casco insumissia fusil roto
x
casco insumissia fusil roto

Para ponerse en contacto con nosotr@s envíanos un email a noticias @ antimilitaristas.org.

Internacional de Resistentes Contra las Guerras

 ¿El regreso del servicio militar obligatorio?

¿El regreso del servicio militar obligatorio?

Cuando en 2012 empecé a trabajar para la Internacional de Resistentes a la Guerra, comenzábamos a reconsiderar nuestra estrategia como grupo de apoyo a los objetores de conciencia: una de nuestras preocupaciones principales desde nuestra fundación en 1921. De acuerdo con las normas internacionales, el derecho de objeción de conciencia debería estar disponible no sólo para los reclutas sino también para los soldados profesionales que se enlistan voluntariamente. Sin embargo, gran parte del trabajo realizado por la IRG hasta ese momento había consistido en el apoyo a los soldados reclutados, es decir, aquellos que tuvieron que unirse al ejército sin tomar activamente la decisión de hacerlo. Pero en los veinte años previos a 2012, el servicio obligatorio había sido suspendido o abolido en al menos veintidós estados [1]. ¿Qué supuso esto para los que apoyaban a los evasores del servicio militar obligatorio si ya no quedaba apenas servicio militar?

Si bien esta sigue siendo una pregunta que tenemos que responder, la situación ha cambiado en los últimos 6 años: Noruega amplió el servicio obligatorio para incluir a las mujeres; Suecia ha vuelto a introducir el servicio obligatorio para todos; Ucrania, Georgia, Lituania y Kuwait han reintroducido el servicio militar obligatorio para los hombres tras breves interrupciones; Catar y los Emiratos Árabes Unidos han introducido el servicio obligatorio por primera vez y ha habido rumores de su reintroducción en Croacia donde fue suspendido en 2008 y también en Francia donde se suspendió en 1996. El servicio militar obligatorio aún existe en más de 100 estados y continúa habiendo una variedad de respuestas a los objetores de conciencia, muchos de los cuales siguen encarcelados.

Este artículo analiza las causas de este paso atrás hacia el reclutamiento en los últimos años, y lo que esto implica para los movimientos pacifistas.
Cambios en la situación de seguridad regional

Desarrollos en dos regiones, este y norte de Europa y los países del Golfo Pérsico, han sido explícita e implícitamente justificados por amenazas de países vecinos y por otras razones específicas de esos estados.

Los países del Golfo

En los Emiratos Árabes Unidos, el servicio militar obligatorio comenzó en 2014. El servicio dura nueve meses para los graduados de secundaria y dos años para los que no se han graduado. A las mujeres también se les anima a presentarse como voluntarias, aunque no es obligatorio. El ejército lo está vendiendo a las mujeres como una oportunidad para desarrollar aptitudes de liderazgo y el espíritu de equipo y aumentar la autoconfianza [3].

En los últimos años los Emiratos Árabes también han estado invirtiendo en su ejército y armada. Según el Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo, los Emiratos Árabes fueron el noveno mayor importador de armas del mundo en el periodo comprendido entre 2008 y 2012.

En otro país de la zona, Kuwait, el servicio militar obligatorio fue reintroducido en 2017 [4], tras la aplicación de la nueva ley de servicio militar obligatorio aprobada por el gabinete en mayo de 2015. El servicio militar fue suspendido en Kuwait en 2001 y la reintroducción se debatió periódicamente durante los años siguientes.

El servicio militar obligatorio fue introducido por primera vez en Catar en 2014. La nueva ley de servicio nacional exige a los hombres de entre 18 y 35 años entrenar en el ejército durante dos o cuatro meses. El Ministro de Estado para la Defensa, Hamad Bin Ali Al-Attiyah dijo que esto ayudaría a que los cataríes fuesen «ciudadanos ideales».[5] Aquellos que no se inscriben para el servicio militar y que no responden a la convocatoria no pueden optar a trabajos estatales ni con ONGs, y tampoco pueden conseguir una licencia comercial ni registrarse en la oficina de empleo. Aquellos que presentan documentos falsos o hacen que otra persona se presente en su lugar al control médico se enfrentan a una pena de prisión de entre un mes y un año y / o una multa de hasta 20.000 QR ($5.500)[6] Un oficial catarí dijo que «el objetivo del servicio militar es lograr que los jóvenes cataríes confíen en sí mismos». En todo el mundo se ha utilizado una retórica similar para promover el servicio militar obligatorio.

La introducción del servicio militar sigue al aumento de la compra de armas. En 2014 Catar se fue de «compras compulsivas» a la Exposición Internacional de Defensa Marítima de Doha (DIMDEX) adquiriendo nuevos tanques, helicópteros, buques de guerra, misiles y artillería valorados en 23.890 millones de dólare s. De hecho, Kuwait, Emiratos Árabes y Catar aumentaron las importaciones de armas entre 2007-2011 y 2012-2016 en un 175%, 63% y 245% respectivamente The introduction of conscription follows an increase in weapons purchases. In 2014 Qatar went on a ‘shopping spree’ at the Doha International Maritime Defence Exhibition (DIMDEX), purchasing new tanks, helicopters, warships, missiles and artillery worth US$23.89 billion . In fact, Kuwait, UAE and Qatar increased their arms imports between 2007–11 and 2012–16 by 175%, 63% and 245%, respectively[7].

El servicio militar obligatorio ha estado presente en otros países de la región del Golfo, como Siria, Israel, Chipre, Turquía, Egipto e Irán durante muchos años. Es más, ha habido acusaciones de reclutamiento forzado por parte de las fuerzas del gobierno sirio,[8] una de las muchas razones por las cuales los refugiados han estado huyendo del país[9]. El reclutamiento también existe en la región autónoma kurda de facto de Rojava, y últimamente se ha reconocido la objeción de conciencia como un derecho en algunos cantones.

Todos aquellos países que recientemente han adoptado el servicio militar obligatorio tienen relaciones tensas con los países vecinos (Irán, en el caso de Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos) y se encuentran en una región con tensiones militares constantes, incluyendo la amenaza del ISIS y los conflictos en curso en Iraq y Yemen, que no siempre han respetado las fronteras.

Los vecinos cercanos de Rusia

La agresión militar rusa, especialmente tras el conflicto entre Ucrania y Rusia de 2014, ha sido citada como una motivación para reintroducir el servicio militar obligatorio en Lituania, Suecia y Georgia (donde se restableció solo ocho meses después de su abolición). Recientemente, Estonia aumentó el número de reclutas poco después de tomar una decisión para facilitar el voluntariado de las mujeres y hacerlas elegibles para todas las unidades militares[10].

En Ucrania el servicio militar obligatorio terminó en 2013, pero se volvió a imponer en 2014. Como parte de la guerra de palabras entre los gobiernos de Ucrania y Rusia, se han impugnado las cifras del proyecto de deserción. Poco después de haberse reimpuesto, fuentes extraoficiales informaron que los hoteles y moteles de la zona fronteriza entre Ucrania y Rumanía han estado «llenos de hombres ucranianos evadiendo el servicio militar obligatorio», algo que fue ampliamente citado en los medios estatales rusos, con Vladimir Putin expresando su apoyo a la evasión del servicio militar. El gobierno ucraniano ha negado que haya un problema importante de movilización, y ha acusado al gobierno ruso de inflar las cifras de deserción e incitar a la gente a resistirse al reclutamiento en una campaña de propaganda concertada[11] Además, los reclutas solo pueden ser movilizados legalmente si firman documentos de reclutamiento; por ello, muchos están evadiéndolo viviendo en una dirección diferente a la que están registrados para evitar que los documentos les lleguen. El 6 de noviembre de 2017, el diario ucraniano Segodnya informó de dos redadas policiales en clubes nocturnos en Kiev y Lviv en las que el personal de la oficina de reclutamiento verificó los documentos de los jóvenes y entregó una serie de avisos de reclutamiento. La policía informó que en Kiev, 32 jóvenes fueron enviados directamente a la oficina de reclutamiento.[12]

En Suecia el servicio militar obligatorio fue abolido en 2010 poniendo fin a una práctica de 109 años. Sin embargo, se reestableció rápidamente en 2017 «a raíz de la anexión de Crimea por parte de Rusia»[13]. Esto sigue al cambio general en la política exterior sueca. Aunque no es miembro de la OTAN, en 2017 Suecia acogió los ejercicios militares de Aurora[14] , el juego de guerra más importante de Suecia en 23 años, y que contó con la participación de tropas de muchos países de la OTAN. En 2018 el gobierno de centroizquierda también aumentará el gasto militar con un total de 8.100 millones de coronas (1.000 millones de dólares) en los próximos tres años. El ministro de Defensa Peter Hultqvist dijo «este dinero extra... envía una señal importante al mundo que nos rodea y es bueno para Suecia»[15]. No estamos de acuerdo. En los años transcurridos entre la abolición y la restitución, el ejército no cumplió sus objetivos de reclutamiento. Con la reintroducción del servicio obligatorio, llegó la inclusión de las mujeres.

¿Quiénes pueden ser soldados?

Durante muchos años las mujeres solo estaban obligadas a unirse a las fuerzas armadas en Israel, Eritrea y Mozambique. Sin embargo, el reclutamiento se amplió para incluir a las mujeres en Suecia en 2017 y en Noruega en 2013. Este cambio fue defendido por las mujeres en política y otros que pedían un «reclutamiento de género neutral», y argumentando que necesitaban «una organización moderna y diversa con diferentes personas, habilidades y perspectivas». En Noruega, solo un reducido número de hombres son llamados al servicio militar dado el tamaño del ejército y el número de voluntarios. La inclusión de las mujeres recibió la oposición de algunas feministas[16] que declararon que las sugerencias de que la naturaleza de las fuerzas armadas podría cambiar por la inclusión de las mujeres eran falsas, ya que el ejército solo serviría para militarizar a las mujeres integrándolas en una cultura dominada por los hombres.

La posición de las mujeres en el ejército se ha expandido en muchos ejércitos en las últimas décadas; tanto la proporción de mujeres en el ejército como los roles que pueden asumir han aumentado[17].

Ha habido controversias similares en otros países sobre los roles de las mujeres en el ejército y que han lidiado con preguntas sobre la igualdad de oportunidades en las fuerzas armadas para los grupos marginados. Recientemente, en EEUU el papel de las personas transexuales en el ejército ha sido objeto de un debate feroz. Mientras que algunos ven la propuesta de expulsión de personas transexuales como otra forma de discriminación y otredad, algunos han argumentado que, si bien la posición de Trump representa un ataque, no se debe permitir que la comunidad trans «aproveche para apoyar el imperialismo y el militarismo estadounidense» y que es necesario «criticar las políticas que señalan y atacan a las personas transexuales mientras que al mismo tiempo niegan el respaldo, el apoyo o celebrar el ejército de los Estados Unidos» .[18]

Esta controversia llega solo unos pocos años después de la abolición de la infame política «No preguntar, no decir» que silenciaba a las personas LGBTQ* en las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Su abolición fue proclamada como un momento decisivo en la historia de los derechos de los homosexuales. Otros habían cuestionado el objetivo de esta campaña, diciendo que las personas queer deberían exigir la abolición de una institución que es «militarista, masculinista y homofóbica», en lugar de exigir la inclusión de nuevos grupos en su seno.

La religión también ha sido un motivo de exención. Actualmente, la comunidad ultra ortodoxa de Israel lucha por mantener sus derechos como grupo exento del servicio militar obligatorio. Aunque su oposición al servicio militar no se basa en una postura antibélica, en la IRG lo vemos como «otro ejemplo del intento del ejército israelí por militarizar a otro grupo más de la sociedad y por hacer que la participación en el ejército sea un marcador de igualdad y ciudadanía» [19], y por ello en principio apoyan su lucha para evitar el reclutamiento. Mientras tanto, en Rusia la prohibición de los testigos de Jehová (debido a que son considerados «extremistas») significa que los jóvenes Testigos de Jehová corren peligro. Anteriormente, su pertenencia al grupo significaba que se les concedía permiso para realizar un servicio alternativo. En la actualidad, las oficinas militares han negado a varios reclutas del ejército la opción de un servicio civil alternativo [20].

Ahora que el servicio militar obligatorio se ha introducido por primera vez en algunos estados, la inclusión o exclusión de grupos marginados se convertirá en un tema controvertido en nuevos lugares y el servicio militar puede verse gradualmente como un requisito previo para el respeto o incluso la ciudadanía. Este es un obstáculo que tiene que ser saltado y una forma para que las sociedades desiguales reclamen que están tratando a todos los grupos de la misma manera, una falsa «igualdad en el ejército» que se ha calificado como un «lavado de cara» cuando se refiere al reclutamiento de personas queer, un proceso especialmente desarrollado en Israel.

Giro hacia la derecha

La derecha aún utiliza las amenazas de un servicio militar obligatorio para avanzar con sus agendas políticas. En muchos contextos el servicio militar es visto como una manera indirecta de referirse a la disciplina; jóvenes moldeados para ser «buenos ciudadanos», acostumbrados a seguir órdenes y trabajar duro. A menudo se plantea como una solución tras épocas de pánico moral sobre el desempleo, el hedonismo y la apatía de las generaciones más jóvenes. Como dijo un activista que conocí el año pasado en Tailandia: «el servicio militar es la manera de producir obediencia».

