En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Canarias, por una cultura de paz

Sección:La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
Domingo 26 de mayo de 2013 1 comentario(s) 1544 visita(s)

Firma la petición on-line en:

Oiga.me

Texto del manifiesto

Nuestro archipiélago está siendo objeto de numerosas actividades que entendemos de remilitarización social, que incluyen a la infancia: visitas a cuarteles, exhibiciones de armas (por aire, tierra y mar), presencia de las armas en las calles, charlas de militares en las escuelas... Nuestras aspiraciones por una cultura de paz chocan con la promoción de los ejércitos y del armamentismo. Para la educación y la sanidad no hay dinero, para la guerra sí.

Las/los abajo firmantes vemos con preocupación cómo nuestras aspiraciones por una cultura de paz chocan con la promoción de una llamada “cultura de defensa” militar. Nuestro archipiélago está siendo objeto de numerosas actividades que entendemos de remilitarización social, que incluyen a la infancia. Citamos como ejemplo las numerosas intervenciones de unidades militares en fiestas populares y en eventos deportivos, la organización de maniobras y exhibiciones militares en espacios públicos, las anacrónicas juras de bandera, desfiles y actos como la celebración del Día de las Fuerzas Armadas, las exhibiciones aéreas con aviones de guerra, jornadas de puertas abiertas que incitan a las niñas y los niños a percibir las armas como juguetes, cuando estos son sus principales víctimas en las guerras. La realización de estas actividades implican la colaboración y la puesta a disposición de recursos públicos, en un contexto de restricciones a la vida cultural. Estas actividades de publicidad militar pretenden normalizar la presencia, la necesidad y legitimidad de los ejércitos, vendiéndolos como organizaciones benéficas esconden la misión militar de amenaza y ejercicio de la violencia del Estado en favor de los intereses de las minorías poderosas y justifican el crimen de la guerra y el armamentismo intentan contrarrestar el rechazo popular a las guerras de ocupación (Irak, Afganistán...) y la cooperación española con la OTAN en la guerra permanente contra los pueblos allanan el camino al reclutamiento de jóvenes desde que son niñ@s, y garantizan la continuidad del negocio armamentístico

En el ámbito educativo, cada vez se hace más difícil promover la educación para la paz y la noviolencia si colegios, institutos y universidades se encuentran abiertos a la publicidad militar. Las visitas escolares a instalaciones militares y la presencia de militares en las escuelas haciendo “orientación laboral” suponen una contradicción con los objetivos de la educación para la paz. Por todo ello instamos a desobedecer a la guerra desde nuestras posibilidades, desde aquí. Solicitamos a medios de comunicación, instituciones públicas, colegios, institutos, universidades y todo tipo de entidades a decir no a la cultura militar, a no prestar colaboración ni recursos con la preparación y la justificación de la guerra, y a boicotear el reclutamiento de nuestros jóvenes, para así poder realizar una verdadera educación para la paz que pasa por la crítica de las causas y de la ideología que hacen posible la guerra.

La guerra comienza aquí: ¡Parémosla aquí! https://oiga.me/campaigns/canarias-por-una-cultura-de-paz

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Canarias, por una cultura de paz

    23 de agosto de 2013

    «Boicotear el reclutamiento de nuestros jovenes...»: Niño, llegas con 20 años de retraso.


Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.