En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

De Assad a ISIS, una crónica de la resistencia noviolenta siria

Waging Nonviolence

Sección:Siria
Martes 26 de agosto de 2014 0 comentario(s) 2160 visita(s)

Publicado originalmente en Waging Nonviolence

En julio de 2013, cuando los activistas de la ciudad siria de Raqqa tenían miedo de manifestarse enfrente del cuartel general del Estado Islámico de Iraq y Siria (ISIS), Suad Nofed marchó por las calles sola. Sujetando su cartel de cartón hecho por ella misma, la maestra de escuela atravesó la ciudad andando haciendo frente no sólo a ISIS, sino a la sociedad en su conjunto. El acto de resistencia noviolenta de Nofel se hizo conocido más tarde como la manifestación de una sola persona.

Nofel fue andando al cuartel de ISIS todos los días durante tres meses. Cada vez, pasaba dos horas manifestándose con un cartel diferente, con mensajes como, “¡No me hables de tu religión, muéstralo en tu comportamiento!”, y, “No a la opresión, no a los gobernantes injustos, no a la expiación, ¡sí al pensamiento!”

Casi dos años antes, cientos de miles de sirios se echaron a las calles pidiendo el juicio del gobernador de Daraa, que fue responsable de la detención y tortura de los niños que desencadenaron la revuelta popular en marzo de 2011. Gente de distinto trasfondo étnico, religioso y social protestaron pacíficamente contra el régimen y exigieron más derechos y libertades. Durante ese tiempo, la resistencia noviolenta arrancó concesiones al gobierno, incluyendo el cese del gobernador de Daraa, la liberación de cientos de disidentes políticos, y la derogación de la Ley de Emergencia, que había estado en vigor durante 48 años.

“La coordinación online y los mensajes se replicaron sobre el terreno mediante folletos, graffitis y cantos,” explica Zoia, una activista alawita que prefirió usar su nombre de pila por motivos de seguridad. “La brutalidad del régimen le salió por culata y creó más simpatizantes entre los actores neutrales.”

Con la fundación del Ejército Sirio Libre (FSA) en julio de 2012, varios grupos armados se unieron al combate, incluyendo las milicias Jabhat al-Nusra e ISIS, encuadradas en Al-Qaeda. El segundo es un grupo militante yihadista en Iraq y Siria que declaró ser un califato con absoluta autoridad religiosa sobre la población bajo su control. Más de 11.000 combatientes yihadistas extranjeros también entraron en el país, todos compitiendo por el poder.

Cuando la resistencia se volvió armada, ISIS emergió como la fuerza más poderosa y brutal de Siria. Ahora controla el 60% del petróleo sirio y las áreas de mayor producción de trigo del país, incluyendo Deir Elzzour, Hassakah, Idlib y Raqqa.

“No podía seguir presenciando como detenían a gente inocente, como era saqueada, secuestrada y ejecutada por ISIS,” dice Nofel. “Hemos permanecido en silencio durante los 43 años de opresión del régimen y no iba a aceptar otro tirano.”

Cuando las fuerzas del régimen se retiraron de Raqq el 5 de marzo de 2013, el FSA tomó el control inicialmente. Durante este tiempo, la gente fue estableciendo organizaciones civiles incluyendo asambleas locales y organizaciones de mujeres, según cuenta un miembro del FSA.

“Iniciamos Jina, una organización de mujeres para promover el papel de la mujer en diversos sectores,” explica Nofel. “Creamos proyectos de elaboración de alimentos y tejidos para garantizar oportunidades de trabajo para las mujeres, especialmente para las viudas.”

Jabhat al-Nusra, Ahrar al Sham, ISIS y otros batallones islámicos ya existían en Raqq, pero no era tan poderosos. En esos momentos, mucha gente pensaba que esos grupos estaban ahí para liberarlos de las fuerzas de Assad, según explica un miembro del FSA.

Cuando ISIS fue creciendo en poder, asesinó a los miembros del FSA y gradualmente fue apoderándose de toda la ciudad mediante fatwas, o leyes islámicas promulgadas por la autoridad religiosa. ISIS se hizo famosa por sus brutales prácticas de latigamientos, y ejecuciones públicas de civiles, y por la imposición de la ley islámica Sharia, hasta para los cristianos.

“ISIS cerró Jina tras romper sus puertas para evitar cualquier reunión u organización civil que no estuviera bajo su directo control,” cuenta Nofel.

A pesar de estos obstáculos, los activistas que desafiaron al régimen de Assad empezaron a hacer frent a ISIS. Empezaron manifestándose de nuevo,pero esta vez contra los batallones islámicos, incluyendo ISIS.

En julio de 2013, ISIS capturó a un hombre que fue latigado por intentar evitar que su milicia atacara el hogar de un habitante shií. “Cuando nos enteramos del incidente, más de 200 personas se manifestaron durante horas enfrente de su oficina hasta que lo soltaron,” cuenta Nofel.

Cuando ISIS secuestró al activista Feras Al Haj Saleh el 19 de julio de 2013, más de 300 personas protestaron en la oficina de Ahrar Al Sham. “Esta fue la mayor manifestación contra el extremismo en Raqq,” dice Nofel.

Otras localidades, sobre todo en las provincias de Aleppo e Idlib, también fueron testigos de grandes protestas contra ISIS. En enero de 2014, cientos de sirios se manifestaron en Achrafieh. “Abajo ISIS”, cantaron. El 20 de septiembre de 2013, la gente de Achrafieh también organizó una sentada, en la que participaron niños y niñas, que se llamó: “Solamente los sirios liberarán Siria.”

JPEG - 41.3 KB

Nofel sostiene un cartel en apoyo de la gente de Raqqa el 18 de abril de 2014. (WNV / Nofel)

La campaña Raqqa está siendo asesinada en silencio se lanzó en abril de 2014 para sacar a la luz las crueles prácticas de ISIS con el apoyo de vecinos que filtraron información bajo estrecha vigilancia. El grupo creó una página de Facebook y una cuenta de Twitter como medio de comunicación alternativo para revelar los crímenes de ISIS contra los civiles, lo cual generó miles de seguidores.

En mayo de 2014, los comerciantes cerraron sus negocios y oficinas comerciales como huelga general en Minbij. ISIS envió a sus militantes para reabrir las tiendas, pero la gente empezó a manifestarse y a pedirle a ISIS que se marchara.

La gente en sitios como Sarakeb, una ciudad estratégica que conecta con Damasco y Aleppo y es conocida por sus instalaciones industriales y su producción agrícola, incluyendo trigo y aceituna, ha estado organizando más manifestaciones para hacer frente a la creciente influencia de ISIS.

ISIS intenta expandirse para establecer un estado islámico en la provincia de Der el-Zor y otras llamadas áreas liberadas que están bajo el control de la oposición.

“El verdadero motivo son los recursos económicos de la ciudad y su periferia,” dice un miembro del FSA. La gente en esos lugares han estado manifestándose para evitar que ISIS llegue a controlar totalmente sus barriadas.

La resistencia civil no se limita a las manifestaciones, las huelgas y las sentadas. Los medios independientes desempeñaron un papel vital al sacar a la luz las atrocidades cometidas por todos los agresores. El Centro Independiente de Aleppo fue creado en octubre de 2012 para dar noticias e información sobre campañas noviolentas en Aleppo y alrededores. El centro continua proporcionando cobertura a la revolución y usa medios online y redes sociales para llegar a su amplia audiencia.

Periódicos independientes y revistas como Inab Baladi (Uva Local), Souriatona (Nuestra Siria), y Sada al-Sham (Eco de Damasco), que proliferaron tras la revuelta para cubrir la revolución y los crímenes del régimen, ahora informan de las atrocidades de ISIS.

Los Comités de Coordinación Local, una red de grupos locales establecida en 2012 por toda Siria para organizar protestas, dar apoyo al trabajo de asistencia humanitaria, e informar sobre las atrocidades del régimen, también han sido activos documentando e informando sobre las brutalidades de ISIS a través de los medios online y las redes sociales.

ISIS usó medios sociales para publicitar la ejecución de civiles para disuadir a la gente de que ejerciera resistencia. “Los continuos disparos, latigamientos públicos y ejecuciones de activistas han disminuido las actividades civiles a prácticamente cero ahora en Raqq,” cuenta un miembro del FSA.

Según Al Arabi Al Jadeed, un periódico online, ISIS ha ejecutado a más de 1600 personas, incluyendo 53 mujeres y 67 niños y niñas, desde que tomaron el control. En junio de 2014, ISIS crucificó públicamente a dos alawitas en Manbij, mientras la gente, incluyendo niños y niñas, observaba.

Los bárbaros asesinatos de ISIS han aterrorizado a la población. “Cuando la gente oye ISIS, o salen corriendo o se rinden,” dice Zoia.

Cuando Nofel protestaba en 2013, ISIS no eran tan poderoso y sus líderes estaban preocupados por la reacción pública. “Pero desgraciadamente no se ha unido suficiente gente a mis esfuerzos por resistir y por eso se han hecho más fuertes,” cuenta Nofel.

La ausencia del régimen de las áreas liberadas y la incapacidad del oposición para administrarlas, dio a ISIS la oportunidad de tomar control total en lugares como Raqqa. Se acude a las autoridades islámicas porque no existen alternativas en la mayoría de las áreas liberadas.

“Se podría fortalecer a la gente en localidades bajo la amenaza de caer en manos de ISIS y dar apoyo a sus actividades civiles,” dice Zoia. “Podemos apoyar a los jueces y abogados que desertan para construir tribunales civiles que contrarresten a las autoridades islámicas. Podemos también reconstruir las escuelas y dar apoyo a los consejos locales para que den mejores servicios a la población.”

De hacer frente al régimen de Assad a hacer frente a ISIS, las actividades civiles y noviolentas aun son vigorosas a escala local. “La resistencia civil debería continuar en lugares bajo la amenaza del control de ISIS,” cuenta Nofel. “Solamente los sirios pueden liberar Siria.”

Julia Taleb


Más información:

- Entrevista a la activista hispano-siria Leila Nachawati en Radio Klara: La oposición civil en Siria (26 de febrero de 2014)
- Syria Untold Stories
- Mapa del activismo noviolento en Siria
- Nonviolence in Syria (Peace News)
- Campaña Raqqa is Being Slaughtered Silently

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.