casco insumissia fusil roto
x
casco insumissia fusil roto

Para ponerse en contacto con nosotr@s envíanos un email a noticias @ antimilitaristas.org.

Juzgado el antimilitarista que se enfrenta a tres años de cárcel (21-1-2014)

Juzgado el antimilitarista que se enfrenta a tres años de cárcel (21-1-2014)

Ignacio Sanz recibe un amplio respaldo desde el ámbito de la cultura, la Universidad y los movimientos sociales.

Hoy 21 de enero se ha celebrado el juicio contra Ignacio Sanz, antimilitarista para quien solicitan tres años de cárcel por participar en una acción noviolenta de denuncia al ejército. El juicio se ha celebrado en el juzgado número 4 de Bilbao, donde se han reunido diversas personalidades de la cultura, de la Universidad y de movimientos sociales en la concentración convocada por el grupo antimilitarista KEM-MOC bajo el lema “Desobeditzen! Seguimos desobedeciendo”.

A la rueda de prensa previa al jucio han asistido en señal de apoyo a Ignacio Sanz y a la causa por la que se le ha juzgado Imanol Zubero, profesor de sociología de la UPV/EHU, promotor de Gesto por la Paz y exsenador del PSE-EE; María Oianguren, directora de Gernika Gogoratuz; Gorka Ovejero, miembro de Mugitu! y condenado por el lanzamiento de tartas a Yolanda Barcina; Gorka Ruiz, presidente del Foro de Asociaciones de Educación en Derechos Humanos por la Paz y Bakeola; Manolo Vilabrille de Lokarri; Ana Ruiz, Elena Fernández y Lourdes Moneo, de la Asamblea de Mujeres de Bizkaia; Diego Jauregi, de Ekologistak Martxan; Borja Agirre, miembro de Redes Cristianas y Kristau Sarea; Isabel Villodas, de SOS Racismo; Pedro Ibarra, Catedrático de Ciencias Políticas de la UPV/EHU y el músico Natxo de Felipe.

Bajo el lema “Desobeditzen! Seguimos desobedeciendo” los antimilitaristas han manifestado que se niegan a que la sociedad esté al servicio de la cultura del miedo, sea éste en forma de represión o de guerra. Han resaltado la obscenidad y el insulto a la razón que supone realizar homenajes militares, celebrando la trayectoria de una institución, la militar, que aboga por la resolución violenta de conflictos y sólo siembra sufrimiento. Asimismo, han sostenido que el desarrollo de acciones directas noviolentas es necesario para visibilizar situaciones injustas como lo son la existencia de los ejércitos y las guerras, y que desobedecen y seguirán desobedeciendo para luchar contra la militarización de la sociedad.

Entre las personalidades que han asistido a la rueda de prensa de apoyo al activista juzgado y a su causa, Imanol Zubero ha destacado el trabajo antimilitarista del KEM-MOC a lo largo de su historia y lo que ha aportado a la sociedad, siempre vinculado a la noviolencia. María Oianguren, directora de Gernika Gogoratuz, organización que también participó en la rueda de prensa en la que se hizo entrega del casco sustraído de la exposición de homenaje al regimiento Garellano en diciembre de 2012, ha hecho alusión a la crueldad de las guerras y a la contribución del trabajo antimilitarista a la construcción de la paz. Por su parte, el miembro de Mugitu! Gorka Ovejero ha hecho alusión a la importancia de la acción directa noviolenta como herramienta de transformación social. Por último, Manolo Vilabrille de Lokarri ha hecho hincapié en la necesidad de resolver los conflictos de forma noviolenta. Durante el juicio se han reunido cerca de un centenar de personas como apoyo a Ignacio Sanz y a su causa.

Se llevaron un casco militar de una exposición de homenaje al ejército

El 6 de Diciembre de 2012, el grupo antimilitarista KEM-MOC realizó una acción noviolenta denunciando la exposición de homenaje al Regimiento Garellano que se estaba llevando a cabo en el Centro Cívico de Basurto. Esta exposición celebraba la trayectoria de esta unidad militar, que cuenta con el dudable honor de haber participado en grandes matanzas como la Guerra de Cuba, la Guerra de Marruecos y de mantener aún batallones en Afganistán.

Convencido de que las guerras deben recordarse para evitar ser repetidas y no para enaltecer a sus criminales, el grupo antimilitarista se llevó un casco militar que posteriormente devolvió reconvertido en kaskulore (casco con flor, símbolo del antimilitarismo) en un acto público celebrado en la antigua fábrica de armas Astra. La intención era la de reubicar el casco, y con él la exposición, en el Museo de la Paz de Gernika.

MÁS INFORMACIÓN: SINKUARTEL.ORG

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración