casco insumissia fusil roto

Ni queríamos ni queremos barcos cargados de armamento, ni cuerpos violentos en el puerto de Tarragona

Ni queríamos ni queremos barcos cargados de armamento, ni cuerpos violentos en el puerto de Tarragona

Como miembros de la Coordinadora Tarragona Patrimoni de la Pau, estamos preocupados por la violencia física desatada la semana pasada en Cataluña por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado español.

Una parte de estas fuerzas policiales se alojan en un barco anclado en el Puerto de Tarragona. A diferencia de lo que ha expresado el alcalde Josep Fèlix Ballesteros, a nosotros sí nos molesta la presencia en el puerto de un barco cargado de gente armada. Pensamos que nuestra ciudad no puede tener como vecinos a personas con placa que vienen con la orden de atemorizar y zurrar la ciudadanía. La militarización de la ciudad es un problema de orden público, porque la presencia de cuerpos armados no garantiza la convivencia pacífica sino que es contraria a sus principios.
El Puerto de Tarragona, como vemos, tiene diferentes usos aparte del comercial, y el atraco de este tipo de barcos en sus instalaciones da la espalda al interés de la ciudadanía. Nos referimos tanto a los barcos de la VI Flota de EEUU como de la OTAN, muchos de ellos participantes en conflictos armados en otros lugares del mundo; como los barcos de megalujo que atracan en la Marina Port Tarraco, propiedad del holding Qatar Diar. Tampoco olvidamos las estrechas relaciones comerciales -¿sólo comerciales? - con el estado de Israel a través de la línea que conecta Tarragona y Haifa.

Si, como decía Max Weber, el estado se basa en el ejercicio de autoridad y en el monopolio de la violencia, la ciudadanía y los medios de comunicación deben mantener una actitud crítica y de puesta en cuestión de su papel. En este sentido queremos destacar nuestra perplejidad ante el proceso de enaltecimiento de los Mossos que ha tenido lugar en las últimas semanas. Tras los atentados del 17 de agosto, hemos visto como los Mossos son aplaudidos y obsequiados con flores. Son el mismo cuerpo de policía que disparó la bala de goma con el que perdió el ojo Ester Quintana, y que hirió a un joven menor de edad en el transcurso de una huelga general en nuestra ciudad. Los propios Mossos estuvieron imputados por la muerte de Yassir El Yanouss en julio del 2013, cuando se encontraba detenido en el calabozo de la comisaría de El Vendrell.

Por último, manifestamos que lamentamos que ningún pleno del Ayuntamiento de Tarragona haya aprobado el rechazo a la presencia de barcos de guerra en el puerto, del mismo modo que echamos de menos ahora, por parte de los representantes del Ayuntamiento y de la Autoridad Portuaria, una posición firme contraria a la acogida del barco de policías enviado por el Ministerio de Interior a nuestra ciudad en el marco del operativo contra la organización del referéndum del 1 de octubre. Y, parece ser, que seguirán en el puerto de forma indefinida.

A nosotros sí que nos molestan.

Coordinadora Tarragona patrimoni de la pau, 9 d’octubre de 2017

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración