En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La Revuelta Árabe y la Izquierda Conspiracionista

Oriente Medio y las teorías de "El Gran Hombre"

Sección:Observatorio de conflictos
Viernes 4 de septiembre de 2015 6 comentario(s) 7366 visita(s)

Publicado originalmente por Unrepentant
Marxist
el 30 de julio de 2012
.

Tras leer el artículo de 5000 palabras de
Charlie Skelton publicado en The Guardian el 12 de julio, titulado
The
Syrian opposition: who’s doing the talking?

(La oposición siria: ¿quién participa en las conversaciones?), me
acordé de las diferencias entre marxismo y lo que yo llamo
“conspiracionismo”.

El marxismo se basa en un análisis de clase pero el
conspiracionismo subscribe en esencia la teoría del Gran Hombre, en
la cual la Agencia Central de Inteligencia (CIA) e instituciones
paraestatales mueven los hilos en una función de marionetas global.
Piensan que la tarea principal de la izquierda es tirar de la
cortina igual que Toto en “El Mago de Oz”, y poner a la vista a
los titiriteros, como si este conocimiento pusiera fin a la
intervención capitalista en Oriente Medio o en cualquier sitio. Y
más problemáticamente, los conspiracionistas ven el apoyo de la CIA
a los movimientos insurgentes como una evidencia prima facie de
que hay que oponerse a ellos. Para la mayoría de la izquierda
conspiracionista, Libia y Siria son los arquetipos de su peculiar
visión del mundo. Pero al menos para un notable miembro de esta
corriente
—Michel Chossudovsky de Globalresearch.org— la
red abarca mucho más. La revolución egipcia también está podrida,
ya que algunos de sus líderes tienen el apoyo de Occidente.

El artículo de Skelton consiste en un esfuerzo por
conectar la líneas de puntos entre el movimiento contra Assad y el
imperialismo occidental mediante numerosas “revelaciones” como
los vínculos con Bilderberg de una líder del Consejo Nacional
Sirio.

Aquí tenemos a Bassma Kodmani, vista abandonando la conferencia de Bilderberg de este año en Chantilly, Virginia.
Kodmani es miembro del comité ejecutivo y jefe de asuntos exteriores del Consejo Nacional Sirio. Kodmani está cerca del centro de la estructura de poder del CNS, y es una de las portavoces del CNS que se prodiga más. “No es posible ningún diálogo con el régimen en el poder. Solamente podemos hablar de cómo pasar a otro sistema político diferente”, declaró ella esta semana. Y aquí está, citada por la agencia de noticias AFP: “El próximo paso tiene que ser una resolución bajo el Capítulo VII, que permita el uso de todos los medios legítimos, medios coercitivos, embargo de armamento, así como el uso de la fuerza para obligar al régimen a cumplir la resolución.”
Este año fue el segundo Bilderberg de Kodmani. En la conferencia de 2008, Kodmani fue etiquetada como francesa; en 2012, su nacionalidad francesa había desaparecido y se la consideraba simplemente como “internacional”. Su patria se había convertido en el mundo de las relaciones internacionales.

Skelton es una especie de corresponsal especial
en Bilderberg para The Guardian. Su primer artículo data de 2009. No
estoy muy seguro de cómo consiguió este encargo, ya que sus
anteriores trabajos fueron escribir comedia y la crítica de
películas porno para
Erotic
Review
. Bueno, quizás sí que era
la preparación idónea.

Bilderberg es el Santo Grial de las mentes
conspiracionistas. Supuestamente se trata del lugar donde la clase
gobernante se reúne una vez al año para trazar sus planes de cómo
dominar el mundo. Para un Ian Fleming izquierdista, es una colección
de supervillanos a la espera de que aparezca un James Bond de
izquierdas. Quizás alguien como Charlie Skelton.

Llegué anoche, bajo la protección de la oscuridad. Le dije al taxista que parara a 50 metros del hotel. Me preguntó por qué. No podía decirle que lo hacía para inspeccionar la entrada en busca de cámaras del FBI. Simplemente murmuré que no podía decírselo. Sus ojos se abrieron. “¡Ah, ya entiendo!” ¿Qué era lo que sabía? ¿Y qué era eso que nos seguía? Un hombre conduciendo un BMW. Estremecedor.

En todo el artículo de 5000 palabras de Skelton no
había ni una referencia a
los sirios normales que han arriesgado sus vidas por oponerse a
Bashar al-Assad, o bien mediante protestas pacíficas o mediante la
lucha armada. Hasta ahora 20.000 personas han perdido sus vidas en
este conflicto, la inmensa mayoría de las cuales es razonable decir
que se oponen a la dictadura. Si Siria tuviera la misma población
que EEUU, esta cifra equivaldría a 300.000 muertos, una cifra
desoladora.

¿Qué puede
hacer que tanta gente arriesgue su vida en una batalla tan desigual?
Para encontrar una respuesta a ello, hay que mirar en un sitio
distinto a los relatos de comediantes conspiracionistas como Charlie
Skelton. Por toda la preocupación con la elite corporativa
occidental y la CIA, la respuesta real se encuentra en el interior
de la propia Siria, y los intensos cambios sociales que el
investigador marxista
Bassam Haddad
ha identificado en el artículo
The
Syrian Regime’s Business Backbone
:

A finales de los años 90, la comunidad de negocios que habían creado los Assad a su propia imagen, había transformado Siria de un estado semisocialista a un estado de capitalismo de amigotes por excelencia. La liberalización económica que empezó en 1991 había redundado fuertemente en beneficio de los magnates que tenían vínculos con el estado o lo que eran socios de altos funcionarios del estado. El sector privado creció por encima del sector público, pero los miembros más pudientes del sector privado eran altos funcionarios estatales, políticos y sus familiares. El crecimiento económico registrado a mediados de los años 90 fue poco más que un boom del consumo de corto recorrido, como pone de manifiesto la depresión de final del siglo. Las tasas de crecimiento han caído del 5-7% al 1-2% entre 1997 y 2000 y en adelante.
Después de que Bashar al-Assad sucediera a su padre en 2000, los arquitectos de la política económica siria buscaron revertir el decrecimiento liberalizando aún más la economía, por ejemplo reduciendo las ayudas públicas. Se permitieron los bancos privados por primera vez en casi 40 años, y se empezó a diseñar un mercado de valores. Después de 2005, se reforzaron los lazos entre el Estado y el mundo de los negocios mediante el anuncio de la Economía Social de Mercado, una mezcla de enfoques estatales y de mercado que en definitiva privilegió al mercado, pero un mercado sin instituciones robustas ni responsabilidad. De nuevo, el régimen había consolidado su alianza con los grandes negocios a expensas de los pequeños negocios y de la mayoría de los sirios que dependían del Estado para servicios, ayudas y bienestar. Se había perpetuado el amiguismo, pero con un nuevo disfraz. Las familias asociadas con el régimen de una manera u otra llegaron a dominar el sector privado, además de ejercer un control considerable sobre los recursos económicos públicos. Estos clanes incluyen las familias Assad y Makhlouf, pero también las Shalish, al-Hassan, Najib, Hamsho, Hambouba, Shawkat y al-As‘ad, por citar solamente unas pocas. La comunidad de negocios reconstituida, que ahora incluía a altos funcionarios estatales, simpatizantes cercanos y ancha franja de la burguesía tradicional, causó una profunda (y, para el régimen, peligrosa) polarización de la sociedad siria a lo largo de los ejes de ingresos y región.
Los años siguientes de escasas lluvias y sequía tras 2003 produjeron una masiva inmigración hacia las ciudades -emigraron más de un millón de personas, ensanchando aún más las desigualdades sociales y regionales. Las grandes ciudades, como Damasco y Aleppo, absorbieron la inmigración más fácilmente que las más pequeñas, que cada vez carecían más de inversión en infraestructuras. Las capitales de provincia como Dir‘a, Idlib, Homs y Hama, junto con las áreas dónde se hallan, son ahora el principal campo de batalla para la rebelión. Los que vivían en las áreas rurales han visto como sus subsistencia consumida por la reducción de los subsidios, la falta de inversión y los efectos de la urbanización, así como por los efectos de décadas de gobierno autoritario corrupto. Los levantamientos tunecino y egipcio los motivaron para expresar su descontento abierta y colectivamente.

Otra cosa que nunca
encontraremos en la literatura conspiracionista es un repaso a una de
las reveladoras conexiones entre la CIA y el mundo árabe,
concretamente el servicio que Ghadafi y al-Assad prestaron al
programa especial de vuelos de detención del presidente Bush.
Comparado con ellos, la asistencia de Bassma Kodmani a las reuniones
de Bilderberg son el chocolate del loro.

Una de las
víctimas fue Maher Arar, un ciudadano sirio-canadiense e ingeniero
de telecomunicaciones que pasó un año en las cárceles de Bashar
al-Assad siendo golpeado con cables de metal. Acusado de ser miembro
de al-Qaeda, las opiniones de Arar son cualquier cosa menos
islamistas. Hace poco fundó una publicación online llamada Prism
que es radical y secular. Aquí se puede encontrar un artículo de
Arar, titulado
Syria:
Foreign Interference Between Myth and Reality
,
un
oportuno correctivo a las divagaciones de Skelton:

La exageración de la “influencia exterior”
Afirmar que no existe ninguna interferencia exterior, extranjera en los asuntos internos de Siria es negar lo obvio. Pero en mi opinión, esta “interferencia” ha sido exagerada (los análisis que he leído con respecto a este tema se basan en especulaciones que no están apoyadas por los hechos sobre el terreno). Sí, hay países que han tenido siempre un fuerte deseo de ver cómo se deshace el matrimonio sirio-iraní. Pero hasta qué punto estos países están influyendo en los acontecimientos sobre el terreno está lejos de saberse con certeza. Por ejemplo, los esfuerzos supuestamente liderados por Qatar y Arabia Saudí para equipar a los rebeldes con armas pesadas todavía no han dando frutos, y parece que el Ejército Libre Sirio está usando principalmente armas ligeras y medias.
La mayoría de estas armas han sido o bien compradas a oficiales corruptos del ejército, o bien adquiridas asaltando arsenales. Según informaciones Qatar y Arabia Saudí habrían querido asegurarse de que el armamento sólo se distribuyera entre aquellos grupos que les prometieran lealtad a ellos. Aunque algunos grupos puede que aceptaran el trato, difícilmente todos los grupos aceptarían ninguna precondición, como informa la revista Time.
Aunque la CIA puede estar presente cerca de la frontera sirio-turca, toda la evidencia apunta a que EEUU no tiene muchas ganas de armar a los rebeldes, por miedo a que la armas pudieran acabar cayendo finalmente en manos de al-Qaeda o grupos de ideología similar. De hecho, Washington, a pesar de la retórica anti-Assad que leemos en los titulares de los medios, no tiene muchas ganas de reemplazar el régimen de Assad por otro cuya lealtad a los EEUU es incierta.
Las dos razones que acabo de mencionar explicar por qué EEUU se han negado hasta ahora a suministrar armas a la oposición armada siria. Las recientes conversaciones que tuvieron lugar en Ginebra demuestran que EEUU prefiere todavía “una solución política” (sea lo que sea lo que esto signifique).
Al hilo de la referencia de Arar a los temores de la CIA de que las armas puedan caer en manos de islamistas, debería señalarse que la prensa burguesa ha incrementado sus advertencias sobre la amenaza del yihadismo en Siria de una manera que parece sugerir obediencia a la agenda política de exterior de Obama. A pesar de todo lo que se dice sobre que EEUU maneja los hilos en Siria, hay muchos motivos para creer que Washington tiene más o menos el mismo control sobre el Ejército Sirio Libre que el que tiene sobre Hamas o Hezbollah.

Para algunos conspiracionistas, el ángulo
yihadista es el no va más. Al-Qaeda está debajo de todas las camas
en Oriente Medio, un miedo que se originó con el ataque terrorista
del 11 de septiembre de 2011. Para la gente como Michel Chossudovsky
de
Global Research
y Thierry Meyssan de
Voltairenet,
las revueltas en Libia y en Siria son sólo la última evidencia de
los complots de la CIA que echan mano de recursos humanos islamistas.

Meyssan es el autor de dos libros
conspiracionistas:
9/11: The Big Lie
y
Pentagate,
un libro que argumenta que fue un misil en vez de un avión lo que
impactó contra el Pentágono. Ordinariamente, me tomaría a Meyssan
como un típico caso de chiflado, pero aparentemente tiene algo de
tirón entre autodenominados marxistas como Diana Barahona, que
recomendaba a
los lectores del North Star:

Para una buena explicación de quién es realmente la oposición siria armada, lean “Quién está luchando en Siria”, de Thierry Meyssan, informando desde Damasco. http://www.voltairenet.org/Who-is-fighting-in-Syria

Brian Slocums, el autor del artículo Sobre
el terreno con la oposición siria
,
del que estaba hablando Barahona, echó un vistazo al texto de
Meyssan y le pareció lleno de carencias:

A pesar de ello, echemos una mirada al resto de las afirmaciones en este artículo. Los acompañantes de Conroy en la foto son descritos como líderes de “al Qaeda”. Abdulhakim Belhadj (correctamente identificado) ciertamente no tenía nada que ver con al Qaeda en el momento en que se tomó la foto, pero es verdad que tenía un pasado yihadista 10 años atrás, así que es una verdad a medias (un buen tanto para Meyssan). El tipo que yo creo que está incorrectamente identificado como al-Harati, probablemente tiene un pasado similar. Pero el verdadero al-Harati no tiene ni vínculos con al Qaeda ni pasado yihadista: vivía tranquilamente en Dublín desde sus años de adolescencia hasta el estallido de la revolución Libia en 2011. El artículo afirma: “Según el ex Primer Ministro José María Aznar, Mahdi al-Harati todavía está en busca y captura por su implicación en los atentados de Madrid”. Esta pieza de aritmética de Meyssan es un bulo dentro de un bulo: la acusación que hizo Aznar iba dirigida contra Belhadj, no al-Harati, y además no tiene ningún fundamento real. No existe ninguna persona “en busca y captura” en España por los atentados de Madrid.

Siempre me ha
impresionado desagradablemente que sectores de la izquierda, ya sean
marxistas com Barahona o conspiracionistas como Meyssan, puedan ser
tan crédulos en lo que respecta a asuntos como éste. Cuando sus
enemigos escriben algo que va contra su núcleo ideológico,
utilizarán hasta el último gramo de su energía intelectual para
desmontar a una Judith Miller o un Christopher Hitchens. Pero cuando
promueven la misma agenda que ellos, sus facultades críticas se van
por el sumidero.

Por su parte,
Michel Chossudovsky culpa
de los atentados del 11-S a un complot conjunto CIA/ISI
:

Los terroristas del 11-S no actuaron por propia voluntad. Los secuestradores suicidas fueron instrumentos en una operación de inteligencia cuidadosamente planeada. Las evidencias confirman que Al Qaeda está apoyada por la inteligencia militar paquistaní, la Inteligencia Inter-Servicios (ISI). Está ampliamente documentado que ISI le debe su existencia a la CIA.

Así no es de extrañar que considere
la revuelta siria como más de lo mismo
:

Desde mediados de marzo de 2011, grupos armados islamistas, apoyados encubiertamente por la inteligencia occidental e israelí, han llevado a cabo ataques terroristas dirigidos contra edificios del gobierno, incluyendo incendios provocados. Está ampliamente documentado que pistoleros entrenados y francotiradores, incluyendo a mercenarios, han disparado contra la policía, las fuerzas armadas, y también civiles inocentes. Existe una amplia evidencia, como se señala en el informe de la Misión de Observación de la Liga Árabe, de que esos grupos armados de mercenarios son responsables del asesinato de civiles.

En honor a la
verdad hay que decir que Chossudovsky por lo menos es coherente al
aplicar su esquema conspiracionista a la política de Oriente Medio.
Libia y Siria no son las únicas víctimas de una conspiración de la
CIA. Ésta puede encontrarse virtualmente en todas partes, incluido
Egipto y Túnez
:

La cooptación de líderes de los grandes partidos de la oposición y las organizaciones de la sociedad civil previamente al colapso de un gobierno títere autoritario es parte de un plan trazado por Washington, aplicado en diferentes regiones del mundo.
El proceso de cooptación se implementa y se financia mediante fundaciones con base en EEUU, incluyendo el National Endowment for Democracy (NED) y la Freedom House (FH). Tanto FH como NED tienen vínculos con el Congreso de EEUU, el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), y el mundo de los negocios de EEUU. Tanto el NED como la FH tienen lazos conocidos con la CIA.

El NED participa
activamente en Túnez, Egipto y Argelia. Freedom House apoya varias
organizaciones de la sociedad civil en Egipto.

Pero el
complot se hace más denso. La víctima de esta masiva conspiración
no es sólo Oriente Medio. ¿Sabéis qué? ¿Os acordáis de aquellas
protestas en Wall Street que mostraron su solidaridad con las
revueltas en Oriente Medio? Pues
también estában manipuladas
por los Másters
del Universo cuyos cuarteles generales están en lugares como Langley
y Foggy Bottom:

En el transcurso de la última década, las “revoluciones de colores” han emergido en varios países. Las “revoluciones de colores” son operaciones de inteligencia de EEUU que consisten en apoyar encubiertamente movimientos de protesta con el objetivo de disparar un “cambio de régimen” bajo la bandera de un movimiento a favor de la democracia.
Las ”revoluciones de colores” son apoyadas por el National Endowment for Democracy, el International Republican Institute y la Freedom House, entre otros. El objetivo de una “revolución de colores” es fomentar la inestabilidad social y usar el movimiento de protesta para derribar el gobierno existente. El objetivo final de política exterior es instalar un obediente gobierno aliado de EEUU (o “gobierno títere”).
La “Primavera Árabe”
En la “primavera árabe” egipcia, la mayoría de las organizaciones de la sociedad civil incluida Kifaya (Basta) y el movimiento juvenil “6 de abril” no solamente estaban apoyados por fundaciones radicadas en EEUU, sino que además tenían el respaldo de Departamento de Estado de EEUU. (Para más detalles ver Michel Chossudovsky, El movimiento de protesta en Egipto: “Dictadores” no dictan, obedecen órdenes, Global Research, 29 de enero de 2011)
Varias organizaciones clave actualmente implicadas en el movimiento Occupy Wall Street (#OWS) tuvieron un papel significativo en la “primavera árabe”. Por su importancia, “Anonymous”, el grupo hacktivista en las redes sociales, estuvo implicado en la comisión de ciberataques contra los sitios web del gobierno egipcio paralelamente a la “primavera árabe”. (http://anonops.blogspot.com, y también http://anonnews.org/)
En mayo de 2011, “Anonymous” realizó un ciberataque contra Irán y el pasado agosto, realizó ciberataques similares dirigidos contra el Ministerio de Defensa Sirio. Estos ciberataques se realizaron en apoyo a la “oposición” siria en el exilio, que está ampliamente integrada por islamistas. (Ver “Syrian Ministry Of Defense Website Hacked By ‘Anonymous’ “, Huffington Post, 8 de agosto de 2011).
Las acciones de “Anonymous” en Siria e Irán son coherentes con el esquema de las “revoluciones de colores”. Buscan demonizar el régimen político y general inestabilidad política. (Para un análisis de la oposición siria, ver Michel Chossudovsky, SIRIA: Quién está detrás del movimiento de protesta. Fabricando un pretexto para una “intervención humanitaria” de EEUU-OTAN, Global Research, 3 de mayo de 2011)

¡Pero qué conspiración más alucinante! Tan
profunda que es capaz de convertir al movimiento anticapitalista más
poderoso de la historia reciente en un pelele al servicio de los
intereses de las multinacionales.

La mayoría de la gente que escribe en Global
Research
no son más que pelmazos,
como Chossudovsky, o marxistas con desviaciones conspiracionistas
como Richard Becker, uno de los líderes del Partido para el
Socialismo y la Liberación. Desgraciadamente, también pueden verse
textos de gente como John Pilger y Eva Golinger, que deberían saber
lo que hacen.

Es difícil saber con antelación cómo le irá a la
corriente conspiracionista en un periodo de profundización de la
confrontación de clases. Con su obvia hostilidad a los movimientos
de base en Oriente Medio y su inclinación a redefinir incluso el
movimiento Occupy Wall Street como un complot imperialista, está
claro que tratamos con gente que no sabe diferenciar entre el bien y
el mal. Hubo un tiempo en que esta incapacidad podía ser usada como
defensa por enfermedad mental en un juicio por asesinato. Esperemos
que las cosas no lleguen a un punto tal que dentro de un tiempo en la
izquierda tengamos que enfrentarnos a locos criminales entre
nosotros.


Louis Proyect

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • La Revuelta Árabe y la Izquierda Conspiracionista

    11 de agosto de 2014

    Me parece cuestionable el que alguien cuando quiere criticar posturas distintas a la suya se dedique a descalificar o a crear etiquetas generalizantes (conspiracionistas, por ejemplo) bajo las que colocar a un sinnúmero de firmas que dicen cosas francamente distintas. Esa actitud ya debería hacer dudar de la intención y capacidad de objetividad del articulista.

    Por otra parte al artículo se le puede dar la vuelta perfectamente. Tan señalable puede ser la actitud de quien ve la mano de EEUU detrás de cualquier protesta contra regímenes no pro-occidentales obedeciendo a su idea previa antiimperialista, como la de quien no quiere ver nada de eso y solo ve históricas y espontáneas acciones de desobediencia civil en esos mismos hechos, obedeciendo a su fe en la espontaneidad desobediente de las masas, o algo así.

    Por otra parte me resulta un poco cansino lo mucho que se están repitiendo últimamente en esta web artículos que parecen tener como objetivo dejar sentado quienes son los buenos y quienes son los malos en un par de sitios o tres. Y lo malos que son los contrainformadores de aquí. En fin.



    • La Revuelta Árabe y la Izquierda Conspiracionista

      11 de agosto de 2014

      "Tan señalable puede ser la actitud de quien ve la mano de EEUU detrás de cualquier protesta contra regímenes no pro-occidentales obedeciendo a su idea previa antiimperialista, como la de quien no quiere ver nada de eso y solo ve históricas y espontáneas acciones de desobediencia civil en esos mismos hechos, obedeciendo a su fe en la espontaneidad desobediente de las masas, o algo así"...
      Perfecto, nada más que añadir, hacía falta decirlo ;)


    • La Revuelta Árabe y la Izquierda Conspiracionista

      11 de agosto de 2014, por Sergio

      Emilio! ¡Nunca debiste salir de Valladolid!


    • Comentario al comentario

      24 de agosto de 2014, por A. Torracollons

      Me parece cuestionable, absurdo y falto de ética señalar al autor por criticar determinadas posturas descalificando sus intenciones y objetividad, lo que hace dudar de la objetividad e intenciones del comentarista.

      Aunque la etiqueta “conspiracionista” es seguramente muy relevante para caracterizar a firmas muy diversas, en este caso el autor se centra básicamente en tres de ellas (Charlie Skelton, Michel Chossudovsky y Thierry Meyssan) en relación a un determinado enfoque muy popular sobre las revoluciones árabes y el conflicto de Siria.

      La exposición no es en ningún caso reversible, eso es una sofistería. ¿O hay que recordar que, después de tres años de guerra civil, el régimen sirio es el principal responsable de casi 200.000 muertos y de varios millones de personas desplazadas o refugiadas; además de las decenas de miles de personas detenidas y torturadas en las prisiones de Siria?

      El artículo no es más que una gota de agua en un océano de intoxicación y propaganda que medios alternativos como L’Haine, Kaos en la Red o Más Voces (mientras duró) contribuido a enturbiar. Dado que no tienen ningún empacho en enlazar por ejemplo el discurso de investidura (http://www.lahaine.org/mm_ss_mundo.php/discurso-de-investidura-del-presidente-s) o hagiografías de Assad, o cantidad de artículos delirantes y basados en falsedades como éste: http://www.voltairenet.org/article185089.html, obra de un "periodista" que vive en y colabora con una dictadura fascista; un artículo, este último, entre tantos más o menos interesante como pieza de literatura conspiracionista, pero servil hasta la nausea con el amo Bashar y sus aliados.

      Gente como el director de Red Voltaire no sólo niegan la naturaleza criminal del la dictadura, sino que además es su principal propagandista en el exterior. Su papel viene siendo tratar de impedir cualquier solidaridad con el pueblo sirio, simplemente metiendo la sombra de la CIA detrás de toda acción de oposición o rebeldía a la dictadura, en una situación en la que ésta no ha dudado en ejercer una represión salvaje, torturar, asesinar y cometer crímenes de guerra.

      Lo que es muy triste y desalentador es que desde los movimientos sociales del Estado español se colabore con esta situación y sólo nos aparezca el "sentido crítico" cuando aparece una solitaria crítica legítima al asunto.


      • Comentario al comentario

        25 de agosto de 2014, por Pablo

        "La exposición no es en ningún caso reversible, eso es una sofistería. ¿O hay que recordar que, después de tres años de guerra civil, el régimen sirio es el principal responsable de casi 200.000 muertos y de varios millones de personas desplazadas o refugiadas; además de las decenas de miles de personas detenidas y torturadas en las prisiones de Siria?"

        A mi me resulta perfectamente reversible. Tan comparable es el afán de verdad absoluta en el análisis internacional y de señalar buenos y malos de los comentaristas de Voltairenet como el del firmante del artículo y el de más de un comentarista por aquí.

        Me hace gracia tanto conocimiento sobre la situación siria y su "régimen". Un contexto tan complejo como muestra el ejemplo de que hace unos meses EEUU y occidente maquinaran para bombardar a las tropas regulares sirias y ahora maquinen para
        bombardear a sus oponentes con ayuda del mismo ejército regular sirio.

        Pareciera que quien aquí anda escribiendo y que habla del "pueblo sirio" como si fuera de Damasco de toda la vida, estuviera en una especie de deseo de creer que además de gobierno sirio
        y opositores bélicos armados ora por occidente, ora por antioccidente, hay una especie de 15M sirio, unos jóvenes universitarios, deseosos de las llamadas libertades y democracias europeas que se manifiestan pacíficamente en plazas pidiendo reformas o poder votar a Pablo Iglesias mientras las bombas caen a su alrededor.

        La misma crítica me vale para el caso de Egipto, caso en el que se ha estado más pendiente de y apoyando a las protestas de los jóvenes universitarios pro occidentales en una plaza, que denunciando
        el golpe de estado militar y la represión sangrienta de los miembros del partido musulmán que había ganado las elecciones limpiamente y -masivamente- de sus bases. Claro, que como estos no son jóvenes universitarios modernos y racionalistas, aspirantes a vivir en estados del bienestar, con los que poder empatizar, sino gente iletrada de barrios marginales, religiosos y de estética y costumbres antiguas, lo que les pueda
        pasar igual ya no nos interesa tanto. Salut.




  • La Revuelta Árabe y la Izquierda Conspiracionista

    11 de agosto de 2014

    Yo en cambio me alegro mucho de que esta web esté publicando textos que desmontan una especie de pensamiento único que se ha instalado en algunos medios de contrainformación que consiste en una adhesión entusiasta y unánime a la geopolítica de cartón piedra que emana de los medios de comunicación cercanos a Putin. Cuando no se trata como en muchos casos de meras fabricaciones, estas informaciones tienen el único "mérito" de ser antiyanquis, como si esto fuera per se garantía de veracidad, obviando el papel de otros imperialismos como el ruso o subimperialismos como el iraní, que a escala regional pueden tener un papel de dominación tan intenso como el de EEUU.



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.