En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Resistir la guerra y su preparación: recuperando espacios militarizados

El Fusil Roto, No 97, Septiembre 2013

Sección:Desobedece a las guerras
Martes 15 de octubre de 2013 0 comentario(s) 1285 visita(s)

Por Javier Gárate

Esta edición de El Fusil Roto cubre acciones contra lugares/sitios tales como bases militares, plantas de producción de armas, fronteras entre Estados, y el rol que juegan en la preparación e implementación de la guerra y el militarismo.

En julio de 1934, Bar de Ligt propuso a la conferencia internacional de la Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG) un “Plan de campaña contra todas las guerras y contra toda preparación de éstas”. La propuesta incluyó una larga lista de posibles acciones dividida en dos secciones principales: acciones en tiempo de paz y acciones en tiempo de guerra, con la subdivisión de individuales y colectivas. 50 años después, en 1987, fue foco central de un seminario de la IRG – “Rechazando la preparación para la guerra: No-cooperación y objeción de conciencia”. Creo que ya es tiempo de actualizar esta lista.

Escribo este artículo después de la exitosa acción internacional en el Reino Unido como parte de la campaña Acción AWE, contra la renovación del sistema de armas nucleares Tridente. Como lo dice Angie Zelter en su artículo, estos son tiempos cruciales en la lucha contra las armas nucleares en el Reino Unido ya que “el 2016 el gobierno (…) tomará la decisión de construir un nuevo sistema de armas nucleares para remplazar al sistema Tridente”. Un campamento de desarme tendrá lugar en AWE Burghfield, donde se realiza el ensamblaje y mantenimiento final de las ojivas, como también de su decomiso una vez que salen de uso. Esta campaña tiene mucho que ver con una de las acciones propuestas por de Ligt:

En ocasión de decisiones del parlamento o medidas especiales del gobierno (como voto por el aumento y modernización de equipo de guerra, maniobras, envío de fuerzas militares a un lugar de tensa situación, envío de fuerzas militares a una colonia) para prevenir por medio de protestas y huelgas que tales actividades se lleven a cabo” Acción AWE está principalmente dedicada a realizar acciones directas en contra de los establecimientos donde armas nucleares son producidas.

La propuesta de De Ligt también incluye la acción de “desorganizar lo más posible los grandes mecanismos de guerra, principalmente tratando de paralizar el transporte” y “donde sea posible el hacerlo sin poner en riesgo vidas humanas, armas, municiones y todo material de guerra debe ser destruido, etc.,” y para la “organización de cruzadas internacionales de paz itinerantes”.

El 2 de septiembre se realizó un gran bloqueo de AWE Burghfield con activistas de varios países europeos, reforzando la cooperación entre los resistentes a la guerra.

A lo largo de los años la/os resistentes a la guerra han desarrollado un variado repertorio de acciones. Muchas de éstas, entran en la lista propuesta por de Ligt, sin embargo, los tiempos van cambiando y a su vez el combate en la guerra, por tanto, también lo hace el cómo realizamos nuestras acciones. Cuando de Ligt presentó su propuesta no había nada como una petición en línea o campañas por redes sociales. Ya que la comunicación era más lenta, el llamar a acciones de solidaridad internacional solo llegaba a un número reducido de personas comparado con hoy en día. La sofisticación de algunas de las acciones serian impensable en esos días, y que estas acciones pudieran ser reporteadas y transmitidas en vivo a todo el mundo era simplemente ciencia ficción. Estos son tiempos de inmediatez y de sobre información. Hoy en día el mensaje que quieres transmitir tiene que entrar dentro del límite de los 140 caracteres de Twitter, y si es que logras tener la atención de alguien por un momento, ya es un éxito. Ya es tiempo que los resistentes a la guerra desarrollen una campaña contra la guerra con una preparación acorde al siglo XXI.

De todas formas, aunque cómo se combaten las guerras este cambiando (particularmente con la robotización y privatización de la guerra) los militares todavía dependen de algunos pilares básicos para su existencia. Necesitan personas que vayan a la guerra (aunque cada vez menos), una infraestructura de guerra (bases, equipamiento), una economía de guerra (dinero para la guerra de los impuestos, inversiones privadas, etc) y un discurso de guerra (propaganda de guerra). Como resistentes a la guerra tratamos de tocar todos los pilares, pero también sabemos que algunos son más fáciles de tumbar que otros. A lo largo de los años, el realizar acciones en lugares conectados con la guerra o la preparación de esta ha sido un fenómeno común, ya que es algo tangible que puedes confrontar. Es muy probable que si tienes cerca una base militar, una fábrica de armas o cualquier lugar relacionado con lo militar, hayas visto más de una protesta allí en su contra.

Como leerás en esta edición de El Fusil Roto, el impacto de lugares como bases militares, fábricas de armas, cuarteles militares, y también fronteras entre estados militarizados es tremendo. Estos no son sólo los lugares donde se combaten guerras –parte esencial del discurso de ellos contra nosotros – también es la devastación casi inmedible causada en las áreas donde están situadas. Nuevamente en esta edición, informamos del caso de Diego García, donde una población completa fue desplazada para que la isla pudiera ser usada como base militar, o el ejemplo de Okinawa, donde su gente y el medioambiente han sufrido por décadas de militarización. En esta edición también incluimos un artículo de la llamada “guerra contra las drogas” en México y la militarización de la frontera México - EEUU, donde la violencia ha llegado a niveles sin precedentes. Sin embargo, en todos estos casos encuentras gente resistiendo contra la violencia y el militarismo y trabajando por alternativas de paz.

Un aspecto que no está cubierto de forma apropiada, es el tema de la reconversión de lugares militarizados. Es importante, al momento de lograr que lugares no sean usados como bases militares que también existan propuestas de cómo pueden ser usados de forma alternativa. Hay muchos ejemplos de ex cuarteles militares que han sido convertidos en escuelas, museos, etc. Si alguna vez vas a Ljubljana, tienes que visitar el centro social autónomo Metelkova – antiguo cuartel general del ejército del pueblo de Yugoslavia, que por iniciativa de - en aquel entonces miembro del consejo de la IRG - Marko Hren, fue tomado hace 20 años y convertido en un centro social. Con buena imaginación y materiales – pintura brillante, lana, etc – fácilmente puedes cambiar el significado de un lugar militar. En el 2011 y como parte de la campaña antimilitarista europea la Guerra empieza aquí, varios grupos pintaron tanques y otro equipamiento militar en un rosado fuerte. Piensa en las imágenes en el muro de separación israelí (y no sólo las copy right de Banksy).

Hay muchas acciones que puedes hacer en contra la guerra y su preparación. Bloquear – como el pasado 2 de septiembre – un establecimiento de producción de armas nucleares es sólo una de ellas. Sigamos expandiendo nuestro repertorio y en conjunto desarrollemos un nuevo plan contra todas las guerras y su preparación.

Publicado en El Fusil Roto No 97

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.