casco insumissia fusil roto

El grupo público de construcción naval Navantia calcula que el contrato ocupará a cerca de 6.000 trabajadores, directos e indirectos, durante cinco años.

 Navantia firma la venta de las cinco corbetas a Arabia Saudí

Navantia firma la venta de las cinco corbetas a Arabia Saudí

Aurora G. Mateache, larazon.es. Madrid.

El grupo público de construcción naval Navantia calcula que el contrato para construir cinco corbetas para Arabia Saudí, que se negocia desde 2015, ocupará a cerca de 6.000 trabajadores, directos e indirectos, durante cinco años, una vez que se firme.

Según Navantia, de ellos, más de 1.100 serán empleados directos de la compañía, más de 1.800 pertenecerán a empresas auxiliares del grupo y unos 3.000 corresponderán a otros suministradores.

El presidente de Navantia, Esteban García Vilasánchez, ha destacado el "claro compromiso" con este contrato que han manifestado los responsables de Arabia Saudí durante la visita a Madrid del príncipe heredero, Mohamed bin Salmán.

García Vilasánchez también ha mostrado su satisfacción por el acuerdo firmado ayer por Navantia y la empresa estatal saudí SAMI (Saudi Arabian Military Industies) para crear una sociedad conjunta ("joint venture") en Arabia Saudí.

Esta sociedad será la suministradora e integradora de los sistemas de combate para los futuros contratos de programas navales en ese país.

Además, los ministros de Defensa de España y Arabia Saudí firmaron ayer un acuerdo para continuar los esfuerzos conjuntos en el sector de la defensa.

Ambos ministros expresaron su intención de completar y facilitar los procedimientos necesarios para firmar el contrato con Navantia para la construcción de las cinco corbetas.

"El acuerdo firmado entre los dos gobiernos demuestra este compromiso e impulsa aún más la pronta firma de este contrato", ha señalado García Vilasánchez.

Para el presidente de Navantia, el contrato de las corbetas es estratégico para la compañía y consolidaría su posición internacional, especialmente en Oriente Medio.
Visita oficial del príncipe heredero

Ayer, el Príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman Bin Abdulaziz Al Saud, en su primera visita oficial a España con motivo de su gira por Reino Unido, Estados Unidos y Francia, firmó un acuerdo por un precio inicial de 2.000 millones de euros.

En 2017, el Rey viajó junto a un nutrido grupo de empresarios con el mismo objetivo, pero según informaron fuentes de la compañía, el país del Golfo Pérsico buscaba créditos extranjeros para costear la venta. El heredero, y actual ministro de Defensa, dedicó un día oficial a España para presentar a Arabia Saudí como un país moderno que busca internacionalizar su economía para no depender exclusivamente de unos pozos de petróleo con caducidad, un plan bautizado como «Visión 2030». El heredero, de 32 años, ha sido tratado con todas las atenciones, empezando porque el Jefe del Estado le ofreció alojamiento en el palacio de El Pardo, en el que se instaló la noche del miércoles. Ayer, tras reunirse en el Palacio de la Zarzuela con Don Felipe, se ofreció un almuerzo en su honor en el Palacio Real, al que también asistió el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy –con quien además se entrevistó en La Moncloa– y demás miembros del Gobierno. Llamó la atención que, durante el besamanos, la delegación saudí no estrechaba la mano del heredero, ubicado entre Don Felipe y Doña Letizia. El motivo es porque allí se saludan con dos besos, no con la mano. También, a diferencia del proceder habitual, en esta ocasión no hubo discursos, ya que no es costumbre en Arabia Saudí. El almuerzo contó con la presencia del presidente de Navantia, Esteban García; del presidente de la Cámara de Comercio, Alfredo Bonet; de la de FCC, Esther Alcocer, o del consorcio del AVE Medina-La Meca, Jorge Segrelles, entre otros empresarios.

La Razón

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración