casco insumissia fusil roto

Centre J. M. Delàs d’Estudis per la Pau de Barcelona

Informe sobre la política militar del gobierno de Rajoy

Informe sobre la política militar del gobierno de Rajoy

La política militar del Gobierno de Mariano Rajoy no se ha apartado del consenso
que ha imperado en la política militar desde la transición y a pesar de la fuerte
crisis económica no ha habido ningún cuestionamiento ni del gasto militar ni
del modelo de Fuerzas Armadas, aunque se reconoce que el Estado español no sufre hoy en día ninguna amenaza de agresión armada. Los dos objetivos principales para esta legislatura son mantener las capacidades actuales de las Fuerzas Armadas y el apoyo gubernamental al desarrollo de la industria miliar y a la exportación de armamentos. el mantenimiento de las capacidades actuales de las Fuerzas Armadas se ve amparado por un discurso nacionalista de afrontar las “amenazas no compartidas” con los aliados atlánticos y europeos y de tener una fortaleza militar propia como contribución a la seguridad mundial. Discurso que contrasta vivamente con la pérdida de soberanía real que ha supuesto el seguimiento de las políticas económicas marcadas por la troica y Bruselas, sin ningún tipo de cuestionamiento.

Legislativamente ha continuado, aunque tímidamente, el ciclo legislativo de la defensa que iniciaron los gobiernos de Rodríguez Zapatero y lo ha hecho con dos proyectos de ley claramente regresivos como el de régimen disciplinario, que mantiene el arresto sin tutela judicial para los militares contraviniendo el Convenio Europeo de los Derechos Humanos, y un nuevo código penal militar, que no solo mantiene la jurisdicción militar sino que amplía su alcance pudiendo juzgar delitos ordinarios cometidos por militares, vuelve a poner a la Guardia Civil bajo la jurisdicción militar como norma e incluso introduce el indefinido agravante de “conflicto armado” que podrá permitir que los tribunales militares juzguen a civiles. el gobierno también ha promulgado una nueva Estrategia de Seguridad que busca abordar la seguridad desde una perspectiva integral, pero que no ha supuesto un cambio de paradigma de las políticas de seguridad.

El paradigma del control continúa siendo la clave de cómo se abordan todos los riesgos y las amenazas. Las políticas proactivas para disminuir los conflictos en el mundo y, por lo tanto, los mismos riesgos, son difusas.
El Estado continúa siendo el objeto principal de la seguridad y la seguridad de las personas, las políticas de seguridad humana, la seguridad de vivir sin temor y sin necesidad, son inexistentes o completamente vagas e indeterminadas.

Descarga el informe completo

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración