras de Derechos Humanos en países en post-conflicto. Sahar Saba - Asociación RAWA (Revolutionary Association of the Women of Afghanistan). Stasa Zajovic - Mujeres de Negro (Serbia y Montenegro). Moderadora - María Naredo - Responsable de la campaña "No más violencia contra las mujeres". Amnistía Internacional.

18,45-19,25 Defensoras en Colombia: Mujeres imprescindibles Marcela Sánchez Buitrago - Proyecto Colombia Diversa. Derechos de las Minorías Sexuales. Sandra Liliana Luna - Ruta Pacífica de las Mujeres. Moderadora - María Nancy Valencia - Equipo de Defensores de Derechos Humanos. Amnistía Internacional.)

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.