En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La IRG apoya a los defensores de derechos humanos en Venezuela

Vigilancia y difamación contra Rafael Uzcátegui y Carlos Correa

Sección:Observatorio de conflictos
Domingo 14 de junio de 2015 0 comentario(s) 713 visita(s)

En la Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG) nos preocupa la seguridad de sus miembros y sus colegas defensores de derechos humanos en Venezuela.

El 13 de mayo, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, difundió públicamente detalles de los preparativos de viaje de Rafael Uzcátegui, miembro de IRG, del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (PROVEA), y los de Carlos Correa de Espacio Público. La información se difundió en el programa semanal de televisión de Diosdado Cabello, “Con el Mazo Dando”. En este programa, se cuestiona con frecuencia el trabajo de los defensores de derechos humanos y se difunden detalles de su paradero. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha calificado de “bandidos” a los trabajadores de ONG que critican al gobierno, y ha solicitado que se produzca un documentary para ser emitido por televisión que exponga la verdad’ sobre el trabajo de las organizaciones de derechos humanos.

Entre otros detalles, en “Con el Mazo Dando”, Diosdado Cabello anunció que Rafael Uzcátegui y Carlos Correa estaban viajando a Chile para reunirse con el excoordinador de PROVEA. Esta información solamente se había difundido en comunicaciones privadas en línea, por lo que hay fundamentos para creer que las autoridades están dando seguimiento a estas comunicaciones.

Difundir esa información pone en riesgo a Rafael, Carlos y sus amigos y colegas. Provee a los simpatizantes del gobierno con la información necesaria para intimidarlos o atacarlos.

Que los funcionarios del gobierno se enfoquen así en civiles individuales es una táctica cobarde. Es un uso cuestionable del poder – los provocadores tienen información y medios de difundirla rápidamente, y al mismo tiempo pueden lavarse las manos de cualquier repercusión, porque no han ordenado directamente a ningún atacante que actúe. Es más, cualquier daño que le ocurra a Rafael, Carlos y los demás que “Con el Mazo Dando” ponga en riesgo se les debe achacar a ellos.

IRG tiene muchos antecedentes de hablar en contra de toda forma de violencia e injusticia de diferentes países y de actuar en solidaridad con activistas no violentos en todo el mundo.

IRG sabe que PROVEA es una organización que investiga frecuente y minuciosamente abusos de poder. Hemos colaborado durante algunos años y PROVEA recibió a una delegación en 2013. Con el tiempo, hemos notado con tristeza la creciente sospecha e intimidación hacia los grupos de derechos humanos, así como la creciente militarización de Venezuela.

Este incidente es el último de una lista de intentos de difamar y atemorizar a los grupos de derechos humanos, incluido PROVEA.

En 2013, IRG dio a conocer una declaración de apoyo a PROVEA luego de un ataque verbal en su contra por el entonces ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas. Este año, Rafael Uzcátegui y Carlos Correa fueron parte de un grupo de doce defensores de derechos humanos que fueron hostigados e intimidados en el aeropuerto de Caracas a su regreso de participar en audiencias en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Días antes, los detalles de su vuelo de retorno fueron divulgados en “Con el Mazo Dando”.

La campaña de deslegitimación de organizaciones independientes del gobierno en Venezuela debe parar. Los ataques personales y las violaciones a la privacidad atentan contra los derechos humanos, son antidemocráticas e injustas.

Quienes exponen abusos de derechos humanos – sea quien sea el que los perpetre - son cruciales para comunidades transparentes y justas. Las sociedad no violentas se construyen con el respaldo de la libertad de expresión y entes activos de bases que les recuerdan a los que están en el poder que su autoridad se deriva del consentimiento del pueblo. A PROVEA y Espacio Público se les debe brindar espacio para llevar a cabo su trabajo, y el gobierno y otros órganos cívicos deberían comprometerse con los resultados de sus investigaciones.

Instamos a quienes se solidaricen con esta declaración que usen la alerta de Acción Urgente de Amnistía Internacional para escribir al vicepresidente, señor Jorge Arreaza, a la Fiscal General de la República, doctora Luisa Ortega Díaz y al Defensor del Pueblo, Tarek William Saab. Está disponible en inglés y en español.

También puedes enviar tus mensajes de solidaridad a Rafael Uzcátegui y Carlos Correa, a través de la oficina de IRG. Envíalos a nombre de info wri-irg.org

Comité Ejecutivo de la Internacional de Resistentes a la Guerra 

Junio de 2015

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.