En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Chevron: La conexión bolivariana

La expansión de la transnacional bajo el “Socialismo del siglo XXI”

Sección:Solidaridad entre los pueblos
Miércoles 21 de mayo de 2014 0 comentario(s) 1529 visita(s)

Introducción: Por qué un informe sobre Chevron en Venezuela

El 21 de mayo ha sido el día escogido por diferentes movimientos sociales alrededor del mundo para realizar una jornada planetaria de acción contra Chevron. El objetivo es exigir que la petrolera estadounidense modifique sus prácticas, y reconozca su responsabilidad por los graves crímenes ambientales que ha cometido alrededor del planeta a lo largo de su historia.

Venezuela, quien cuenta con los yacimientos petroleros y gasíferos más grandes de la región, tiene una relación antigua con Chevron. Sin embargo, las consecuencias ambientales y sociales de la explotación energética en Venezuela no son un tema de discusión en el país, ni tampoco la responsabilidad en la contaminación y desplazamiento de comunidades indígenas y campesinas de las compañías trasnacionales que desde 1996, tras la nacionalización de la industria ocurrida en 1976, participan como socias en el negocio. Parte de esta omisión ha sido la propaganda del gobierno bolivariano, que ha denominado como “soberanía energética” la política de asociación, por períodos de entre 20 y 40 años, con empresas como Chevron.

En su momento el presidente Chávez caracterizó su proyecto como “socialista petrolero” y en su propuesta de plan de gobierno, denominado Plan Patria 2013-2019, definió el objetivo de aumentar la producción de petróleo a 6 millones de barriles diarios para el año 2019 y de gas natural a 11.947 millones de pies cúbicos diarios para el mismo año. Para el año 2013 los niveles de producción eran de 3.7 millones de barriles de petróleo por día y 7 millones de pies cúbicos diarios de gas. Esta meta ha sido asumida por el presidente Nicolás Maduro, la cual necesita más y mayores alianzas con compañías como Chevron. El modelo de desarrollo promovido por el bolivarianismo en el poder no se diferencia de los gobiernos anteriores: Profundizar el carácter extractivista y primario exportador de la economía venezolana.

La crítica eco-anarquista a la explotación energética en el país no se reduce a pedir que la estatal PDVSA sea “controlada por los trabajadores”, o que compañías como Chevron se retiren de Venezuela. Nuestra visión es mucho más integral, e incluye la necesidad de construir colectivamente una propuesta de desarrollo más allá del extractivismo, sustentable con el medio ambiente y que promueva tanto la justicia social como la libertad de los individuos. Por ello, esperamos que este tipo de documentos estimulen el debate y la discusión en este sentido.

JPEG - 22.5 KB
web_mapa01_420px

Chevron en Venezuela

Según muestra orgullosa la compañía en su propio sitio web, el legado de Chevron en el país data de 1920. Sin embargo el 01 de enero de 1976, cuando la nacionalización de la industria en Venezuela, Chevron abandona el país junto al resto de las operadoras que en ese momento tenían presencia en el territorio, como Creole (subsidiaria de la Exxon), Shell, Texaco, Mene Grande (subsidiaria de la Gulf), Mobil y Continental. A comienzos de los años 90’s PDVSA argumenta la necesidad de la “apertura” hacia la iniciativa privada. En 1992 comienza la activación de campos petroleros donde estableció convenios operativos con fechas de duración de 20 años. Con ese incentivo Chevron retorna al país, y en 1996 establece nuevamente una oficina comercial en Caracas. Es tanta la importancia geopolítica del país para sus operaciones, que la sede en la capital venezolana (ubicada en Av. La Estancia, Centro Banaven, Torre “D” Piso 7, Chuao) es la oficina operativa para toda América Latina.

Según la ficha técnica elaborada por la transnacional en el 2013 las actividades de producción de Chevron se llevan a cabo a través de dos filiales en el oeste de Venezuela y otra en la faja del Orinoco. “Estamos asociados con Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), la empresa estatal venezolana de petróleo y gas natural, en cada uno de los proyectos”, afirman.

En el occidente de Venezuela, Chevron participa en los proyectos no operados o empresas mixtas de Petroboscan, S.A., y Petroindependiente, S.A, que producen petróleo pesado y liviano, respectivamente. En el oriente de Venezuela, Chevron está involucrada en la operación PetroPiar, S.A., la cual produce petróleo extra pesado y lo mejora para convertirlo en crudo sintético.

Chevron tiene una licencia de gas natural en los Bloques 2 y 3 de la Plataforma Deltana, costa afuera de Venezuela, y fue invitado por el Estado a participar en la primera unidad de licuefacción de gas natural del país.

Aquí tenemos a Chevron, Texaco y trabajamos de maravilla. Yo me alegro mucho de que Obama dijo en Miami que Chávez no es ninguna amenaza para EEUU” Hugo Chávez, 18.08.12, acto en el Teatro Teresa Carreño

Cartera de negocios

En marzo del año 2006, bajo el gobierno de Hugo Chávez, 32 convenios operativos suscritos por el Estado venezolano con compañías transnacionales fueron transformados a la modalidad de “Empresas mixtas”, donde la estatal PDVSA conservaba la mayoría accionaria. Las empresas extranjeras pasaron así de prestar un servicio a ser socias del negocio en territorio venezolano.

Empresas mixtas: “Del modelo criada pasamos al modelo de concubino. A la criada que nos prestaba el servicio y a quien acusamos durante años de estafarnos, ahora la hacemos socia. Ahora se comparte, con el capital petrolero internacional, la propiedad de los recursos del subsuelo. Y las ganancias”.

El modelo de empresas mixtas en Venezuela es rentable para Chevron. Según su Reporte Corporativo Anual 2013 “los ingresos de capital de nuestros afiliados aumentaron de 2012 a 2013, principalmente debido a las ganancias relacionadas con los incrementos de Tengizchevroil en Kazajstán y Petropiar en Venezuela”.

Según reveló la propia compañía, para el año 2012 el promedio de la producción diaria de los yacimientos operados en Venezuela fue de 64.000 barriles de líquidos y 27 millones de pies cúbicos de gas natural. En materia petrolera el precio del crudo venezolano, según información oficial, está cotizado en 98,6 $ por barril, lo que generaría 6.310.400 $ netos diarios en los yacimientos controlados por Chevron en el país, y anualmente un monto de negocios de 2.303.296.000 $. Si convertimos este monto a bolívares a la tasa oficial de 6.5 Bs, estaríamos hablando que sólo por negocio de extracción de petróleo las compañías de Chevron en Venezuela manejarían la cifra de 14.510.764.800 Bs. Suponiendo que de este monto total un 40%, por la composición accionaria de la empresas mixtas, es lo correspondiente a la transnacional, estaríamos hablando de 5.804.305.920 Bs. A esta cifra habría que sumar el dinero manejado por la explotación y comercialización de gas natural en el país.

Tomando sólo las ganancias por explotación petrolera, Chevron ganaría mucho más dinero que el presupuesto destinado a diferentes instituciones que ejecutan políticas sociales en Venezuela. Por ejemplo, según la Ley de Presupuesto 2014, Chevron tiene más beneficios que el dinero destinado al funcionamiento total anual del Ministerio del Ambiente, el cual ejecuta una partida de 4.594.669.943 Bs. Incluso, los beneficios para la empresa norteamericana son mayores que la suma de los presupuestos de funcionamiento por año de los ministerios de cultura, deporte, mujer y pueblos indígenas en el país.

JPEG - 14 KB
webinfografia_210px

La diplomacia de Chevron en Venezuela

Hasta enero del 2014 la presidencia de Chevron para América Latina la desempeñó Alí Moshiri, bajo cuyo desempeño era considerado como el verdadero representante de los intereses de Estados Unidos, debido a las cordiales y pragmáticas relaciones que siempre mantuvo con el gobierno venezolano. Tanto fue así que el propio presidente Chávez le pedía públicamente a Moshiri su intermediación para el mejoramiento de las relaciones con el gobierno de Washington, como sucedió el 10 de febrero de 2010 cuando una nota de prensa del propio gobierno venezolano citaba las palabras del por entonces primer mandatario. Citamos: “Ojalá que ustedes nos ayuden a mejorar la situación y las relaciones con el Gobierno de Estados Unidos”, dijo el presidente Chávez al momento de saludar a Alí Moshiri, representante de la empresa estadounidense Chevron para América Latina y África (…) Dirigiéndose a Alí Moshiri, el presidente Chávez dijo: “Nosotros te damos la mano a ti y al pueblo de Estados Unidos, recuperemos la esperanza; ojalá que recuperemos el nivel de relaciones de cuando gobernaba Bill Clinton. Nosotros queremos retomar ese camino, ojalá se pueda”. Actualmente la presidencia de Chevron en la región la ejerce Kelly Hartshorn.

JPEG - 23.2 KB
web_mapa02_420px

Durante su gestión Moshiri reiteró la buena voluntad para establecer alianzas de negocios entre el gobierno de presidente Chávez y Chevron. En 2013 afirmó: “En los últimos 4 años nuestra sociedad ha sido muy fuerte. Colaboramos, nos ayudamos el uno al otro, y si te fijas en la actividad de Petropiar en el último año, que fue básicamente incrementar la capacidad, fue uno de los más grandes proyectos, libre de incidentes. La colaboración entre Chevron y Pdvsa es una de las mejores (…). Desde el inicio del modelo basado en las empresas mixtas Moshiri calificó los resultados como “extremadamente bien”. Incluso reconocía la mentalidad de negocios de Hugo Chávez para ampliar el negocio: “la industria del gas nunca arrancó en Venezuela después de la nacionalización. Siempre ha sido un país petrolero. El gobierno del presidente Chávez es el primero en desarrollar el gas”.

«La presencia de Chevron Texaco, empresa estadounidense en Venezuela, es indicativa de que nuestra relación con Estados Unidos es histórica y profunda.» La afirmación proviene del propio presidente Hugo Chávez, cuyo discurso del 9 de marzo del 2004 La colaboración entre las dos compañías es como si fuera una sola corporación”. Moshiri reiteraba que los impasses diplomáticos con Estados Unidos no afectaban sus operaciones en el país. En el 2011 opinó: “Esperamos que las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos se mantengan bien. Respetamos las leyes en ambos países, y en Venezuela somos invitados, por ello honramos sus leyes y normas, pero por ser una compañía estadounidense tenemos que cumplir con las reglas y leyes de Estados Unidos. Nosotros hacemos negocios y solo nos enfocamos en eso. No nos involucramos en política”.

Uno de los más claros ejemplos de la influencia diplomática de Chevron en el país la constituyó su rol en la superación de la crisis diplomática entre Venezuela y Colombia, cuando en este último gobernaba Alvaro Úribe. Ya en el 2002 Moshiri había establecido la necesidad que estos dos países superarán la “visión estrecha del interés nacional” y se asociaran para desarrollar un gasoducto entre ambos países. 5 meses después ambas naciones, con la participación de Chevron concluyeron un estudio conjunto para el tendido de un gasoducto entre la Guajira colombiana y Maracaibo. El 15.12.03 Alvaro Uribe anunciaba el gasoducto Colombia-Venezuela-Panamá. El 08.06.12 comenzaba formalmente el proyecto, con la instalación del primer tramo al que se le denominó “Antonio Ricaurte”. En el 2007 estalla la crisis diplomática, en la que Chávez califica a Uribe como “servil instrumento del imperio norteamericano” y “jefe de una mafia”. El 11.07.08 se realiza la primera reunión binacional tras los incidentes, con un Chávez declarando “Estamos destinados y no condenados a estar juntos para siempre”. En esa oportunidad el presidente venezolano ordenaba públicamente al ministro de Energía y Petróleo “retomar todos los temas que han venido caminando”, entre ellos el gasoducto. El propio Chávez, en abril del 2009 en una nueva reunión de negocios con Uribe Vélez resaltaba los avances de la “integración” energética: “Fíjate como está funcionando el gasoducto. Allí hemos batido record; ha llegado hasta doscientos millones de pies cúbicos”. La paciente labor de intermediación de Chevron, para superar “la visión estrecha de interés nacional” que Moshiri advertía en el 2002, rindió frutos: El 28.11.12 los gobiernos Colombia –ahora con Santos a la cabeza- y Venezuela firmaron un acuerdo para la extensión del gasoducto Antonio Ricaurte hacia los territorios de Panamá y Ecuador. En su informe sobre responsabilidad social más reciente Chevron resaltaba: “El proyecto de Compresión para Venezuela (VCP, por sus siglas en inglés) contempló la instalación de cinco compresores reciprocantes, para mantener la presión de entrega del gas a Venezuela a través del gasoducto Transcaribeño Antonio Ricaurte”.

No sería ni la primera ni la última vez que la diplomacia de Chevron apoyaba al gobierno de Hugo Chávez para mantener el flujo de capitales petroleros a través del territorio venezolano. A finales del año 2002 un sector de técnicos y profesionales dentro de PDVSA promovieron una paralización de actividades para boicotear al gobierno de Hugo Chávez. Para reactivar la industria el gobierno contrató técnicos en el extranjero y fuentes ligadas a la industria, en su momento, aseguraron que los mismos habían sido suministrados por Chevron, una información que se mantuvo en secreto y que no pudo ser corroborada por El Libertario. Sin embargo, durante el mes de febrero de 2003 el gobierno difundió avisos publicitarios donde promocionaba que la asociación con Chevron para nuevos negocios era una muestra de “la victoria del gobierno revolucionario contra la conspiración de PDVSA”. Según fuentes consultadas la posibilidad era plausible pues la paralización de la industria venezolana afectaría los precios del mercado a nivel global, lo que atentaba contra los intereses generales de la industria y de las propias transnacionales.

“Responsabilidad empresarial”

Según la propia compañía entre 2006 y 2012 Chevron invirtió más de 75 millones de dólares en actividades de participación comunitaria. “Nuestros esfuerzos se centran en dos áreas: educación y desarrollo económico. También apoyamos programas culturales y de salud”, aseguraron. La empresa agrega: “Chevron tiene el orgullo de patrocinar al Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela, el cual brinda formación musical de calidad a cientos de niños. El programa ha formado a profesionales consumados y ha permitido que muchos músicos venezolanos trabajen en el exterior, como Gustavo Dudamel, el internacionalmente reconocido director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles”.

El dinero destinado a “responsabilidad social” no duda en ejecutarse en alianzas con organismos del gobierno venezolano. Una nota de prensa afirma “Chevron, en alianza con la Fundación Wayúu Taya inauguró un módulo de dos aulas en la Unidad Educativa Básica Nacional Bolivariana Intercultural Suürala Wakua’Ipa ubicada en La Concepción (…) Esta escuela construida y dotada por Chevron en una alianza con el Ministerio de Educación y la Alcaldía del Municipio Jesús Enrique Lossada, beneficia actualmente alrededor de 550 estudiantes en edad primaria en su mayoría de la Etnia Wayúu”.

JPEG - 22.4 KB
TL_01_420px

El dinero de Chevron también se ha destinado a los dos actores tradicionalmente enfrentado a la actividad de explotación petrolera: Los indígenas y los ambientalistas. Chevron al respecto describe: “Miembros de la etnia Wayúu, que habitan al norte de la frontera colombo-venezolana, y de la etnia Warao del Delta del Orinoco, al oriente de Venezuela, han recibido talleres que propician el rescate y promoción de sus tejidos artesanales. En ellos se imparten también nociones de mercadeo y ventas que facilitan la comercialización de los productos”. Chevron afirma que uno de sus beneficiarios es la llamada “cooperativa Jalianaya”, en Manaure, la cual forma parte a su vez de la Red Patria, una coalición de grupos en apoyo al gobierno bolivariano.

En el ámbito ambientalista, Chevron patrocina a la Fundación Tierra Viva, un grupo que también recibe aportes económicos de otras compañías energéticas transnacionales. En el 2012 realizaron un directorio de organizaciones ambientales de Venezuela, donde registraron a 152 iniciativas, de las cuales ninguna declaró tener como objetivo enfrentar las consecuencias ambientales y sociales de la explotación energética y minera dentro de sus actividades. “Curioso”, por decir lo menos, que en el país con las mayores reservas de petróleo y gas de la región el extractivismo no figure dentro de las preocupaciones de las organizaciones ecologistas. A pesar de la importancia de la actividad energética en el país, no existen estudios de impacto ambiental que midan las consecuencias tanto para la población como para la naturaleza.

La propia PDVSA reconoce que las políticas sociales promovidas por el gobierno cuentan con los recursos de las empresas mixtas. En el apartado “Participación de las Empresas Mixtas en el Desarrollo Social”, disponible en su sitio web, se afirma: “Siguiendo los lineamientos del Gobierno Nacional, y en el marco de planes estratégicos del país, PDVSA crea un nuevo esquema económico basado en la retribución de la riqueza de los hidrocarburos para el bienestar de todos los venezolanos a partir de la ejecución de programas sociales y apalancamiento de las EPS y Núcleos de Desarrollo Endógeno Socialista (NUDES). Ubicados en las áreas cercanas a sus campos petroleros, los NUDES proponen elevar la calidad de vida de la población e incorporarla a una estrategia nacional de desarrollo sustentable”.

No obstante toda la propaganda anterior, lo cierto es que Chevron para su labor de maquillaje verde y “responsabilidad empresarial” apenas destinó el 0000000,5% de su volumen de negocios entre los años 2006 a 2012. La única manera en que Chevron, y otras compañías similares, puedan retribuir el impacto ambiental que generan, el aumento de las enfermedades como cáncer y leucemia en las comunidades aledañas a los yacimientos, el deterioro de las fuentes de agua y la biodiversidad, así como el desplazamiento de comunidades indígenas, campesinas y pesqueras es deteniendo su actividad perjudicial y contaminante.

JPEG - 18.8 KB
TL_02_420

Línea de tiempo Chevron

1996: Tras irse por la nacionalización, vuelve a Venezuela para encargarse de la operación del yacimiento Boscán, mediante un convenio operativo

1997: Fue designada operador del yacimiento LL-652, ubicado costa afuera en la porción nororiental del Lago de Maracaibo.

1997: Fue seleccionada para desarrollar lo que actualmente se conoce como el yacimiento Huyaparí, en el bloque Ayacucho

1999: 23 de septiembre, se promulga la Ley Orgánica de Hidrocarburos Gasesos que permite la explotación del mineral así como la participación del sector privado e internacional en el negocio.

1999: 20 de diciembre, se promulga la Constitución de la república Bolivariana de Venezuela, que establece en su artículo 301: “la inversión extranjera está sujeta a las mismas condiciones que la inversión nacional”.

1999: 30 de diciembre, para estimular la inversión extranjera se firma el “Convenio con el objeto de evitar la doble tributación y prevenir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta y sobre el patrimonio y protocolo entre el gobierno de la república de Venezuela y el gobierno de los estados unidos de América”

2000: 17 de Octubre, Chevron anuncia su fusión con Texaco

2001: 7 de enero, Primera reunión de los ejecutivos de Chevron con el presidente Hugo Chávez, quien afirmó que tenía la intención de trabajar con empresas del sector privado para desarrollar nuevos proyectos de inversión en Venezuela.

2002: 12 febrero, en una Conferencia en Texas Ali Moshiri establece la necesidad que Colombia y Venezuela trabajen juntas para la construcción de un gasoducto entre ambos países

2003:15 de diciembre, Alvaro Uribe anuncia el proyecto del gasoducto Colombia-Venezuela-Panamá, contando como socia a Chevron

2004: 9 de marzo, En un acto Hugo Chávez entrega la concesión para la explotación del bloque 3 de la Plataforma Deltana

2004: 6 de agosto, en un acto en el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores Hugo Chávez afirma en su discurso: “Yo quiero resaltar, pues la presencia acá de nuestro amigo y socio Alí Moshiri, presidente de Chevron Texaco."

2006: 20 de julio, Firma de los contratos para convertir los antiguos convenios operativos en las Empresas Mixtas Petroboscán y Petroindependiente.

2007: 29 de julio, el presidente Hugo Chávez caracteriza su proyecto como “Socialismo petrolero durante una alocución en el estado Anzoátegui.

2007: 15 de agosto, el presidente Chávez presenta al país la propuesta de reforma de la Carta Magna, en cuyos artículos 113 y 115 se le otorgaba rango constitucional a las empresas mixtas.

2007: 8 de noviembre, en una entrevista Alí Moshiri celebra el “olfato” de negocios del presidente Hugo Chávez: “La industria del gas nunca arrancó en Venezuela después de la nacionalización. El gobierno del presidente Chávez es el primero en desarrollar el gas, antes nadie sabía que Venezuela tenía gas. El gobierno va por buen camino”.

2008: 9 de enero, inicio de empresa mixta Petropiar, 25 años de contrato entre el Estado Venezolano y Chevron

2008: 19 de septiembre, Chevron recibe la aprobación para la constitución de las empresas mixtas que se encargarán del transporte y licuefacción de gas natural, mediante el primer tren que se alimentará de la Plataforma Deltana.

2010: 13 de mayo, junto con Repsol Chevron recibe licitaciones para la explotación de los bloques Carabobo 1 y 3 de la Faja del Orinoco, considerada la mayor reserva de hidrocarburos del mundo.

2010: 8 de abril, Gobierno autoriza a Chevron la producción de gas en el bloque 2 de la Plataforma Deltana

2011: 26 de junio, Alí Moshiri afirmó esperar el obtener una producción temprana de 50.000 barriles diarios en su nueva explotación de los bloques Carabobo de la Faja del Orinoco

2011: 29 de septiembre, En el Congreso de Hidrocarburos organizado por PDVSA, Alí Moshiri de Chevron declara: “La nueva Arabia Saudita se encuentra en la Faja –del Orinoco-”.

2012: 18 de julio, Chevron anuncia la inversión de 2.000 millones de dólares adicionales en el país para ampliar producción del campo Boscán

2012, 18 de agosto: En un acto en el Teresa Carreño Chávez afirma: “Aquí tenemos a Chevron, Texaco y trabajamos de maravilla. Yo me alegro mucho de que Obama dijo en Miami que Chávez no es ninguna amenaza para EEUU”.

2013, 2 de marzo: El representante de Chevron para la región se encontraba en Venezuela durante los últimos días de vida de Hugo Chávez, declarando a la prensa “La colaboración entre Chevron y Pdvsa es una de las mejores”

2013, 27 de mayo, El presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, anunció la firma con Chevron de un préstamo por 2.000 millones de dólares para impulsar la producción en la empresa mixta Petroboscan.

2013: 11 de septiembre, Venezuela y Trinidad y Tobago sellaron un acuerdo para que Pdvsa y Chevron exploten un bloque ubicado en su frontera marítima que contiene 10,25 billones de pies cúbicos (TCF) de gas

2013: 11 de noviembre: Kelly Hartshorn, presidenta de Chevron para Latinoamérica, comentó que la producción de la empresa en Venezuela es de 270.000 b/d. “Este es un nivel muy alto y ha sido estable por muchos años”, afirmó.

2014: En su primera visita a la Faja del Orinoco la nueva presidenta de Chevron para América Latina, Kelly Hartshorn, declaró “Nos sentimos orgullosos de los resultados obtenidos y ser socios de una empresa como Petropiar”

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.