Recientemente se han difundido rumores que probablemente darán lugar a un cambio de política en Croacia, donde un gobierno de coalición se vio afectado por el gasto financiero. Además de aumentar el número de militares, el servicio militar obligatorio fue anunciado como un método para unir al país: «Defenderé el servicio militar para que no haya más divisiones entre el norte y el sur de Croacia» [21], dijo un miembro de la conservadora Unión Democrática Croata. Hasta este momento los avances hacia el reclutamiento están estancados (siga a nuestro afiliado, el Centro de Estudios para la Paz, para conocer cómo se desarrolla).

Lo que esto significa para nosotros

Como argumentó Hans Lammerant en su excelente artículo de 2013 «El final del reclutamiento y la transformación en la guerra», la guerra de control remoto y el final de la Guerra Fría redujeron la necesidad de ejércitos de gran tamaño y ejércitos de estilo «botas sobre el terreno» en Europa. Estos ejércitos tendrían ahora más posibilidades de involucrarse en guerras subsidiarias e «intervenciones humanitarias» dirigidas por «ejércitos austeros y móviles con soldados bien entrenados». Algunos países europeos, especialmente aquellos que, como Suecia, no han podido dotar a sus nuevos ejércitos profesionales de voluntarios, se están resistiendo a esta tendencia. En otros lugares de Europa, Finlandia se aferra al servicio militar obligatorio y continúa encarcelando a los objetores totales, y un referéndum austríaco aprobó en 2013 por un pequeño margen la continuación del reclutamiento [22].

En otras regiones donde históricamente los estados han dependido de ejércitos pequeños y profesionales, las ambiciones de algunos estados dictan el tipo de reclutamiento (como en los países del Golfo) que pensábamos que estaba a punto de desaparecer.

Aunque los gobiernos ofrecen diferentes motivaciones para reclutar mano de obra para llenar sus ejércitos, está claro que en todo el mundo el panorama es más diverso que aquel que observamos en la primera década de este siglo: el de la abolición gradual del sistema militar obligatorio. Es importante que a medida que los gobiernos reinstauren el servicio militar obligatorio, también introduzcan disposiciones para los objetores de conciencia. Estas disposiciones deberían ser al menos tan sólidas como lo eran antes de que el servicio fuera abolido inicialmente, pero preferiblemente de mayor alcance. Cualquier servicio sustitutivo ofrecido por los gobiernos en lugar del servicio militar debería estar en línea con los motivos de la objeción, de naturaleza completamente civil y de interés público, y no punitivo, tanto en términos de la duración del servicio como de su naturaleza. Además, debido a que el derecho internacional no exige un servicio civil alternativo[23], los gobiernos con ejércitos reclutados pueden simplemente elegir dejar ir a los objetores de conciencia, como ha sido el caso en Noruega desde 2011 [24].

Los que nos oponemos a la existencia de todas las fuerzas armadas, no solo a los militares que obligan a la gente a unirse a la fuerza, no estaremos satisfechos con el respeto de los derechos de los objetores de conciencia mediante un sustituto al servicio militar. No es solo que no deseemos estar en el ejército nosotros mismos, tampoco queremos que nadie más lo esté. Necesitamos recordar las lecciones aprendidas por aquellos que retomaron el poder de gobiernos y ejércitos en el pasado, como los insumisos, un movimiento de los años 80 y 90 que dio poder a miles de jóvenes en España para reivindicar sus cuerpos y que ayudó a poner fin al servicio militar obligatorio después de 230 años. Su objetivo era hacer que el reclutamiento fuera inviable y provocar su abolición, pero también era dar forma a la política de «defensa» tras la abolición y eventualmente abolir el ejército español[25]. Este no es un momento para deprimirse ante esta aparente regresión, sino un momento para trabajar aún más unidos y aprender de las experiencias de los demás.

Además, más reclutamiento significa más objetores de conciencia. La red internacional de los Resistentes a la Guerra existe para apoyar el pacifismo en todo el mundo, incluidos los objetores de conciencia. Distintos grupos se han unido a nuestra red y han encontrado solidaridad internacional a lo largo de casi 100 años, y esperamos apoyar a más grupos de objetores que puedan surgir de estas naciones recién reclutadas. Estamos ansiosos por establecer vínculos con los disidentes en aquellas naciones que están empezando a reclutar personas por primera vez. El militarismo es quizás más tangible en los estados donde se espera automáticamente que los jóvenes se unan al ejército; la preparación para la guerra se convierte en un proceso obvio en todos los hogares y escuelas, y son estos entornos los que a menudo producen movimientos de oposición.


[1] Incluyendo Bulgaria, Bosnia y Herzegovina, Croacia, República Checa, Francia, Alemania, Hungría, Italia, Letonia, Macedonia, Montenegro, Polonia, Portugal, Rumanía, Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, España y Suecia, Marruecos, Perú y Argentina. Ver ‘Conscientious Objection in History’, en Conscientious Objection: A Practical Companion for Movements.

[3] Véase Internacional de Resistentes a la Guerra, 28 de agosto de 2014, Conscription begins in UAE

[4] Véase Internacional de Resistentes a la Guerra, 7 de octubre de 2017, Kuwait: Compulsory military service reintroduced

[5] Véase Doha News, 2 de agosto de 2015, Qatar’s national service program puts new emphasis on military training

[6] Véase Gulf State News, 25 de marzo de 2014, Qatar: Stiff penalties for dodging conscription .

[7] Del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo , 22 de febrero de 2017, The state of major arms transfers in 8 graphics

[8] Internacional de Resistentes a la Guerra, 22 de febrero de 2016, Siria: ciudadanos obligados a realizar el servicio militar después de ser arrestados. Niños reclutados

[9] Deutsche Welle, 8 de junio de 2017, Syrian refugees escaping military conscription face uncertain fate upon return

[10] Estonian World, 3 de octubre de 2017, More women to be allowed to serve in the Estonian military

[11] The Guardian, 1 de mayo de 2014, Ukraine reintroduces conscription to counter threat of pro-Russia separatists .

[12] Connection e.V., Criminal proceedings against Ukrainian conscientious objector and journalist may be resumed

[13] The Independent, 2 de marzo de 2017, Sweden brings back military conscription in face of growing Russia threat

[14] Se organizaron campañas de oposición, incluida Stop Aurora http://stoppaaurora.se/om-oss/

[15] Reuters, 16 de agosto de 2017, Sweden to raise military budget by SEK 8 billion through 2020

[16] Incluyendo la Asociación noruega por los derechos de las mujeres (Norsk Kvinnesaksforening, NKF, la Sección Noruega de la Alianza Internacional de Mujeres, IAW) y la Sección Noruega of Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad, WILPF. Ver su comunicado aquí .

[17] Recientemente en Corea del Sur, por ejemplo: South Korea Herald, Korea to expand women’s role in military

[18] Véase No Justice, No Pride, 26 de julio de 2017, Trans Liberation, Not US Militarism: Selective Outrage Over Trans Military Ban Obscures Larger Failures to Support Trans Communities

[19] Una cita de Sergeiy Sandler, Miembro ejecutivo de la IRG y activista de New Profile in Israel. Ver Internacional de Resistentes a la Guerra, 29 de agosto de 2014, Palestinian Druze, reservists, conscripts and ultra-Orthodox refuse; Israel attempts to draw in more groups to the military

[20] Internacional de Resistentes a la Guerra, 20 de diciembre de 2017, Problems with alternative service for Jehovah’s Witnesses after ban

[21] Véase Total Croatia News, 24 de febrero 2016, Croatian Ruling Coalition Wants to Reintroduce Military Conscription

[22] Se afirmó que muchos votaron para mantener el servicio militar obligatorio porque temían que organizaciones como la Cruz Roja, que se beneficiaban del trabajo de aquellos que asumían el servicio sustitutivo, sufrirían si se suprimía el servicio militar obligatorio. Véase Internacional de Resistentes a la Guerra, 20 de febrero de 2013, Austria votes to keep conscription.

[23] La Oficina Cuáquera ante las Naciones Unidas, enero de 2015, Las Normas Internacionales sobre Objeción de Conciencia al Servicio Militar .

[24] Internacional de Resistentes a la Guerra, 10 de agosto de 2011, Norway: end of substitute service for conscientious objectors

[25] Véase Rafael Ajangiz, 1 de enero de 2001, Empowerment for demilitarisation

Información del autor

Hannah Brock es trabajadora del programa de Derecho a Negarse a Matar de la Internacional de Resistentes a la Guerra y trabaja con movimientos contra el reclutamiento y por los derechos de los objetores de conciencia en todo el mundo.

Traductor: Nayua Abdelkefi Zorrilla

Fuente: https://www.wri-irg.org/es/articulo/2018/el-regreso-del-servicio-militar-obligatorio

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración